Friday, June 06, 2008

Diana García de Palacios
CINCO AÑOS HACE DE SU PARTIDA


El 7 de junio de 2003, podría asegurar que por el educado músico Rulli Rendo, me enteré a lo lejos de la partida de uno de los seres más queridos que encontré en la historia de los micrófonos, los discos, y la radiodifusión: Diana García de Palacios. Como a tantos, antes y después de ella, una enfermedad mermó su salud y nos la robó antes de tiempo. A la distancia tuve la oportunidad de comunicarme con Diana, no tanto como si hubiera estado en Lima, pero lo suficiente como para saber de ella y de su adorable familia.


Con el músico Saúl Cornejo, la periodista Aury Tang y los maestros Rojas y García. (FOTO: Víctor Becerra/Archivo Perú Rock).

Hoy, han pasado cinco años desde aquella vez que la radio musical y deportiva del Perú, estuvo de duelo, porque Diana, aunque dio su vida por la música, fue la primera dama en el Perú -y, posiblemente en Latinoamérica- que anduvo metida entre narradores de fútbol, comentaristas deportivos y cables en medio de estadios, lo que hace treinta y cinco años era una labor exclusivamente dedicada a los hombres. Fue la dama pionera en locución comercial deportiva. Que lo ratifique Rulito (Pinasco), porque don Eduardo San Román, otro de sus compañeros de mil y un faenas, partió antes que ella. Desde Rock Around the Blog, Diana -y con el perdón de los visitantes-, nunca nos cansaremos de hablar de tí.

COSAS DE LA VIDA: Recordando a Diana García

Sigo convencido de que llegué a la radio debido a que la Frecuencia Fina de América se llevó de Radio Miraflores a la tan prestigiosa Diana García. Era 1980 y, de manos de Diana, también se fueron, el locutor Speedy González y, los operadores técnicos Raúl Rosales y Chepito Ríos; estos dos últimos, nombres con los que, junto al de Diana, yo había crecido escuchando la radio.

Junto a la inolvidable propulsora del rock por excelencia, Diana García de Palacios, el 13 de agosto de 1993, luego de un especial radial de dos horas dedicado al festival de Woodstock 69. (FOTO: Víctor Becerra/Archivo Perú Rock).

Ricardo Palma, no solo era el nombre del tradicionista peruano del siglo 19 sino también era el dueño de Radio Miraflores, popular emisora enquistada en la calle Alcanfores. Fue él, Buby, como muchos lo llamaban, el que le encargó a Enrique Llamosas, uno de sus experimentados locutores, a dirigir un concurso de Nuevas Voces para cubrir los espacios que habían quedado vacíos. La voz promocional de Pedrito Roncallo, otra institución de la radio, fue la que una noche me motivó a inscribirme en aquel evento en el que participamos 492 individuos y del cual fui uno de los felices ganadores. De aquella competencia se recuerdan nombres como los de Dennis Alberto Contreras (a) Randy Calandra, Henry Venegas y Jorge Muñiz, quien actualmente hace cine en Toronto. También estuvieron hasta la fase final, la (tempranamente) desaparecida Vicky Obregón, y el posterior congresista Gustavo Pacheco.

Pero no fue hasta 1983 en que, durante mi primera crisis con Palma, llegué a las instalaciones de la FM de América para conocer personalmente a Diana, a quien había visto solo una vez, en el entierro de la señora Nélida Cancino, madre adorada de Johnny López, mi colega y amigo. Me quejé con Diana de Buby y solo recuerdo una frase que me impactó: "El corazón de la radio no era tan grande como nosotros pensábamos", literalmente me dijo, en directa alusión al popular slogan de "la radio chiquita de corazón grande". De ahí nació una relación. Al poco tiempo yo ingresaba al elenco de Radio Panamericana, instalada a poco más de una cuadra desde donde Diana salía al aire en los 94.1 del dial. Asumí la conducción de Buenos días, día -de lunes a viernes desde las siete de la mañana-, y la responsabilidad en el Departamento de Programación, trabajo que también había desempeñado hasta mi último día en Radio Miraflores.

