Sunday, June 15, 2008

MALDITOS (CHOLOS) DE LARCOMAR

Hasta ayer, el alcalde Manuel Masías de Miraflores me era indiferente. Pero, luego de leer el artículo que Augusto Álvarez Rodrich publicó en Perú21, pasó a la lista de los personajes inefables, al lado de ese par de choros, que, el año pasado, aprovechándose del terremoto del Sur, metieron sus manos y las manos de sus familiares en la ayuda destinada a los damnificados del sismo (En el Perú, "choro" es sinónimo de ladrón).

Los deportistas sindicados por la policía y por los reporteros de Canal 2 como delincuentes.

Recuerdo a Masías, con su cara de ganso, llegando sudoroso a la radio con sus notas de prensa mal escritas, pidiendo favores para su transmisión. Siempre me imaginé que para ganarse indulgencias ajenas. No puedo negar que era una persona cordial, tal vez tímida; calculador, diría yo. Y, aunque nunca pasamos del saludo de rigor y la miradita típica del limeño (con levantada de cejas), lo vi escalando posiciones dentro del municipio miraflorino (En el Perú, "ganso" es sinónimo de idiota).

A continuación, los hechos narrados por el Director de Perú21 en la edición de ayer 14 de junio bajo el título de, Malditos (cholos) de Larcomar.

Escribe: Augusto Álvarez Rodrich


'Blanco corriendo: atleta haciendo ejercicio; cholo corriendo: ladrón escapando de la escena del crimen'. Este chiste racista que se suele escuchar es lo que parece haber ocurrido, hace poco, en un incidente lamentable durante un evento de ciclismo realizado en Larcomar.

Cuatro jóvenes entusiastas de ese deporte asistieron a ese centro comercial el jueves de la semana pasada pues dentro del mismo se realizaba una novedosa competencia de ciclismo. De pronto, mientras lo presenciaban, fueron detenidos, esposados y -según su propia versión- golpeados en la comisaría de Miraflores, donde no se les permitió preguntar por qué estaban ahí, y se los obligó a firmar una declaración que no les permitieron leer.

Las pruebas eran, como en el chiste racista, estar en un centro comercial de buen nivel, portar celulares, cámaras digitales y -aún más sospechoso- un MP4, así como -lo cual parece haber sido la evidencia contundente- tener aspecto de cholos. Es decir, los habían agarrado con las manos en la masa.

Peor aún. Siempre de acuerdo con su versión, ante la protesta de los detenidos, se les amenazó con sembrarles droga, con lo cual la pena a la que se exponían era mucho más severa que un hurto.

Poco después, el alcalde de Miraflores, Manuel Masías, y el jefe policial del distrito, Luis Flores, los presentaron ante la prensa como delincuentes peligrosos e integrantes de la temida banda 'Los Malditos de Larcomar'. A 'jamonearse', entonces, con la captura del temido grupo que anda robando carteras y propiedad privada en dicho establecimiento comercial, lo cual es cierto y, evidentemente, genera indignación en los clientes y preocupación en las autoridades.

El problema, como se sabe ahora, es que los muchachos detenidos no eran los integrantes de la banda 'Los Malditos de Larcomar', solo que 'se parecían a ellos'.

Todos los indicios apuntan a que se trata de un nuevo caso de discriminación racial inaceptable que puede dar para un nuevo chiste: 'blanco con MP4, cliente; cholo con MP4, choro'.

Y es lamentable, finalmente, que ayer en RPP, el alcalde Masías no aceptara la invitación para ofrecerles una disculpa a los jóvenes ciclistas. ¿Tanto cuesta reconocer un error? (Artículo publicado en Peru21).

Alcalde Masías, humanista y cristiano. "Y que jamás... y que jamás...".


Este caso, que no ha de ser el primero en el distrito de Miraflores, merece ser tratado de acuerdo a la ley. Y es el colmo, no solo por Masías, quien los presentó ante la prensa como "delincuentes peligrosos" (y no se quiere disculpar), sino por aquellos que los detuvieron, esposaron y llevaron a la comisaría sin ninguna prueba, y solo porque querían hacer deporte... en Miraflores.

