Saturday, August 15, 2009

WOODSTOCK, EL FESTIVAL

Woodstock, el festival de paz y música realizado en Bethel, Nueva York, entre el 15 y 17 de agosto de 1969, no fue el primero. Antes de aquel, hubo uno en la costa oeste norteamericana, en Monterey, California, entre el 16 y 18 de junio de 1967. Pero el de Monterey tampoco fue el que originó todo, aunque sí se le considera el primer gran festival. Solo uno, organizado en el Golden Gate Park de San Francisco, en enero del mismo año, es referido por los historiadores como el pionero de todos. Se denominó el Human Be-In y participaron bandas locales como The Jefferson Airplane, The Grateful Dead y Quicksilver Messenger Service, amén de pensadores como Timothy Leary y poetas como Allen Ginsberg y Jerry Rubin.


Cuando en agosto de 1989, el diario El Comercio de Lima publicó una de mis notas con motivo de los primeros 20 años de Woodstock, hacía cinco que había participado de otro gran evento que, amén de su récord de asistencia (un millón cuatrocientas mil personas), marcó la apertura definitiva de América del Sur a los grandes conciertos de rock. A raíz de Rock in Rio, en enero de 1985, la actuación de destacadas figuras en el hemisferio sur, empezaría a desarrollarse con mayor frecuencia. En unos países más que en otros, claro está.

Dice Michele Scoleri, directora artística del Bumbershoot Festival, evento anual en Seattle que el próximo año cumple su cuadragésima versión, y al que también pude asistir en misión periodística, "Cuando se habla de festivales, Woodstock siempre está en la mente de todos como el principal". Por su parte, Jake Coyle, escribe que cada verano el público asiste a estos festivales con la idea de sentir un poco de lo que fue el evento neoyorquino de 1969. Y creo que no les falta razón.

A través de los años, tuve oportunidad de encontrarme con gente (ciertamente mayor que yo), que había asistido a Woodstock. Como casi cada historia que escucho del rock and roll, esas me interesaron sobre manera. Pero cuando en 2007, una vez más en misión de prensa, lo escuché especialmente de boca de los participantes directos (durante la celebración del cuadragésimo aniversario del Summer of Love en el mismísimo Golden Gate Park), volví a agradecer el día que decidí meterme en esto que se convirtió en parte de la vida.

El 15 de agosto de 1993, en mi programa de radio en Lima, tuve oportunidad de celebrar un año más de Woodstock, en compañía de algunos invitados de lujo; entre ellos, la periodista Aury Tang, los músicos Saúl Cornejo y Rulli Rendo, el director-gerente de la emisora, Radio Miraflores, Ricardo Palma Michelsen, y alguien a quien un periodista lo acaba de incluir entre los cien peruanos más destacados de los últimos 100 años: Gerardo Manuel. Todos, ligados de una manera u otra a la música, y con mayoría de edad durante los días del festival.


El tiempo me dio la oportunidad de poder ver a varios de los que pasaron por Woodstock; algunos, con backstage incluído. Entre ellos, Joan Baez, Santana, Canned Heat, Country Joe, Crosby, Stills, Nash & Young, Joe Cocker, The Who y, hace tan solo una semana, Johnny Winter. Y hasta a Jeff Beck, cuyo grupo fue anunciado, aunque, debido a su ruptura el mes anterior, tuvo que cancelar su actuación. Y cada vez que lo hice, sentí que iba guardando un poquito del festival que hoy cumple cuatro décadas. Felices 40, Woodstock Music & Art Fair.

Javier Lishner
Santa Clara, California
15 de agosto de 2009

NOTAS RELACIONADAS:
- ELLAS QUE NO FUERON A WOODSTOCK
- LAS MUJERES DE WOODSTOCK

10 comments:

CANALLA said...

Ayer vi un documental en la VH1 sobre Woodstock y entrevistaron a los que salen en la foto clasica con el conforter en la tapa del disco, contaron como fue el concierto, super interesante , el motivo de ese concierto nunca mas fue igualado , era gritar la pais que una generacion no estaba deacuerdo con el gobierno..No sabia que existe un museo de sitio sobre Woodstock, algun dia me dar euna vuelta ya que esparte de la historia, fue una tes y despues de Woodstock

Javier Lishner said...

Hola Canalla:

El site de Woodstock es uno de esos lugares del rock and roll road trip en los Estados Unidos.

