Friday, June 12, 2009

CHABACANOS

Ayer, de regreso a casa, me detuve por unos minutos para comprar fruta. Es parte del balance nutricional, pues. Era segunda vez que lo hacía en aquel súper mercado mexicano que queda en nuestro camino. Por lo menos, allí, la fruta cumple con dos de las tres "bes" que por lo general uno busca. Es buena y es barata. Lo de bonito, a veces, hay que pasarlo por alto. Porque, por lo menos aquí, la fruta bonita suele ser buena pero no barata.


Mientras ya tenía una bolsa de uvas y otra con cerezas (cuya temporada ya empezó), me acerqué al albaricoque. Por lo menos así se le conoce en mi tierra, el Perú. Sorpresa me di cuando al ver el precio me topé con una nueva denominación.

Cuando leí "chabacanos", lo primero que se me ocurrió fue tomarle una foto para luego sobreponer la cara de algunos, quienes por su labor pública, y otros por su desempeño deportivo, merecerían estar en el lugar de los chabacanos. En el idioma español, chabacano no es solo algo de mal gusto y ordinario, sino descortés, grosero. Al final, cambié de idea porque creo que lo que hoy más necesitamos es paz, y no broncas ni camorra. Por eso, justamente, me abstuve de escribir sobre la selección peruana de fútbol y de su entrenador.

De acuerdo a la Real Academia de la Lengua, el albaricoque es una drupa casi redonda, por lo general amarillenta y en parte encarnada y aterciopelada, de sabor agradable, con un surco, y un hueso liso de almendra amarga (llamada en el Perú, "pepa"). También es conocido como "damasco" y, en inglés, sin duda alguna, es el llamado "apricot". Diría que, por la definición y su forma, el albaricoque es muy similar al melocotón, el cual abunda en Perú. Creo que el chabacano, no. Por lo menos, cuando nos referimos a la fruta.

Javier Lishner
Santa Clara, California
12 de junio de 2009

8 comments:

Jorge S said...

Es un insulto llamar chabacanos a ciertos políticos, el chabacano no lo merece... interesante nota Un Abrazo

CANALLA said...

jajajajaaaa
que buen ojo mi estimado Javier,
esa cara sobre puestas sobre los melocotones chabacanos hubieran sido mundial
y sobre todo el precio, les quedaba de perillas

Anonymous said...

el peru es un pais de chabacanos y de huachafos.
a veces no se sabe cual de las dos categorias prevalece, pero ahi estan, que se dan rico!

little said...

chabacano es algo "rastrero", "sucio", es cuando puedes hacer las cosas de 20 maneras y la terminas haciendo de las manera mas chabacana (de la peor manera posbile).

Gracias por el comentario en mi blog, estoy intetando darlo a conocer y es muy dificil cuando empiezas:

http://alittleredrooster.blogspot.com/

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

Buena la observación. El albaricoque no tiene la culpa, por más que los que compré hayan resultado un poquito ácidos.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Canalla:

Otra muy buena observación que no tuve en cuenta: el precio. Jajajaja.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Anonymous:

Como el dicho de que "el que no tiene de inga, tiene de mandinga" (creo que es así, ¿no?), lo chabacano y lo huachafo es una de nuestras características. ¡Viva el Perú!

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Littleredrooster:

Tu blog está buenísimo. Qué pena que Rock Around the Blog no sea MTV para darlo a conocer como se deba.

Gracias por el aporte lingüístico. Aprender cada día el idioma es alimento para el alma. Tanto como cuando enseñamos lo que hemos aprendido.

Saludos,

JL