Monday, August 31, 2009

40 años no es nada
CUANDO EL PERÚ BAILÓ TANGO


En julio de 1969, Estados Unidos había lanzado desde Cabo Kennedy, en Florida, la nave espacial Apolo 11 que, finalmente, llevó al hombre a pisar la superficie lunar por primera vez. La transmisión en blanco y negro, como era usual en el Perú de aquel entonces, fue vista por toda la familia en el televisor de la sala de la casa. Al mes siguiente, la sala de la casa no sería el lugar de reunión de la familia para ver otro acontecimiento... más local, más íntimo, más peruano, pero también en blanco y negro. Fue el encuentro por las eliminatorias para el Mundial de México 70 entre las escuadras de Argentina y Perú, jugado el 31 de agosto, en la Bombonera de Buenos Aires.



En 1969, los países competían deportivamente por uno de los catorce cupos para asisitir al mundial de fútbol del siguiente año en México. Los dos cupos que completaban a los 16 participantes, los habían obtenido automáticamente, México, por ser el país anfitrión e, Inglaterra, por haber sido el más reciente campeón.

El grupo eliminatorio número 1 en Sudamérica estaba formado por Argentina, Bolivia y Perú. El ganador iría derechito al mundial. El favorito vestía rayas albicelestes, aunque el entrenador de la blanquiroja, el dos veces campeón mundial, Waldir Pereira "Didí", nunca pensó así. El estratega carioca había logrado un excelente elenco, formado principalmente por figuras de los clásicos clubes peruanos, Alianza Lima y Universitario de Deportes, y del Sporting Cristal, del que había sido su entrenador hasta que tomó las riendas de la selección. Por allí, incluyó a un juvenil jugador del Deportivo Municipal de nombre Hugo Sotil, a un par del Defensor Arica (Rafael Risco y Andrés Zegarra), y un experto del Juan Aurich de Chiclayo, llamado Eladio Reyes. Si hubo algo que el director técnico impuso desde el primer momento en ese grupo humano, fue la disciplina.

Perú había perdido por 2 a 1 en las alturas de La Paz, luego de un pésimo arbitraje del venezolano Sergio Chechelev. No obstante, se desquitó en Lima ganándole por 3 a 0. Con Argentina había hecho lo propio en su Estadio Nacional, llevándose un triunfo por el mínimo marcador, que fue anotado por su centro delantero, Pedro "Perico" León. Con sus dos triunfos, Perú andaba con cuatro puntos. Recordemos que en aquellos días el ganador solo sumaba dos y se daba 1 por el empate.

Mientras Bolivia también había obtenido cuatro puntos (por sus dos victorias como local), Argentina, solo había logrado dos. Estos reflejaban la victoria que los platenses, en Buenos Aires, habían obtenido ante la escuadra altiplánica. El encuentro de esa tarde en el estadio de Boca Juniors era decisivo tanto para los albicelestes, manejados por el ex-crack Adolfo Pedernera, como para el elenco de Didí. Un triunfo argentino dejaría a los tres países empatados en la primera posición. Un empate, sería suficiente para que el Perú fuera al Mundial y, de paso, dejar eliminado a Argentina por primera vez en su historia.

Estaba muy claro que ese 31 de agosto, en cancha xeneize, se definía el pase a la Copa del Mundo. Hasta ese día, el Perú había asistido solo una vez a un torneo de esa naturaleza, de los ocho que se habían realizado desde su inauguración, en Montevideo, Uruguay, en 1930. Y lo había hecho justamente en ese primer campeonato al que fue como invitado. Pero, entonces, ya era 1969 y la posibilidad de hacerlo por méritos propios estaba cerca.

Era domingo. La familia había pasado el fin de semana en la casa hacienda de los Cillóniz, en El Carmen, Chincha. En una de las inmensas habitaciones de la casona del siglo XVII -que aún no era hotel- los invitados mirábamos hacia un solo televisor, con antena de conejo, que transmitía vía satélite desde Argentina. El Perú contaba con Rubiños, Campos, La Torre, Chumpitaz, Risco, Challe, Cruzado, Baylón, León, Cubillas y Ramírez. Argentina lo hacía con Cejas, Gallo, Perfumo, Albrecht, Marzolini, Rulli, Brindisi, Pachamé, Marcos, Yazalde y Tarabini.