A fines de 1985 llegó mi salida de la emisora de Mariano Carranza (Radio Panamericana), por la culpa de un chupamedias. Al día siguiente, Sammy Sadovnik, en el mayor acto de lealtad que jamás experimenté, y en claro apoyo a mi integridad, presentó su carta de renuncia. Una semana más tarde, ambos, iniciábamos Instantes (y luego Perú Rock) de vuelta en Radio Miraflores, la estación que nos había visto comenzar nuestras respectivas carreras. Luego, tomaríamos el mando de la programación de manos de David Lemor, a quien no mucho tiempo antes habíamos recomendado en la emisora. En tanto, Diana, seguía en América, radio y TV.

El "paquetazo" del gobierno de Alan García, en septiembre de 1988, me hizo alejar de R.M. por segunda vez. Sammy, para ese entonces, ya había partido para hacer televisión, bajo la dirección del maestro Pablo de Madalengoitia, en un programa llamado Agenda Personal, al que ambos fuimos originalmente invitados. Yo, siguiendo los consejos de mis socios de aquel momento, desistí de esa oportunidad. Eran los tiempos de mis socios de aquel momento, CATS Producciones, y de las giras con los artistas nacionales. Tras dos meses de constantes reuniones con Canal 13 (a través de Sonia Freundt), Branny Zavala, el mandamás de la empresa, me ofreció Mirando la Radio. Después de casi un año de (muy) gratas experiencias en el canal de Pueblo Libre, pero también de (contínuos) cambios en la programación, decidí alejarme de la pantalla chica. Al mes siguiente, una llamada del productor Fernando Guille cambió mis planes, y empecé -como nunca antes- a gritar diariamente (en horario estelar). Sucedía en los sets de Panamericana Televisión. Después de casi un año, el elenco empezó a ir en aumento, y nuestros minutos en pantalla en el sentido contrario. Presenté mi renuncia y me fui a recluir a la casa de la calle Marconi. Un mes después, por gestión de Gastón Medina, me contrató Radio Efextos FM de Ica y, durante seis meses, me fui como Director a la ciudad de las tejas. Esa fue otra grata experiencia. Tuve constantes visitas de artistas nacionales como Julio Andrade, Mónica Gamarra, Rocky Belmonte, Toño Vega, el grupo S.O.S., y otros más.

Con Diana, Hugo Salazar y Alex Guadalupe, en marzo de 1994. (FOTO: Luis Guadalupe).

Cumplido el contrato, tras dejar encaminada la radio iqueña, regresé a Lima y, sin si quiera imaginarlo, pasé la peor época de mi carrera. Nadie me recordaba. Solo Chabela, la dueña del puesto de periódicos de la esquina, y, Poma, el chofer del ex-presidente Morales-Bermúdez -vecino de la acera de enfrente-, seguían siendo fieles aliados sin saber que mi procesión iba por dentro.

Un buen día de abril de 1992, luego de reunirme con Sammy Sadovnik en América Televisión, me encontré en los pasillos con Diana. Me invitó a tomar un café, y, mientras caminábamos, siempre llamándome Javiercito, me preguntó si quería volver a Radio Miraflores. Le dije que no. En realidad, que no sabía. Sería la tercera vez que regresaría a trabajar con Buby, y, en esta ocasión, también con sus hijos. Ella había regresado a la radio de sus grandes éxitos, y estaba muy ilusionada. Había vuelto con Tú, yo y mis discos, y Memories (de 5 a 7 p.m.). Una semana después, volvió a comunicarse conmigo y me insistió a que volviera. Yo lo necesitaba en todo el sentido de la palabra, pero no quería hacérselo notar a ella y, menos, a su Director-Gerente. Dos días más tarde, recibí la llamada del ingeniero Palma ofreciéndome un espacio. Conversamos y me metí como un tubo en la programación. Diana me había hecho un milagro.

Era una nueva década. De inmediato, Johnny López, mi amigo y colega, me ofreció la sociedad en Talentvs, una institución artístico-educativa, la cual también acepté. Trabajé los dos últimos años de mi vida en Perú, entre Talentvs y la radio que me vió crecer, y a la que, a decir de la última grabación, dejé con cuatro auspiciadores. El 20 de abril de 1994 junto a Diana y Armando (su esposo), y a Hugo Salazar, fui a ver al dúo America en El Muelle Uno. Sin saberlo, ese sería mi último concierto en el Perú.

