Saturday, November 01, 2008

MIKI GONZÁLEZ: Un poquito de nostalgia

Creo que no era un tipo fácil pero se veía buena gente. Era otro tiempo. El lanzamiento de un disco, al menos en el Perú, costaba más que ahora. Y no necesariamente en dinero, sino en todo lo que significaba la producción general, el trato con la disquera, el estudio de grabación, la mezcla, la promoción, su difusión y, finalmente, la venta. Eran tiempos de crisis, de guerra interna, de galopante inflación, de un gobierno irresponsable.


Miki González fue uno de los triunfadores de los ochenta en el Perú. Encasillado en un principio bajo la manta del rock, fue haciéndose de una lugar propio dentro de la escena artística local. Siempre acompañado de buenos y dedicados músicos, y siempre investigando, haciendo fusión.

Es cierto que en la década publicó tres discos, Puedes ser tú, Tantas Veces y Nunca les creí. Aunque es más cierto que los tres discos los lanzó en el lapso de solo cuatro años. Entre 1986 y 1989. Miki, fue puntal durante ese difícil tiempo que nos tocó vivir. Recuerdo, además, su incondicional apoyo a otros músicos que, como él, trataban de salir adelante. Tenía un estudio de grabaciones, al que solían llegar algunos de sus colegas.

Juan Manuel González Masías, su nombre de pila, tiene en la actualidad catorce placas en el mercado. A saber, solo dos de ellas recopilatorias. Tal vez, tres. Cuando en agosto del 94 me encontré en Berkeley con algunos amigos músicos, pude apreciar, con ligero orgullo, que su Hatun Exitokuna se vendía en tiendas californianas.

A continuación, una breve nota con sabor a nostalgia que publicamos en el diario Expreso, el 1 de noviembre de hace diecinueve años.


MIKI Y VAN TRES

Miki González se convirtió, la semana anterior, en el único artista peruano de rock que lanzó tres long plays en esta década. Bien por él y por el rock realizado en nuestro país.

El miércoles, un conocido pub miraflorino fue testigo del lanzamiento de la más reciente producción del artista nacido en España y que llegó pequeño al Perú en donde se le guardaba un lugar especial. Y Miki no defraudó.

Nunca les creí es una producción grabada en Lima y mezclada en los Estudios Panda de Buenos Aires. En él se aprecia la madurez del artista y el logro de una definición musical.

En Nunca les creí, Miki tiene como invitados, entre otros, a Carlos Espinoza, Hugo Bravo, Antonio Alzamora y José Pichío. Destacan el ya escuchado "Un poquito de cariño" (A1), "A la Molina" (B3), "El llamado de carne" (B1), "Es por tí" (B2) y el que da el título al disco (A2).

Lo del miércoles en el Tarot, fue solo el lanzamiento de este disco que, seguramente, le dará bueno vientos al finalizar este año e iniciar la nueva década.

Al escribir esta nota se nos viene a la memoria aquel Miki González llegando a las cabinas de Radio Panamericana -a principios de 1985- con su cinta bajo el brazo y un tema de título "Dímelo, dímelo", el que se convirtió para él en el nexo entre el disc jockey, el público y el artista; esa trilogía que tantas veces da como resultado el éxito o, por lo menos, el principio de él. Lo conocimos personalmente por aquel entonces y, más tarde, pudimos apreciar su nombre en otros discos, como aquel de Tania Libertad, Alguien cantando, editado en 1982.

Han sido años de ardua labor del músico profesional que llegó de la Berklee de Boston, rescuela relacionada a nombres como Quincy Jones, Pat Metheny o Keith Jarret. Labor, profesionalismo y estudio, que le dan a Miki tres discos; pero, sobre todo, una identidad con la cual creemos que lo prepara para afrontar a públicos foráneos, como recientemente lo demostró en Corea.

Atrás quedaron los años 75, en Bahía, Brasil; 77, con Melissa; 78, en el Carmen; 79, en la Berklee; 82, con Los Chonducos; 83, con Oba Meboto; 84, en el Festival Internacional de la Nueva Canción, acompañando a Tania Libertad, y mucho más.

Buena por Miki y sus compañeros de siempre, Eduardo Freire, en el bajo y coros; Filomeno Ballumbrosio, en el cajón, percusión y coros; Jorge Madueño, a juicio personal uno de los mejores bateristas del medio; y, finalmente, a ese personaje muchas veces incógnito, Alfredo Rossell, el manager, quienes en todo momento asistieron con su talento y capacidad a quien hoy disfruta de esta nueva producción lanzada al mercado por Discos Independientes (DIN).

Felicitaciones Miki por ser el único artista de rock que en el Perú lanzó tres álbumes en esta década. ¡Y qué década!