Esa tarde, el Perú tuvo varios ausentes. Expulsados en Bolivia, Ramón Mifflin y Nicolás Fuentes, estaban suspendidos. Pero la más importante ausencia en la Bombonera fue la del experimentado puntero izquierdo, Alberto Gallardo. Didí, que parecía sabérselas todas (y que Challe y "Perico" aprovecharon esa tarde), preparó muy bien a su reemplazante. Era el hábil y veloz jugador del Universitario de Deportes, Oswaldo "Cachito" Ramírez, de 22 años, quien estaba próximo a escribir su propio capítulo.

El primer tiempo terminó sin goles, con un equipo peruano mostrando convicción en cancha ajena y con un público que, cercano al gramado, los provocaba. Hasta que, a los siete minutos de comenzado el segundo tiempo, se escapó "Cachito" y llegó el primer gol peruano. La Bombonera quedó muda, que no era lo usual. No obstante, en el minuto 33, Orlando La Torre, el zaguero peruano, originó un penal que la pierna del defensa Rafael Albrecht le dió el empate a Argentina. Pero no fue por mucho rato. En solo dos minutos, "Cachito" volvía a desequilibrar el marcador. Mientras Pedernera se mordía las uñas y fumaba empedernido, en todo el Perú, y en la Hacienda San José, se celebraba al unísono el golazo.

Siete minutos más tarde, faltando tres para el final, Alberto Rendo, el célebre mediocampista albiceleste, marcó el segundo para su equipo. 2 a 2. En su brillante carrera, Rendo nunca había dejado de festejar un tanto, hasta esa tarde. Tomó el balón del arco de Luis Rubiños y, sin felicitación alguna, lo puso rápidamente en medio del campo. Para desdicha de los peruanos, el árbitro decretó cinco minutos de tiempo adicional. El Perú ya jugaba con diez hombres por expulsión de La Torre. Argentina con Miguel Angel Brindisi metió uno más que por un segundo dejó sin habla a veinte millones de peruanos. Pero el árbitro (creo que Hormazábal de Chile) no validó el gol. Perú empató en la Bombonera y Didí fue levantado en hombros. En Chincha, los tíos se abrazaban y yo no entendía el porqué.

De regreso, casi en caravana, los choferes -incluído papá y los tíos queridos- se la pasaron tocando el claxon las dos horas y media de viaje a Lima. Recuerdo la algarabía pero seguía sin entender el porqué. Llegando a la capital, los ciudadanos habían salido a las calles. Fue la primera vez que veía una celebración como tal. Creo que fue la primera vez que la hubo. El Perú había bailado tango en Buenos Aires y se preparaba para cantar mariachis el siguiente año.

Javier Lishner
Santa Clara, California
31 de agosto de 2009

NOTA RELACIONADA:
- CUANDO EL PERÚ JUGABA AL FÚTBOL


22 comments:

Anonymous said...

Me gusta tu narrativa. Qué pena que el tema esté tan trillado.

Jorge S said...

Buen equipo, sobretodo me gustó mucho lo que hizo Chale, este fin de semana hay partidos por la eliminatorias, lo que es obvio es que queremos ver el partido de Aregentina y Brasil, yo voy por Brasil...
Un Abrazo

Eagle said...

Qué puedo decir respecto a esto. Bien porque alguna vez un grupo de jóvenes enfrentó con huevos y talento a la jauria gaucha en plena Bombonera y lograron su cometido: clasificar al mundial.
Mal porque eso ocurrió hace CUAREEEENTAAAA largos años y desde entonces -con excepción de Argentina 78, España 82 y algunos chispazos- nuestro fútbol siempre ha demostrado que es de segunda o tercera categoría.
Ni el dizque Campeonato Sudamericano de 1975 es algo para resaltar. Lito Salinas era el men de la CSF y complotó para que nuestro equipo saliera airoso.
En fin, Javier, es bueno recordar a veces, pero es mejor trabajar para forjar un mejor presente y futuro. Lamentablemente, en el balompié y en tantas otras cosas la gente no ha aprendido y nos seguimos hundiendo en el marasmo de la mediocridad.

un abrazo

DANIEL VIGIL said...

Estás en lo correcto Javier. El central de ese partido fue el chileno Rafael Hormazábal. En cuanto al partido en sí, quedó para la historia, y más que todo los peruanos recordamos ese pasaje de nuestro fútbol por ser la primera vez que lograbamos ir a un mundial por méritos propios. Pero para mí la fecha más memorable fue el 23 de agosto de 1981, cuando en el Centenario de Montevideo la selección peruana superó al local, que en ese momento era el reciente campeón del Mundialito, y además bicampeón del mundo, cosa que no sucedía con Argentina hasta 1969, donde no había cosechado título mundial alguno.