La primera semana de junio, cuando me preparaba para venir a Estados Unidos, y antes de despedirme de la audiencia y compañeros de radio a través de El Gusano Eléctrico -nombre del programa que conducía-, en la casa de Diana, con Armando (su esposo), Lucho Guadalupe y su hermano Alex, y el mismo Hugo, se realizó la última de mis despedidas. Terminamos al día siguiente. Allí, oliendo a amanecida, le regalé a Diana el afranelado e inmenso gusano que siempre tuve en mi oficina de la Asociación Talentvs y que, alguna vez, una alumna me había obsequiado. Grande fue mi sorpresa cuando al año siguiente, luego de asistir a la operación de cuatro marcapasos a mi padre, la visité en su casa de Las Amapolas. Era julio de 1995. En una repisa, estaba el gusano. Fue la última vez que lo vi.

En dos semanas mi padre cumplirá 81 años y, hoy, Diana se nos fue para siempre. Cosas de la vida.

Javier Lishner
San Jose, California
8 de junio del 2003

NOTAS RELACIONADAS:
- LA JUVENTUD PERUANA CANTA, Recordando a Nelly
- LEYENDAS DE CARNE Y HUESO, Don Pedrito y Don Enrique
- ODA AL MAESTRO, Gerardo Manuel

15 comments:

Miguel Villamizar said...

Hola Amigo Javier
Diana García marcó época en la radio peruana y dejó su huella. Cuando yo me enteré me sentí muy triste y la verdad no lo creí. Pensar que ya son cinco años. ella siempre estará en nuestro corazones yo tuve la suerte (como muchos de mi generación) de escucharla por radio. Diana era una "Señora Maestra".
Un abrazo amigo Javier.

Ernesto said...

Hola!!

Le pasare el enlace a Erika, seguro le gustara el ver lo que se comenta de su adorada suegrita :D

Osease.... no coincidiste en Peru cuando ella habia pasado a la verdadera razon para que ud escuche radio (Telestereo)? que si no me equivoco fue la segunda mitad de los 90s.

Creo que Speedy tambien estuvo en Telestereo por esa epoca.

Javier Lishner said...

Hola Ernesto:

No recuerdo haber escuchado a Diana en Telestereo. Con respecto a Speedy, él siempre estuvo pues los González siempre tuvieron que ver en el negocio. No sé si Salvador es accionista, uno de los accionistas o accionista mayoritario. Verdadramente, a estas alturas, no sé.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola amigo Miguel:

En efecto, una maestra. Cada programa de Diana era un verdadero show. Lo producía con pasión, lo preparaba, lo escribía. Un ejemplo para quienes tuvimos la oportunidad de trabajar con ella.

Me alegra que hayamos sido más de una o dos generaciones que la recordamos muy bien.

Saludos,

JL

Anonymous said...

Hola Javier

Se le recuerda con mucho carino, su voz y su estilo inconfundible sumado a su buen gusto musical, hacian de sus programas ya sea en RM o Telestereo, que fue donde la oi por ultima vez; una grata experiencia; lamentable su temprana partida.
Pero como bien dicen; quedara en el recuerdo de nuestros corazones y se que sonrie viendo el carinio de aquellos que la conocieron y de aquellos que nos enganchamos con su voz y su estilo, hoy tan escaso por no decir inexistente.

Un abrazo

Luca
Atlanta, Ga

Anonymous said...

Javier:

Por casualidades de la vida, en el ejercicio de mi carrera (abogado) me toco laborar en PCM (Presidencia del Consejo de Ministros) junto a Armando Palacios García, hijo de nuestra recordada Diana García a quien no tuve la suerte de conocer personalmente. Pero, tal y como si hubiese sido así, compartía horas de tertulia con él recordando innumerables momentos de su paso principalmente por Radio América y Telestereo 88 FM.

Para mi generación Diana García forma parte de la historia de nuestras vidas; recuerdo con nitidez hasta hoy el timbre de su voz cuando anunciaba el inicio de su programa “TU YO Y MIS DISCOS” y culminado éste “MEMORY”.
Como un pequeño aporte de su trayectoria puedo contarles que Diana García de Palacios (así gustaba que se refieran a ella) se inició en 1964 en Radio Santa Rosa gracias al padre Francisco Villena entonces gerente de dicha radio con un programa que se llamó Atardecer Musical, a partir de allí no tardó en ser la voz más cotizada del medio. Luego en 1965 pasó a Radio El Sol con “El Show de Diana” y ese mismo año pasó fugazmente por Radio América con “Recreo Musical”. 1966 la encontró en Radio Atalaya y fue a fines de ese año que se fue a Radio Miraflores donde salió por primera vez “Tú, yo y mis discos”.
Sin lugar a dudas, DIANA GARCIA DE PALACIOS una grande del micrófono.