No he visto ese documental que mencionas pero ha de ser muy interesante lo que diga esa pareja. Ha de ser casi como ver hablar a un monumento. Dos personas que siempre vimos inmóviles.

Un abrazo, y felices 40 Woodstock!

JL

Anonymous said...

Qué buena crónica Javier.
Sigue así y espero te llamen del Comercio para escribir en su página de Rock.

Maricielo

Javier Lishner said...

Hola Maricielo:

El mencionado periódico no creo que tenga una página de rock. Mejor estoy aquí. Gracias de todas maneras.

Saludos,

JL

Luis said...

Javier,40 años del segun algunos mejor festival de la historia del Rock,aunque para mi mas que un festival,buena musica y por queno Juergas interminables que hasta embarazos provoco tal como mencionas mas adelante,esta el hecho de que fue una de las manifestaciones culturales y de protesta hacia un hecho detreminado no aceptado por lamayoria de gente de esa epoca,te iba decir Juventud pero oh sorpresa no solo Jovenes asistieron,y algunos de los musicos participantes tampoco lo eran por eso digo que es algo mucho mas masivo,esa imagen del escenario rustico,de la gente tirada en el pasto y luego revolcada en el barro producto de la lluvia(¿que raro LLuvia en Agosto por alla,hasta la naturaleza tambien quizo participar?)esos carros tipos combis,la gente forradas con toallas,etc,es algo que ya es inmortal.Intersante la historia que cuenta Canalla sobre la entrevista a la pareja del disco,como se me paso y Yo que soy fanatico de VH1,labuscare por Internet,y aproposito te cuento que participe en ese programa que realizasre en Radio Miraflores con Gerardo manuel,mi llamada entro y converse con el al aire,gracias por eso Javier.
Luis de jesus maria

Javier Lishner said...

Hola Luis:

Creo que de todos, Woodstock fue el que marcó la época. Tal vez fue porque iba terminando la década, por su cartel y por la cantidad de gente que logró captar. Además, las prontas muertes de Jimi Hendrix, en septiembre del siguiente año, y de Janis, un par de semanas después, lo elevaron aún más. La película, que sin duda fue muy bien realizada, lo puso en la historia para siempre.

Como muchos dicen, logísticamente el festival fue un desastre pero lo que se hizo con el material fue una joya. Y lo sigue siendo.

Me agrada sobre manera el que tú hayas participado directamente de ese programa al que hago mención. Me pregunto qué comentario o cuestionamiento le hiciste a Gerardo Manuel al aire... Y qué te contestó el maestro.

Un abrazo,

JL

Luis said...

El comentario iba dirigido a la forma que para bien o mal se utilizaba a la musica y en este caso el rock como evitar las guerras y si con el tiempo habia logrado su cometido de llamar la atencion de los gobiernos y por el otro lado Las tragedias ocasionadas por fanaticos que segun ellos impulsados por tal o cual cancion cometieron crimenes,y el maestro como es logico se refirio mas al aspecto positivo y manifesto que locos en todo campo de la vida existen.Como pasan los tiempos en esa epoca el rock era un movimiento dirigido mas a la juventud,hoy casi 15 años despues ya no lo es,es mas hasta musica de tios le dicen los chicos.
Luis de jesus maria

Javier Lishner said...

Hola Luis:

Gracias por recordarnos tu coloquio con Gerardo Manuel a través de ese especial conmemorativo de Woodstock de El Gusano Eléctrico, en 1993.

En cuanto a lo que los chicos de hoy llamen "música de tíos" al rock, supongo que será porque les hacen escuchar a Queen, Yes o Cyndi Lauper. Así, hasta yo lo llamaría así al rock.

Un abrazo,

JL

Luis said...

Mucha razon Javier,Imaginate que seran Led Zepellin.Beatles,Rolling Stones,beach boys para ellos?falta difundir lo que los jovenes del rock de hoy hacen o quiza lo que falta es que vuelca aser mas masivo como lo era antes(me refiero en radios y discotiendas por que en los conciertos si que arrazan con todo)
Luis de jesus maria

Javier Lishner said...

Luis:

Tengo una opinión con respecto a ese punto. Por lo general los niños que llaman al rock "música de tíos" es cuando los padres se quedaron en las bandas de su época y las defienden a rabiar. No así, cuando los padres escuchan recuerdos y música actual. Salvo mejor parecer.

Un abrazo,

JL