Otra selección que recuerdan los argentinos fue la del Sudamericano de Bs. Aires, de 1959, donde estuvo la famosa delantera peruana de Terry, Seminario, Gómez Sánchez, Joya y Loayza.

Creo que la gran pobreza generada por el primer gobierno alanista (1985-1990) fue determinante para la dura crisis deportiva que existe hasta ahora en el Perú.

Saludos.

Javier Lishner said...

Hola Anonymous:

Gracias por tu comentario. La verdad que en los más de tres años que tiene el blog, nunca habíamos hecho mención a este encuentro. Si tocamos el tema fue más que nada por los cuarenta años que se recuerda de un hecho deportivo que marcó época.

Hubo varios factores que ayudaron a ello. Entre otros, primera vez que clasificábamos por mérito propio a un mundial, partido de visitante (y en la Bombonera), la novísima vía satélite, los acontecimientos en el mundo (como Woodstock y el hombre pisando la Luna... solo semanas antes), el gobierno militar de entonces, etc.

Mañana será otro día.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

La de Challe fue de película. La de la rotura de la pantaloneta de Perico León (para enfríar el partido) fue tan colosal como la del "niño terrible". ¡Buena Didí!

Ahora me tanta pena saber que la selección se prepara para nada...

Entre Brasil y Argentina, quisiera que gane el más malo... porque siempre suelo apoyar a los inferiores. jaja.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Eagle:

Así es, son CUAREEEENTAAAA y no pasa nada. Lo que pudo ser el ejemplo para las futuras generaciones, no duró mucho. Todavía se dice que esa fue la mejor selección peruana de todos los tiempos. Yo no estoy tan seguro pues no recuerdo las de los años treinta ni cincuentas, y tengo cierto afecto por la del 78 que también hubo un gran grupo humano que respetaba al entrenador.

Como tú bien sabes, esta nota fue solo un recuerdo personal que con las justas recuerdo... y siempre quise ponerlo en negrita. Porque me recuerda a mi familia, los días felices en que salíamos los fines de semana, los amigos de la familia, la Hacienda San Jose a la que íbamos mucho, en fin.

Gracias por tu comentario.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Daniel:

Indudablemente que el que está en lo correcto eres tú. Esa selección de Argentina no fue la mejor. A pesar de algunas de sus estrellas, como Marzolini o Marcos, el grupo humano no parecía haberse afianzado. Lo que sí es cierto es que (hasta hoy) fue la única vez que Argentina fue elimanada de un mundial. Las otras veces que no participó fueron por otros factores pero no en eliminatoria.

En cuanto al encuentro frente a Uruguay en Montevideo, cómo no recordarlo. Y del equipo que tuvo a Terry, Seminario, Gómez Sánchez, Joya y Loayza, nunca lo vi (pues ni había nacido) pero siempre leí de ellos.

Del primer gobierno de Alan, sí he escrito suficiente. La pena es que afectó no solo al fútbol sino que, como bien señalas, al deporte en general. Ojalá nos levantemos pronto.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Amigos:

Una muy buena, aunque triste:

- "La gente se acuerda de esto porque después no hubo nada parecido".
(Teófilo Cubillas Arizaga)

Aunque yo sigo pensando que fue por varios factores que se dieron. El más importante: la primera vez que clasificábamos a un torneo de esa naturaleza.

Saludos, y gracias Nene por todo lo que le diste al fútbol peruano.

JL

DIABOLIKFORCE said...

Javier..no sabia que tu eras uno de los que le gusta vivir de recuerdos del futbol....tu crees que en Argentina recuerden una y otra vez o todititititos los anios por circunstancias inventadas que su equipo le gana a Peru?...o si cuando le gana a Brasil?...no me parece que estemos todos los anios con la misma cantaleta...que lo recordamos por sus 40 anios...que lo recordamos por sus bodas de oro...que lo recordamos por que cachito se puso el sobrenombre de cachito o que se yo...de una u otra cosa nos inventamos para recordar esa fecha...no podemos vivir toda la vida de ese ventiunico partido.....es hora de ver nuestro presente y futuro...
que desgraciadamente todo aquel jugador que viste nuestra camiseta solo se beneficia el..con muy buena platita...juega sin pundonor sin coraje...sin garra...total ya lo escogieron...lo contraron...le pagan...y asi juegue malisisimo o este en el banquillo...sus dolares van a su cuentita...es asi como piensa el futbolista peruano....
ya los futbolistas que de verdad amaban su querido Peru ya no estan...no existen...
\m/

Javier Lishner said...

