Wednesday, August 12, 2009

Los grandes festivales
EL JAM EN WATKINS GLEN


Poco se ha hablado del Summer Jam en Watkins Glen, el evento neoyorquino de 1973, que le siguió a Woodstock. Con la diferencia de que, mientras el festival de Bethel congregó a medio millón de personas durante tres días, el Summer Jam, en Watkins Glen, llevó a 100,000 fanáticos más para ver en un solo día a únicamente tres actos. Nada más.


La ciudad de Watkins Glen se encuentra situada en el condado de Schuyler, en Nueva York. Es famosa por las carreras de autos que allí se realizan; entre ellas, el Watkins Glen Grand Prix. Pero, durante la primera parte de la década prodigiosa, los años setenta, allí también se llevó a cabo el famoso Summer Jam de Watkins Glen, un festival musical de un día, celebrado el 28 de julio de 1973.

Lo peculiar del acontecimiento es que congregó, hasta ese entonces, a la mayor audiencia que jamás se había reunido para un evento de rock and roll. Y solo fueron tres los números que se anunciaron. Dos, que habían pasado por Woodstock sin mucha promoción (porque ni aparecieron en la histórica película ni en el álbum triple), y, uno, que se había formado durante los días del festival de paz, música y amor. Los veteranos de Bethel fueron The Grateful Dead y The Band, y, el otro, The Allman Brothers Band.

La organización corrió a cargo de dos promotores de nombres Shelly Finkel y Jim Koplik. Cuentan que solo se vendieron las primeras 150 mil entradas y que el resto ingresó como Pedro en su casa.

Todos vamos a Watkins Glen.

¿Se imagina alguien participar de un evento en el que el primer grupo toque durante cinco horas? Eso fue lo que la muchedumbre experimentó luego de la aparición de The Grateful Dead. Jerry Garcia y sus secuaces, se encargaron del resto. "Bertha", "Brown Eyed Women", "Mexicali Blues", "Here Comes Sunshine", "Truckin'", "Sugar Magnolia" y "China Cat Sunflower", fueron solo parte de aquello que fue mucho más que un set.

Mientras las botellas de licor se daban su descanso en el gramado, vacías y sin propietario, los alucinógenos hacían de las suyas. He leído que el consumo fue menor que en Woodstock, pero aún no entiendo la diferencia en la comparación. Para quien la fumó en Woodstock o el que lo hizo en Watkins Glen, es lo mismo. Y luego de una hora de la despedida de los Dead, hizo su aparición el segundo de la lista.

Su nombre poco peculiar, no era tanto como su música. The Band ingresó al escenario con todas las de la ley. Al momento tenían un nombre muy bien ganado, y, en frente, a un público ávido de verlos actuar. Como escribe Robert Santelli, el combo de Robbie Robertson, Garth Hudson, Levon Helm, Rick Danko y Richard Manuel, a diferencia de muchos, había logrado su éxito sin recurrir a las fórmulas del facilismo, generalmente inventadas por las grandes corporaciones de discos. Pero poco antes de cumplir su primera hora de entretenimiento, cuando ya habían tocado "Back to Memphis" y "Loving You is Sweeter Than Ever", la lluvia y los truenos, los hicieron regresar al lugar desde donde habían salido. Hay una historia que cuenta que su teclista, Garth Hudson, fue el único que se quedó en el escenario, improvisando "The Genetic Method". Hasta que pasó el temporal. En medio del lodo, el público recibió la segunda parte de The Band, que tocó por un total de cuatro horas.

1973: Algo más de peace & love.

La tragedia se hizo presente poco antes del chapuzón. De una avioneta Cessna, cuatro arriesgados y aventureros jóvenes, se lanzaron en paracaídas con la idea de aterrizar en alguna parte del inmenso territorio. Celebraban el éxito del festival. Uno, Willard Smith, de treintaicinco años, tuvo un percance cuando su ropa se prendió en llamas y su cuerpo terminó cayendo entre los matorrales. Desafortunadamente, murió.

Para el final del día se dejó a los Allman Brothers. Esa noche, los presentes tuvieron la oportunidad de escuchar temas de su futuro disco, Brothers and Sisters, el quinto del grupo y primero grabado luego de la muerte de su guitarrista Duane Allman. Esa fue la placa en la que debutó Chuck Leavell, actual teclista de los Rolling Stones, quien con su instrumento hizo contrapunto con la otra guitarra, Dickey Betts. De ese disco, que aparecería el siguiente mes, tocaron "Southbound", "Ramblin' Man" y "Jessica", las tres escritas por Betts. El set de los Allman, que tuvo una duración de tres horas, también incluyó algunas de sus distinguidas canciones. Entre ellas, "In Memory of Elizabeth Reed", "Statesboro Blues", "Come And Go Blues" y "Whipping Post".

Las camisetas a $2.00. La pitada gratis.

Bordeando las dos de la madrugada, algunos de los miembros de The Band y The Grateful Dead, subieron al escenario para acompañar a los Allman. El jam terminó con todos interpretando "Not Fade Away", "Mountain Jam" y "Johnny B. Goode". Y todos felices. Embarrados, sin mucho hambre ni sed como en Woodstock, ni tanta cobertura como el festival que lo precedió en agosto del 69.

Watkins Glen sería tomado en cuenta para futuros eventos, especialmente, los de un solo día. Los California Jam, por ejemplo. Aunque cuatro años antes, aquí, en el norte de California -en diciembre del 69-, se había hecho uno en Altamont, con Santana, Jefferson Airplane, The Flying Burrito Brothers, Crosby, Stills & Nash, y los Rolling Stones. Hasta siempre, Watkins Glen. (FOTOS: Internet).

Javier Lishner
Santa Clara, California
12 de agosto de 2009

2 comments:

CANALLA said...

Muy interesante tus cronicas de los grandes festivales, de esa epoca solo conocia los de monterrey y woodstock , que veo qeu ahora sale una pelicula sobre ese festival..
de verdad que muy interesante ahora que estoy escuchando musica de esa epoca, nunca me gusto, pero alguna razon recien ahora capto mi atencion,,

Javier Lishner said...

Hola Canalla:

Qué buena noticia. Esa es la magia de la música. Que se puede redescubrir en cualquier momento, no matter what.

Un abrazo,

JL