Tuesday, June 03, 2008

BREAD: El pan nuestro de cada día


Desde la primera vez que escuché "Baby I'm a Want You", me convencí de que era la mejor canción que había oído hasta ese entonces. Bueno, tampoco había oído mucho.

"Baby, I'm A Want You".

Era fines de 1971, y se preparaban los vigésimos Juegos Olímpicos de Munich para el siguiente año. El 72, Sporting Cristal se coronaría campeón del descentralizado peruano y, Universitario de Deportes, sub-campeón de la Copa Libertadores de América. Se realizaría el match del siglo en Reykjavik entre los ajedrecistas Fischer y Spassky, y mucho más. Una española irrumpía en las radioemsioras con "Soy Rebelde". Se llamaba Jeanette, tenía 21 años y había nacido en Londres; en tanto, Deep Purple, al que acababa de conocer en la radio con "When a Blind Man Cries", estaba de gira en Tokio y Osaka preparando el estupendo Made in Japan... En 1972 adquirí mi primer disco, un 45 rpm, de la argentina Tormenta.

Bread se formó en Los Angeles, California, en 1969. Lo integraron originalmente David Gates en voces, Jimmy Griffin en guitarras y Robb Royer en bajo. Su primer disco lo grabaron con la ayuda de Jim Gordon en batería. Al año siguiente, Mike Botts asumiría el puesto permanente de baterista, y Royer sería reemplazado por Larry Knetchel, un afamado músico de sesión que había colocado sus créditos en discos de Simon & Garfunkel y en el Pet Sounds de los Beach Boys, nada menos.

Fue con su segunda placa, On The Waters, con la que lograron su primer número uno. El tema fue "Make It With You", el que llegó a la casa, de manos del hermano mayor, en forma de disco simple. Era 1970. La voz de David Gates, y las profundas melodías del grupo, comenzaron a llamar la atención robando algunos corazones, entre ellos, el mío. Era una época de transición en la música, en la que las muertes de Jimi Hendrix y, dieciséis días después, de Janis, habían puesto punto final a la psicodelia. Los Beatles estaban por separarse y, la música pop, tal vez por primera vez, andaba sin rumbo fijo. El boom de los cantautores aún no había explotado de la mano de Carole King, James Taylor y Carly Simon. Y muchos más, por supuesto (Gordon Lightfoot, Jackson Browne, Joni Mitchell, Cat Stevens, entre otros). Lo cierto es que, en esa transición, con su llamado soft-rock, Bread se ubicó en primera fila. A su lado anduvieron otros como Seals & Crofts, Steely Dan y los Carpenters, por coincidencia, dúos.

"The Guitar Man" - Bread

A fines del 71 apareció "Baby I'm a Want You", el primer simple del que sería el cuarto disco del grupo. Ya estaba Knetchel con ellos. "Everything I Own" y "Diary", del mismo álbum, también subieron en los charts. Su siguiente placa fue titulada Guitar Man, y siguió el camino exitoso del anterior. Ahí se encontraba una canción que llevaba el nombre del disco y que, para fines de año, Radio Miraflores (y no sé si alguna otra), la elegiría como la mejor del 72: "The Guitar Man". Fue esa emisora limeña la que, a la vez, ese año, mantendría por varias semanas la exclusividad de "Aubrey" ante su más férrea competidora en la capital peruana, Radio Atalaya (sin relación con el Reino de Jehová).

Con Bread, por su inmenso suceso en tan corto tiempo, sucedió lo que a muchos les empezaría a pasar (y a los Beatles les acababa de suceder): la tensión en el grupo y el desenlace, el colofón, el final. Fue ahí cuando Elektra Records decidió lanzar The Best of Bread y, a uno de los genios de la disquera El Virrey en el Perú, publicarlo en edición nacional. En mi cumpleaños pude completar el monto de 200 soles (la moneda peruana) y comprar el álbum que tenía esa peculiaridad de que la carátula o tapa se abría en dos. Fue mi primer álbum (S/.180.00 era el precio regular de los long plays). Afortunadamente The Best of Bread no se abría en tres, de lo contrario no me hubiera alcanzado el dinero... Supongo que a mis recién cumplidos doce años, era la posesión más valiosa que tenía. Normalmente, las propinas eran invertidas en galletas y chocolates. Porque ni a las películas para mayores de 14 me dejaban entrar... Pero aquella vez descubrí un lugar en donde comenzar a invertir mi dinero. Y quedaba solo una cuadra más lejos que el galletero.

1989. En casa con The Best of Bread en las manos. (FOTO: Revista Sí).

The Best of Bread fue tocado en una y mil fiestas a las que, desde ese preciso año, comencé regularmente a asistir. "Make It With You", "The Guitar Man" y "Baby I'm a Want You", fueron infaltables en esas reuniones de luces psicodélicas, tocadiscos, y niños vestidos de pubertad. Bread fue como el pan nuestro de cada día.

Javier Lishner
Santa Clara, California
3 de junio de 2008


11 comments:

Javier Moreno said...