Hola Diabolikforce:

Pareciera que, como la masa, te has dejado llevar por la confusión. O sea, como actualmente al Perú le va pésimo en fútbol, no se puede dedicar líneas a lo pasado exitoso.

Creo que esta nota no levanta ningún mito. Porque yo tampoco vivo de mitos. Mas bien, describo hechos desde un punto de vista muy particular que me sucedieron a mí. (No olvides que este es un blog personal y no el diario El Comercio). Escribo de cómo viví aquel día de la primera clasificación peruana a un mundial. Por eso incluyo a mi familia, el lugar donde nos encontrábamos, lo que pasó luego del partido, y lo que encontramos al regresar a Lima. Además, tuvo la particularidad de que fue la primera vez que veía un partido de fútbol vía satélite. Porque la vía satélite no ha sido eterna, aunque a los más jóvenes les parezca parte del mundo.

Da pena que cuando se escribió sobre los 40 años de Woodstock nadie dijera nada negativo. (Yo lo vengo haciendo desde 1989 cuando se cumplieron los primeros 20). Y es únicamente porque el rock ha tenido éxito. El fútbol en el Perú, no. Pero, la historia es historia. Con lo bueno y lo malo.

Lo que crean en Argentina o Brasil, en ese aspecto, me tiene sin cuidado. No escribo pensando en lo que piensan los otros. Afortunadamente.

Lo que pasa hoy en el Perú con el fútbol es un asunto que se debe arreglar y que pareciera casi no tener relación con lo escrito. Ese es el error. Pero no de los antiguos jugadores sino de los de ahora.

Saludos,

JL

Luis Guadalupe said...

Mi estimado Javier, saludo tu nota y tu deseo de recordar un logro en nuestro futbol: clasificar por primera vez a un mundial de futbol por mérito propio, y dejando de lado a Argentina y en su tierra.

Discrepo con aquellos que consideran trillado que uno evoque con nostalgia aquellas cosas positivas que se dieron en la vida. Una cosa es recordar con alegría y otra es aferrarse al pasado y creer que eso fue lo único que valió la pena. Como bien señalas, y te entiendo porque compartimos eso, este es tu blog personal y no un blog informativo, y al final de cuentas, lo que debe importarnos es lo que sintamos y deseemos compartir con los lectores.

Regresando al tema de tu post, recuerdo que tenía 6 años -Alex tenía 1 año- y veía a mis viejos gozar y pararse de su silla a cada rato, sobretodo mi viejo. Y cuando acabó el partido con unos tíos salimos en caravana hasta la noche y recuerdo que así era el jolgorio en la calle y todos estaban felices y daban rienda suelta a su alegría.

Un gran abrazo y gracias por compartir tu vivencia de aquel 31 de agosto de hace 40 años.

LUCHO

DANIEL VIGIL said...

Hola Javier, yo de nuevo. Me faltó mencionarte algo más. En números, ese 2-2 de la Bombonera de Argentina puso a Perú en el mapa del fútbol mundial. Ese período, se podría decir, se prolongó hasta 16 años, cuando en 1985 (30 de junio), en el Monumental de Nuñez, otro 2-2 nos sacó de ese mapa, y ante el mismo rival.

Javier Lishner said...

Hola Lucho:

Por tu edad, tenías que recordar aquella tarde... jajaja. Y la algarabía en las calles por semejante empate con sabor a triunfo.

Para aclarar un punto, yo no me aferro al pasado. Pero tampoco lo olvido. Porque es una de las pocas que tengo, y que nadie me podrá quitar. Así que preparense para celebrar en enero los 25 años de Rock in Rio... o de la primera vez que vi a Queen.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Daniel:

Creo que fue la última vez que le presté tanta atención a la selección peruana de fútbol. En 1982, luego de la mala campaña del Perú en España 82, decidí olvidarme de la selección. Pero no pude. Cómo olvidar semejante encuentro en el Monumental de River. Pero el "casi", como se dice, nos volvió a jugar una mala pasada. Con el 2 a 2, Perú eliminado por escasos minutos y Argentina perfilándose como el futuro campeón mundial (en México). Se la desquitaron.

Un abrazo,

JL

JAIME ESPEJO ARCE said...

El recuerdo que tengo de ese partido es muy lejano, pero lo que si tengo muy claro es la algarabía que se vivió. Creo que eso es lo rescatable. Mis padres, tios, vecinos y transeuntes se abrazaban y saltaban de alegría. Las carabanas de autos eran interminables por horas...la gente estaba en extasis...el país entero vibro y lloró de emoción. Niño aún el momento me contagió, marcó y quedó guardado en mi memoria como un bello acontecimiento.