Desde aquí nuestro recuerdo a Miki, a "Lola", a Tocache, a Mandela, a "la pequeña", y a los niños de la calle que se ganan la vida vendiendo chicles, cigarrillos, caramelos... Todos, quienes forman parte de la historia del popular cantautor, promotor de la música afroperuana y, últimamente, entregado a la electrónica. (FOTO: Miki González MySpace).

Javier Lishner
Santa Clara, California
1 de noviembre de 2008


8 comments:

Eagle said...

Al margen del Dimelo Dimelo, la gente como que se asustó con la propuesta confrontativa y testimonial del Puedes ser tú. Las radios no le dieron mucha pelota y al final terminaronn imponiendo a grupos de onda más pop y menos "chocantes".
En mi opinión, el Puedes ser tú es la mejor criatura musical que parió Miki, no sólo en los ochentas sino de todo su andar rockeril.

un abrazo

beatnik said...

siempre lo he dicho, ya sea en conversaciones con mis amigos, en la radio o en la revista, miki gonzalez es un artista camaleónico, puede hacer lo que le apetezca y siempre lo hará bien, es un gran músico, gran talento nacional de exportación y además un tipo con un sentido del humor espectacular. si me toca responder por cual es la mejor faceta de miki, yo respondo que miki de los tres primeros discos (80s), aunque el miki actual fungiendo de dj producer, también tiene su crédito, pues está haciendo cosas sensacionales.

Jorge S said...

Pucha, el gran Micky, el disco puedes ser tu, toda una joya, me acuerdo algo de la letra "la marina está en Ayacucho en la selva control militar, una canción fuerte para esa epoca, Micky es parte de la hostoria musical del perú, una leyenda viviente

DIABOLIKFORCE said...

solo queria corregir un pequeno error...el sr.miki gonzales no es un artista que hace Rock...paradojicamente el hace de todo...menos rock...el hace un estilo que mas o menos podriamos llamarlo Pachamanca Pop...jajaja...

Javier Lishner said...

Hola Diabolikforce:

Muy interesante tu comentario. Pienso que estás en lo correcto, tal como se me ocurrió mientras transcribía la nota publicada en 1989.

Pero, la cosa no es tan simple, y creo que merece una ligera explicación.

Durante la década del ochenta, cuando empezaron a aparecer artistas y grupos locales haciendo música propia, casi no había base. Y todo lo que fuera, aparentara o coqueteara con el rock, ingresó en el mismo saco (del rock). Miki fue uno de ellos. Y es que había que aunar esfuerzos para generar un movimiento, luego de más de una década en la que casi no se produjo nada.

A esto hay que agregar que Miki, estuvo presente en cuanto evento rockero hubo. Que yo recuerde participó del Rock Beach de Radio Panamericana, del Guerrock del 88, y hasta del Claretiano Rock, que yo mismo presenté en noviembre de 1990. O sea, el artista anduvo en la misma movida que grupos de rock locales y extranjeros. Otro evento que me tocó presentar en vivo fue el Rock en Grande de la Universidad de Lima, en 1984, con G.I.T. y Fito Páez.

El tiempo es el único que ha podido separar a Miki de esa etiqueta, pues, como muchos sabemos -amén de que le guste el rock y el blues-, como músico, con sus investigaciones, ha ido más allá.

A propósito, lo que he podido ver de lo que hace actualmente, me gusta muchísimo.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Eagle:

Comparto contigo sobre el Puedes ser tú. Por lo menos, de lo que hizo antes de que yo viajara a California. Lo que he visto que anda haciendo me agrada bastante.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Beatnik:

Miki González es sinónimo de un gran artista. Va más allá del músico serio y profesional. Creo que desde que lo conocí hace casi un cuarto de siglo, fue así. Se ve en sus producciones, se aprecia en sus espectáculos.

Tan profesional que una vez, creo que fue en el Festival de Ancón - del que yo hacía de maestro de ceremonias-, su manager me exigió que no lo anunciara. Lo mandé a la mierda (a su manager)... jajaja. Después nos amistamos y quedamos en que había sido un mal entendido. Pero yo sigo pensando que no fue así. Siempre quiso hacer las cosas a su manera, ser diferente, genuino. No ser parte del rebaño. Y creo que lo logró. Miki es único.

Ah! Y si entiendo lo de su sentido del humor, que mencionas. Recuerdo que con él siempre tuve problemas en entender su doble sentido. Verdaderamente que tenía muy buen humor... pero había que conocerlo un poquito. S.e.u.o.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

Como le contestaba a Beatnik, Miki es, en efecto, parte de la historia de nuestra música. Y se lo ganó a webo. El día que venga por aquí, lo voy a ir a ver.

Saludos,

JL