JAIME ESPEJO

Javier Lishner said...

Hola Luca:

Siempre es grato leer comentarios de personas que, como tú, la recuerdan con cariño. Indudablemente, una temprana partida.

Recibe un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Doctor Espejo:

Usted siempre tan preciso. Gracias por esa información puntual sobre la carrera de Diana que nos hace saber un poco más sobre su vida profesional.

Un fuerte abrazo,

JL

Javier Moreno said...

Un brindis por Diana, que no se ha ido!

Javier Lishner said...

Salud, entonces!

Un abrazo,

JL

Luis Guadalupe said...

Hola Javier! Por el poco tiempo que a veces deja la chamba, recién he visto tu nota sobre Dianita, quien nos dejó un 7 de junio del 2003, justo el día de mi aniversario de matrimonio cuando cumplía mi 1º año de casado.

Dianita estuvo en Telestereo desde octubre del 2003 hasta cuando nos dejó, y siempre su voz, su estilo único y su buen ojo para imponer hits en sus programas, la hicieron única entre todas.

Cuantas anécdotas tenemos con ella y cuantos momentos bonitos hemos compartido, no? Recuerdo cuando por primera vez conocí su casa en diciembre del 93 en un reunión muy simpática, o aquella vez que en marzo del 94 nos juntamos junto a Hugo Salazar, Pedro Solano, Julio García y mi hermano Alex, reunión que quedó inmortalizada en fotos que he tenido el gusto de ver en tu blog; o incluso en tu despedida que nos quedamos hasta las 7 am, recuerdas?

Te dejo una remembranza que hice el año pasado y que envié por e-mail a algunos amigos que tuvimos la dicha de conocerla.

-----------------------------------

Un día como hoy, 7 de junio del 2003, nos dejó Diana García, destacada DJ y locutora comercial. Su característica y única voz dejó huella en el mundo de la radio, por las emisoras en donde estuvo, como Radio Miraflores, Radio América y finalmente, Telestereo. Sus programas "Tu, Yo y Mis Discos" y "Memories" sin duda alguna, formaron parte de lo mejor de la programación radial, y fueron parte de nuestras vidas.

Tuve el enorme privilegio no solo de conocerla, sino también de contar con su entrañable amistad, y realmente fue una gran amiga a quien quise mucho. Recuerdo que la conocí en diciembre del 92 cuando comencé a apoyar a mi gran amigo Huguito Salazar en ese inolvidable programa "Cinco Noches", en los miércoles de QUEEN, y como el programa de Diana era antes del de Hugo, tuve la oportunidad de ser presentado por Hugo. Fue un momento emotivo para mí porque conocía a una DJ, cuyos programas había seguido desde mi niñez y a quien había admirado tremendamente, y me cautivó su sencillez y recuerdo que me dijo, "te felicito por escuchar muy buena música". De allí en adelante, por el tiempo que duraría "Las Noches de la Reina", cada miércoles recuerdo que yo llegaba a la radio 15 minutos antes de las 7 pm, y me ponía a conversar con Diana de música y de todo un poco. Cuando "5 Noches" fue cancelado, a partir de ese momento, se generó una linda y hermosa amistad, teniendo el placer de compartir momentos lindos en su casa con ella, su esposo Armando, sus hijos Armando Jr. y Angel, y la entrañable Isabelita, cuya sazón recuerdo que nos hizo engordar algunos kilitos. Luego vendría noviembre del 93 y el primer mini especial de 30 minutos dedicado a QUEEN, por el 2º aniversario de Freddie, el cual fue todo un éxito, y que generara una gran respuesta de sus oyentes. Al año siguiente arrancarían los especiales de una hora de diversos cantantes y artistas británicos que se mantendrían desde el 94 hasta el 97. Tuve también la suerte de ser colaborador y fuente de información del panorama musical británico de esos años, razón por la cual me llamaba su "007", o su "Agente Secreto". Fueron lindas épocas que siempre permanecerán en mi recuerdo.