A mis cuarenta y pico que tengo pocas veces me tocó ver algo semejante...Perú-Bulgaria, las Chicas en Seul y paro de contar (SEuO.

Leyendo la remembranza me sacudió la nostalgia...gracias por ello.

JAIME ESPEJO

Javier Lishner said...

Hola Jaime:

Alguien más que está en base cuatro... jaja.

Un abarzo,

JL

Luis said...

Ahora que estamos recontra eliminados como se añoran esas epocas,fiajte tu ganamos a Uruguay y casi lo sacamos del mundial.ahora falta que ganemos a Venezuela y luego a Argentina(que esta jugando horrible)y las eliminemos por ellos cuentan con esos puntos como ya ganados,tal como escucho en Fox Sport,o sea seremos los aguafiestas del mundial.
Luis de jesus maria

Luis said...

Y con relacion al comentario de Eagle sobre Lito Salinas te dire que los dirigentes tambien juegan mas aun en el julbol(como dice P Butters)de hoy,y si no un ejemplo,el penal que le cobran a Paraguay frente a Bolivia con el cual ganan en la ultima fecha,es casi no perceptible,incluso el arbitro no podria ver si fue o no,te apuesto que si hubiera sido en contra de Paraguay no lo cobra y no pasa nada(el presidente de la CSF es Paraguayo)pero como fue a Bolivia se le cobra todo.El penal que no le cobran a Chile contra venezuela con el cual de repente ganaban,uno de los vicepresidentes de la CSF es Venezolano y en ese directorio no hay ningun Chileno,a parte que me alegra que Chile no haya ganado por sobrados(y seguro a muchos tambien).
Luis de jesus maria

Luis said...

Bueno quien lo diria ahora como hace cuchusientosaños Argentina depende de nosotros para ir al mundial o por lo menos conseguir el repechaje,me guataria que Peru solo le empate para hacer sufrir a los gauchos un poco,aunque hay que ser sinceros Argentina debe ir si o si mas que nada por su historia pero si fuera por el equipo en si nada que ver este es el peor equipo Albiceleste de los ultimos 10 años,Javier a la distancia habra que alentar ala blanquirroja,pobre Maradona como futbolista el mejor de la historia,como DT la falta bastante y eso que de futbol sabe mucho.Javier que crees que le dolera mas a los Argentinos,no ir al mundial o descubrir que Diego no es un Dios?
Luis de jesus maria

Javier Lishner said...

Hola Luis:

La nota fue solo para recordar un evento que aconteció hace cuarenta años en el Perú y que definitivamente, guste o no, tuvo sus peculiaridades. No quiero vivir de recuerdos pero, en el caso del fútbol peruano, es lo único que queda.

En septiembre de 2006, en El Comercio de Lima, comenté:

"No hay duda. La selección peruana de fútbol es la peor y la más inestable de todas las que hoy existen en Sudamérica. Porque hasta Colombia que está por debajo de nosotros, ya nos ganó, y en Lima. Y, en la próxima fecha, con Bolivia (el colero de la tabla), de visitantes, volveremos a perder. La realidad del fútbol peruano es única. ¿Los culpables? El Gobierno, la Federación, el entrenador y los jugadores, en ese orden. El pobre pueblo, a pesar de todo, sigue confiando en una sarta de ineptos que poco saben del deporte que, alguna vez, hace más de dos décadas y 5 mundiales, nos ubicó entre los más respetados, al menos, de América toda. Pero, de un tiempo a esta parte, cualquiera nos gana. Y es que no se hace lo más importante: Fomentar los semilleros, esos de donde salieron los grandes. Con un Farfán, con un Palacios o con un Pizarro (por ahora no disponible), no se pretenda llegar a un Mundial, más aún, en una época en donde los equipos llamados chicos ya casi desaparecieron. Comencemos a fomentar el deporte desde la niñez, como lo hace Brasil, por ejemplo. Es hora que dejemos de soñar. Que terminada esta pobrísima campaña, el gobierno cambie a esa gentuza que tan mal trabajo ha hecho y coloque a gente que sepa del deporte, aunque no coincida con sus ideas políticas, si es que las tiene".

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Luis:

En cuanto al comentario acerca de la Federación Sudamericana de Fútbol, prefiero no opinar.

Para mi, todas esas entidades son mafiosas y lo único que buscan es hacer dinero. A mi parecer, el deporte como tal, solo les interesará mientras produzca dinero. Todo lo demás es pura cháchara (tipo García Pérez) que tiene embobada a la masa. Salvo mejor parecer.

Un abrazo,

JL