Los ciclistas de nombre César Cavero, Abraham Nina Márquez, Jorge Chávez y Daniel Chávez, fueron interceptados el pasado 5 de junio y llevados a la estación policial donde -según ellos- se les "sembró" droga. Luego vendría el bautizo público de, Los Malditos de Larcomar.

Con elementos que todavía piensan así como el Alcalde Masías, y su séquito de "seguridad ciudadana", un país no tiene base ni fundamento para salir del subdesarrollo. Opino que para comenzar se les pague una suma pecuniaria bastante alta por todo lo que han tenido que pasar los cuatro ciudadanos, posiblemente, más probos que los policías y Masías juntos. (En el Perú, "cholo" es una manera despectiva de llamar a los ciudadanos de origen o razgos indígenas, muchos de ellos mestizos. Es una manera humanista y cristiana de creer que "los blancos" son los únicos que tienen derecho a poseer celulares, cámaras digitales y MP3s. El periodista lo utiliza muy bien de una manera sarcástica).

Javier Lishner
Santa Clara, California
15 de junio de 2008

NOTAS RELACIONADAS:
- Club de Regatas Lima, CUANDO EL BLANCO Y EL CELESTE DIFERENCIAN
- 12 de octubre, EL ENCUENTRO DE DOS MUNDOS


9 comments:

beatnik said...

hola javier, de acuerdo contigo en todo. en lo particular, me jode el racismo que se practica en lima, en provincias no se ve eso. el tal masias, más que un ganso es un repugnante excremento. es el colmo que no sea capaz de reconocer un error.

Javier Lishner said...

Hola Beatnik:

Leí tu comentario sobre Megadeth en Lima. Gracias por mantenernos informados a algunos que estamos lejos.

En cuanto a Masías, prefiero no profundizar. Hay tanto que hablar de ese elemento humanista y cristiano que prefiero escribir sobre Lionel Richie y su reunión con los Commodores.

Un abrazo,

JL

Ernesto said...

Larcomar se esta haciendo una fama a pulso.

No se si te llegaste a enterar hace unos años cuando estuvo "de moda" la discoteca Teatriz, la cual era famosa por sus criterios exageradamente racistas en cuanto a la admision de publico.

Todo parte de un problema cultural mucho mayor, suerte que ahora hay algo mas de movilizacion al respecto y la presion esta haciendo que la publicidad al fin "acepte" la realidad multietnica del pais.

Anonymous said...

hola javier,
me alegra que leas a Alvarez Rodrich, el tipo es uno de mis periodistas favoritos y es muy ecuámine en sus expresiones.
Con respecto a aquellos del problema de Larco Mar, no es la primera vez.
Hay mucha discriminación contra el cholo y el indio en Lima.
Saludos,
HEL de Los OLivos

Anonymous said...

Javier,
dispculpame si no hago grandes comentarios sobre el tema, lo que sucede es que hago un higado que podria necesitar un trasplante.
Un abbraccio,
Rossana

Ernesto said...

Te dejo con dos enlaces muy interesantes :

http://www.choledadprivada.com/2008/06/13/papa-como-los-de-larcomar-no-hay-dos/

http://www.utero.tv/2008/06/16/choledad-privada-en-larcomar/

Javier Lishner said...

Hola Ernesto:

Lo que dices me imagino que es lo que tú (yo, él, ella, nosotros y vosotros) queremos, más no ellos.

Por lo menos, Larcomar, en su publicidad, solo coloca a gente "blanca", tan blanca, que yo creo que ni siquera son peruanos (como lo demuestra ese video que nos recomendaste ayer). Lo de multiétnico no existe en la mente de esa gente. Y si es así, que lo demuestren con hechos y públicamente.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Hel:

Para comenzar habría que empezar por cambiar esos términos que tanto daño han hecho a nuestra historia. Son palabras despectivas que, desgraciadamente, no deberían repetirse en una comunicación que no sea sarcástica.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Rossana:

Cuando después de tres meses de salir de mi hepatitis, que me postró en cama durante buena parte del verano peruano de 1983, y, tras tomarme un par de cervecitas, vi que no me pasó nada, decidí que mi hígado estaba bien y debía utilizarlo solo en caso de defensa. Eso es lo que hago.

Un abbraccio hasta la bella Italia,

JL