Daniel F, de Leusemia, tiene su opinión de Bread:

"Si no te agarras a la cojuda y le metes mano con "Make It With You," eres un caso extremo de gansería. Bread es pa' darles a las hembritas, conchesumadre. Tas bien huevón... puta que con Bread uno se levanta más culos que Barry White, y eso que el grone tenía unos testículos más grandes, conchesumadre... parecían de esos plomos pa' pescar mero. Bread ahí no más, tranquilos, como las huevas sacando unos discos pal agarre. Un par de tocadas más del cassette y la hembra caía mansita. Con el "bestof" listo pal polvo, carajo. Ta que son buenos, huevón. No me vengas a decir que son monses porque si no te saco la chuchesumadre... tamaños culazos que me he comido gracias al pan..."

Eagle said...

¿"Make It With You", "The Guitar Man" y "Baby I'm a Want You", fueron infaltables en esas reuniones de luces psicodélicas, tocadiscos, y niños vestidos de pubertad?
Hoy a nadie se le ocurriría poner música de ese corte y tonada en unua fiesta de niños, ni adolescentes, ni jóvenes abajo de los 25. Lo calificarían de marciano o lo mandan al club de la Tercera Edad de Esalud.
Hoy la gente se mueve a a otra revolución.

un abrazo

Eagle

Javier Lishner said...

Seguramente, mi estimado Eagle. Pero no estoy contando tu historia sino la mía.

En esa época no había Internet, el hombre acababa de llegar a la Luna y no a Marte, Sergey y Larry -los fundadores de Google- tenían meses de nacidos, Alan García no había sido presidente del Perú, John Lennon aún vivía, y no existían los términos "Tercera edad" ni "Essalud".

La música se movía a 45 y 33 revoluciones por minuto. Y lo único digital que teníamos eran las huellas.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Javier:

Como siempre el F dando de qué hablar. Interesante opinión.

Un abrazo,

JL

jam said...

Eagle:

Cierto es que eso no pasa ahora, pero los "lentos", como se les solía llamar a esas canciones eran parte primordial del menú musical en cualquier fiesta; es más, tenían hasta una "tanda" programada dentro de las horas en que los chiquillos bailábamos (50 minutos de música bailable, y 10 de "rock lento"...)

Una de las preferidas era "Jesus is just alright" de The Doobie Brothers; apenas empezaba la canción, todos salían corriendo a sacar a la chica más linda, ya que a la mitad del tema se lenteaba, y claro, venía el ansiado abrazo... muchas veces la niña salía corriendo con la excusa "no bailo lentos", pero en otras, como para no quedar mal ante las cómplices miradas de sus amigas, seguía bailando, no sin un ligero rubor en sus mejillas, y el pavoneo de su momentánea pareja...

Abrazo,

JAM

Eagle said...

Jajaja..así es mi estimado Javier, hoy los jóvenes escuchan, bailan y se agarran a la mejor "hembrita" a punta de reaggeton, perreo o algun otro ritmo de esos calentones que un poco más y los hacen calatearse en plena sala o pista de baile.
El cortejo o los agarres a punta de baladas o lentas como las llamaban pasaron a la historia. Y es una pena realmente.
Contrario a lo que piensas tu historia sí tiene que ver conmigo, pues recuerdo haberme "agarrado" a unas cuantas niñas con Susurro Indiscreto (Wham), Quiero saber lo que es el amor (Foreigner), Haciendo el amor de la nada (air Supply) y algunas otras más.

Hoy las cosas son más fáciles y más directas (demasiadas diría yo).

un abrazo

Eagle

Anonymous said...

Hola Javier:
Siempre me gusto Bread creo que aqui nunca pego porque no los he escuchado nunca, hace mucho busque The Best of Bread y termine comprandolo en Londres porque aqui no sabian nada de ellos.
Mis recuerdos se asemejan a los tuyos, provablemente por ser de la misma generacion.
Jajaja buena!! "Y lo único digital que teníamos eran las huellas"
Un abbraccio,
Rossana

Javier Lishner said...

Hola Eagle:

"Careless Whisper", "I Wanna Know What Love Is" y "Making Love Out of Nothing At All", deben ser algunas de las más aplatanantes canciones que me tocaron presentar en mis días de radio. Pero que buenas que eran, ¿no?

El comentario de JAM es muy cierto. Y, mientras escribía la nota de Bread recordaba, justamente, aquella canción de los Doobie Brothers a la que él hace mención. Luego de "Jesus Is Just Alright" llegó otra, en 1974, que iba al revés, que comenzaba lenta y se ponía movida a la mitad: "Band On the Run" de los Wings.

En fin, canciones, cada una con su propia historia dependiendo del oyente. Lo que para uno significó conocer al amor de su vida, para otros pudo haber significado todo lo opuesto.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Rossana:

Eso sí me cae de sorpresa. Porque aunque el nombre de Bread no se recuerde, posiblemente, sí sus canciones. Entiendo que The Best of Bread ha vendido varios millones de discos "worldwide", como se dice, y supongo que Italia es parte de ese mundo. Sin embargo, veo que tuviste que comprar el disco en Londres... No te olvides que puedes hacer tus compras online...jajajaja.

No sabía que eras de "My Generation". I like that.

Un abbraccio,

JL

Anonymous said...

Hola Javier:
En la epoca que lo compre en el 90 no teniamos esta maravilla que es Internet. Puede ser que haya llegado pero no quedo huella.
Un abbraccio,
Rossana

Javier Lishner said...

Rossana: Me hiciste recordar esa canción que decía "Que no quede huella". No sé quién fue el primero que la hizo éxito pero tengo entendido que fueron varios los que la interpretaron. Sorry, pero en ópera soy una bestia... jajajaja.

Saludos,

JL