Friday, November 21, 2008

EL PEROL: Delicious Peruvian Cuisine

Enclavado en pleno barrio latino de San Francisco, allí está El Perol. Uno de esos lugares en donde, sin mucha pompa ni adornitos, se puede disfrutar, posiblemente, de la más exquisita comida peruana en el Area de la Bahía.

Causa rellena de pollo.

Habrá sido hace unos cuatro o cinco años que fui por primera vez. Me llevó un músico peruano, quien hoy es ingeniero de sonido del grupo Smash Mouth y que, no hace mucho, recorrió el mundo entero haciendo el mismo trabajo para Julio Iglesias. De la manera que me describió el restaurante y su cocina, no me dejó otra alternativa que ir a visitarlo.

Lomo saltado.

El barrio de la Misión o the Mission District, es como se le llama a los alrededores de la Mission Street, en San Francisco. Es un vecindario multicultural y económicamente diverso. Poco más de la mitad de su población es hispana. Fue el lugar donde alguna vez habitaron los Ohlone, una tribu pacífica que vivía básicamente de la agricultura y la caza. Pero todo terminó cuando llegaron los colonizadores, algunos con clergi, y prácticamente, desapareció la tribu. Pero dicen los historiadores que, antes de su desaparición, tuvieron que realizar la labor de esclavos y terminar la hermosa Misión de San Francisco de Asís, de donde le llega el nombre a esa hoy concurrida zona.

Chicha morada, jugo de maracuyá y de papaya.

En el Perol, enquistado en la misma Mission Street, entre las calles 21 y 22, uno puede encontrar un variado menú que va desde las más exquisitas entradas, como la papa a la huancaína o causa de pollo, hasta segundos como el clásico lomo saltado, bistek apanado o un filete de pescado. Se ofrece también caldos de pollo y res ("carne", para los peruanos), y su vitrina de postres es variada. Incluye arroz con leche, crema volteada ("flan" para los peruanos), pionono y alfajores.

Arroz con pollo.

Esa tarde, mientras combinábamos los platillos con una chicha morada, veíamos pasar al público delante nuestro, ordenando algunos de los deliciosos potajes peruanos. El Perol está situado en un pasaje y, por ello, sus mesas están ubicadas en medio de este. No es un restaurante convencional, que es lo que lo hace más informal. Perfecto para la gente que trabaja o vagabundea por "La Misión". Podría decir que sus precios comienzan desde los $5.00 y llegan hasta los $15.00, dependiendo del pedido. Es el promedio de lo que cuesta cualquier restaurante que no sea de comida rápida. Claro, los que le agregan una zanahoria en forma de estrella al arroz, o colorean el borde del plato con un chisguetito, cuestan un poco más. No es el caso de El Perol, donde la comida es como la de casa, sencilla, sabrosa y, por lo general, abundante. Porque como nos dijo Nancy, la dueña, "seguimos las recetas de la abuela y de mamá, tal y como nos enseñaron a cocinar en casa". Mamá estaba allí, ayudando a Nancy en la caja, mientras a ella le brillaban los ojos explicándonos su diaria labor al frente de este rinconcito peruano en el corazón de la Mission Street.

Enormes empanadas.

El próximo que pase por la Bahía, avise para hacerle una tour. Seguramente, Nancy, su madre, y yo, estaremos contentos de ofrecerles lo mejor de la olla peruana. Bueno, yo solo pongo la movilidad y, estas simpáticas señoras, lo mejor de sus embrujos. Les aseguro que les gustará, sobre todo, si hace tiempo que no visitan la Patria. Aunque el último que vino de Lima, quedó verdaderamente satisfecho. Servido.

Javier Lishner
Santa Clara, California
21 de noviembre de 2008

16 comments:

CANALLA said...

se ve buenisimo !!!
tiene tacutacu relleno de mariscos?
sancochado, eso no como hace tiempo
y unas hueveras fritas,
habra que darse una vuelta por califas !!!
para probar esa sazon !!
provecho maestro !!!

Juan Arellano said...

Ese Lomo saltado esta verídico!!! provecho mi estimado. Saludos desde Iquitos mientras me tomo un refresco de Camu-camu.