En los siguientes años, siempre nos mantendríamos en contacto, y nos veíamos con cierta frecuencia, hasta que en el día de la madre del 2001, al llamarla, me enteré del terrible mal que la aquejaba un par de meses atrás, tenía cáncer en el pulmón. Los siguiente dos años, fueron de lucha ante este mal, y dejó de hacer su programa diario -solo se escuchaban programas grabados-, y la última vez que nos vimos fue en diciembre del 2002, cuando compartimos en su casa un momento lindo con su familia y mi amigo Huguito Salazar, y además de presentarle a mi esposa Silvana por vez primera. Finalmente, en mayo del 2003, supe por su familia que su enfermedad había avanzado y que estaba bien malita, y que incluso ya no contestaba el teléfono. El tercer sábado de mayo, llamé a su casa para saber como estaba, y para suerte mía, ella me contestó. Hablamos un buen rato, y al final de nuestra conversación, recuerdo muy claramente que ella me pidió enviar sus saludos a toda mi familia, mencionándome uno por uno, y al final, me dijo: "Y tú, mi hermano, cuidate mucho. Hasta siempre hermano". Fue la última vez que escuché su voz y esas palabras me quedaron grabadas en mi memoria por siempre. Dos semanas después, un sábado 7 de junio, cuando me preparaba para celebrar mi primer aniversario de matrimonio -me casé un 7 de junio del 2002-, llamé a mi amigo Hugo -habíamos quedado en reunirnos en su casa al día siguiente para ver videos- para coordinar la hora en que iríamos a su casa y me contesta su mamá y me cuenta que había recibido la llamada de Angel, 2º hijo de Diana, en el que le informaba que Dianita ya nos había dejado para siempre. Fue un momento muy duro para mí y sin duda, ello alteró todos mis planes de ese día y fuimos de frente al velorio, y al día siguiente a su sepelio, para despedirme de ella, como debía ser.

Hoy, han pasado 4 años y he querido compartir con ustedes esta semblanza de mi gran amiga Dianita García de Palacios, y recordarla de la mejor manera. Y sin duda, hoy por hoy, se extraña su recordada voz en la radio y su buena música que propalaba diariamente, sus buenos recuerdos, sus "super oldies" y sus temas de Elvis. Disculpen por lo muy extenso de este mensaje, pero era algo que sentía la necesidad de hacer, y sobretodo, mantener siempre vivo su recuerdo. Y quiero hacerlo también colocando esta foto del año 94 -en donde pinto menos canas y menos kilos- en una reunión en mi casa el 14 de marzo de 1994.



Agrego además un link con una entrevista que le hizo el conocido Dj Juan Carlos Hurtado en 1988. Durante más de una hora Diana lo cuenta todo: su vida, sus gustos, sus anhelos y sus discos ...

www.radiodifusion.com/radionotas/entrevista.htm

Gracias Dianita por tu amistad, por ser como fuiste y por regalarnos diariamente tu voz, y sobretodo, por ser parte importante de nuestras vidas.

¡QUERIDA DIANITA, NUNCA TE OLVIDAREMOS! ¡QUE DIOS TE TENGA SIEMPRE EN SU GLORIA!

Javier Lishner said...

Hola Luis:

Gracias por acordarte de la maestra y amiga. Solo que me parece que la fecha fue el 6 de junio.

Un abrazo,

JL

PD: El enlace para la entrevista de Juan Carlos pareciera que ya no funciona. Saludos.

Luis Guadalupe said...

Hola mMi estimado Javier! Gracias por tus palabras.

Te reafirmo que Dianita nos dejó un sábado 7 de junio del 2003, y lo recuerdo claramente porque fue justo el día que cumplía mi primer año de casado. Lo recuerdo como si fuera ayer. Y su sepelio fue al día siguiente, el domingo 8 de junio en Lurín.

Un gran abrazo a la distancia.

LUCHO

Javier Lishner said...

En efecto, Lucho, Diana partió el sábado 7 de junio de 2003.

Un abrazo,

JL

Paradero Cine said...

X mucho tiempo quise saber de esa voz MARAVILLOSA que solo Dios le pudo dar a una mujer tan bella como lo fue Diana García.Les confieso que mientras oía en el time 9:48 por poco y derramo lagrimas. Que sepan ustdes que su voz me INSPIRO estudiar COMUNICACION y ahora que ya no está me queda recordar e inspirarme en su preciosa voz para cumplir mi sueño de ser Locutor.Que Dios te tenga a su lado maestra Diana. Y te mando un beso desde el "OTRO LADO DE LA LUNA" (frase suya al terminar su programa)
oigan y vean el video http://www.youtube.com/watch?v=sJAaAGBZyaM