Anonymous said...

buenas fotos javicho!~ los platos se ven muy provocativos.

r.

Anonymous said...

A esos platos les falta un par de chelas al lado. Avisa a los companheros.

Javier Lishner said...

Hola Canalla:

Sabía que tú ibas a estar en primera fila con esta nota. Ya sabes, cuando te des una vuelta por San Pancho, aquí estaremos para hacer una gira gastronómica por toda el área de la Bahía.

Todavía no he visto que hagan hueveras fritas ni lo otros potajes, pero seguramente que habrá alguien que sepa. Tú sabes, los restaurantes siempre van por lo seguro: ceviche, papa rellena, causa rellena, lomo saltado, ají de gallina, arroz chaufa, seco de res, arroz con pollo, etc.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Juan:

A los años. Por coincidencia, la semana pasada estaba pensando postear nuevamente el artículo de Jethro Tull y pensé en vos.

Te diré que ese lomo saltado de la foto, es mi plato predilecto. Y, aunque hay otros buenas recetas, no lo cambio por nada. Salud con camu-camu (aquí a lo más llega el maracuyá que creo también se da por allá).

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola R.:

Te diré que no solo se ven sino que son provocativos. Si viviera en el área de San Francisco, iría todos los días... a pesar de mi dieta.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Anonymous:

Si hace veinte años me hubieras provocado así, no lo hubiera dudado y las hubiera puesto heladitas. Pero ahora, como que me quedó con la comida nomás. Para tomar, un buen jugo de papaya.

Salud!

JL

Anonymous said...

Que rico!
Hoy me conformaré con una lasagna a la bolognesa...
Buenas las fotos
A dopo,
Rossana

Jorge S said...

Buen dato, una de las razones por la cuales no viviría fuera del Perú sería por la comida. Pero por ahora puedo disfrutar de la comida peruana aca en Lima o cuando viajo al interior. Estuve por Cusco y puder comerme un lomo saltado verídico mirando roda la ciudad del Cusco, también una pizza en el Marengo, o un lñonchecito en El Ayllu, nada como la comida peruana.
PROVECHO

luis carlos chavez chavez said...

hola javier las fotos estan buenazas , pero creo que ahi falto el famoso rocoto relleno, tal ves me anime y vaya para alla a prepararlo jajajajajaja ah y tambien un seco de cordero con frejoles, cuidese javier de su amigo luis chavez ( el unico oso de la radio ) saludos.

Javier Lishner said...

Hola Rossana:

Qué rico digo yo, si nos provocas con una lasagna a la bolognesa... Espero que haya estado de tu agrado.

Hoy es muy posible que vaya a cenar a un ristorante italiano.

Saluti,

JL

Javier Lishner said...

Hey Jorge:

Por aquí también hay comida peruana y pizzas. Bueno, también hay ingredientes para cocinar comida peruana en casa si no quieres estar visitando los restaurantes. Lo que sí posiblemente no encuentres son los pelos en la sopa... jajajaja.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Lucho:

El famoso rocoto relleno no lo veo en años. Bueno, creo que ni en Lima lo veía a menudo. Recuerdo uno que probé en la afueras de Arequipa -en una campiña, como se dice- que estaba realmente picante. Pero muy exquisito. De eso hace por lo menos un cuarto de siglo, mientras viajaba con La Más Más.

El seco con frejoles si lo he visto y probado por estos lares. Estoy casi seguro que lo preparan en El Perol.

Recibe un fuerte abrazo,

JL

Jorge S said...

ma has dado una idea de hacer un artículo sobre comida, está pendiente darnos una vuelta por todos los huecos que hay en Lima con el canalla, al estilo Gastón, lo que si me gustó fue cuando probé un plato de comida tailandesa en Ginebra o una paella en Barcelona

Javier Lishner said...

La Thai Food es una de las que ofrezco cuando alguien llega de visita. No estamos en Tailandia pero igual es verdaderamente exquisita.

La paella se ve buenísima pero como siempre le veo camarones y otros mariscos sacando sus patas, no me hace mucha gracia. Creo que la que probé una vez en Lima era la paella a la valenciana, que (si no me equivoco) lleva carne de res y pollo en vez de mariscos.

Saludos,

JL