Sunday, January 28, 2007

En la Bahía de San Francisco: KFOX 98.5 FM

Mi primer contacto con la KFOX fue en octubre de 1996, cuando, en las afueras del San Jose Arena (hoy, HP Pavilion), conocí a uno de sus disc jockeys, quien se encontraba en un kiosko promocional de la emisora. Esa noche, dentro del coliseo, The Who estaba por presentar su ópera cumbre: Quadrophenia, con Gary Glitter y Billy Idol como invitados.

Greg Kihn posa al lado de su nuevo Corvette. El músico y reconocido disc jockey está celebrando 10 años de the Greg Kihn Show (FOTO: KFOX).

La KFOX es una radio de programación basada en lo que algunos llaman "rock clásico". Muchos, no saben lo que ello significa y, otros, no están de acuerdo con dicha definición. Pero, el tema de hoy no es indagar en quién tiene la razón sobre lo que es el "rock clásico", sino en identificar la música que caracteriza a la referida estación de FM que, desde San Jose, transmite para toda la Bahía de San Francisco.

El disc jockey que conocí aquella vez antes del show de The Who, era Greg Kihn, a quien, en ese tiempo, yo escuchaba casi todas los días a través de su nocturno programa. Me presenté como su contraparte peruano y le comenté que recordaba a su grupo, the Greg Kihn Band, algunos de cuyos temas habían sido muy populares en mi país. En Radio Miraflores, en 1981, mientras era gerente de programación, comenzamos tocando "The Breakup Song (They Don’t Write ‘Em)”, la que tradujimos en nuestro idioma como, "La canción de la ruptura". Un año más tarde, aunque con menor intensidad, propalamos “Happy Man” y “Testify”, del álbum Kihntinued. En 1983, ya en Radio Panamericana, difundimos "Jeopardy", que pertenecía a su siguiente producción titulada Kihnspiracy, la que Discos El Virrey lanzó en versión nacional. Al final del año, el tema fue uno de los que formó parte de aquel recordado espectáculo masivo llamado La Más Más. Por esas cosas que tiene la música, los cuatro temas en mención fueron escritos por el dueto Greg Kihn-Steve Wright. Wright fue bajista de la GKB y creo que, actualmente, no anda muy bien de salud.

Cuando en 1994, tuve oportunidad de estar presente en la celebración de los 100 años de las Guitarras Gibson, en el Fillmore de San Francisco, esa noche, lo vi actuar compartiendo el cartel con destacadas estrellas del rock and roll. Entre ellos, Greg Allman, Country Joe & The Fish, Elvin Bishop, Narada Michael Walden, Hot Tuna (de los ex-Jefferson Airplane, Jorma Kaukonen y Jack Cassidy), Jerry Miller (de Quicksilver Messenger Service), Joe Louis Walker y un par de los integrantes de Little Feat, etc.

La respuesta de Greg a nuestro comentario sobre su popularidad en mi lejano país, fue positiva. Aunque, a mí, me dejó la impresión de que quiso preguntarme dónde quedaba pero no se atrevió. Un tipo simple, grato, simpático, pero, sobre todo, honesto. Creo, porque lo vengo escuchando desde aquella época, que es una persona real, sin poses ni estupideces, a pesar de que, a veces, sin querer, las diga. Al poco tiempo, Kihn, fue promovido al turno de la mañana, donde es, hoy, uno de los hombres más fuertes de la radiodifusión en el área. Musicalmente hablando, claro está. Y, su sintonía, también se la debe a su fiel compañero y amigo, Chris Jackson, quien lo secunda de una manera magnífica y singular (no confundirlo con Chris Jackson, el autor canadiense de libros para niños). El comentario sobre lo que transmite deberá ser motivo de otra nota.


The Rolling Stones, con Pink Floyd y Led Zeppelin, son puntales de la programación de los 98.5 del dial.

Ya en este siglo, envié a la radio, a través de su sitio de Internet, un mensaje en el que les recordaba que hubo alguna vez un grupo llamado Supertramp, el cual a diario ignoraban. El pedido fue como para sacarme la espina, y no seguir frustrado, aún sabiendo que mi pedido-mensaje iba a quedar, seguramente, en el Recycle Bin de alguna computadora del 1420 de Koll Circle. La sorpresa fue que, casi de inmediato, empezaron a transmitir al grupo inglés de temas como "Breakfast in America", "Dreamer" o "Take a Long Way Home". Por esos días, al hacer el comentario de esta historia a un par de compañeros del trabajo, me enteré que el hijo de Roger Hodgson, el vocalista inglés, era residente del área y amigo de uno de ellos. Hasta ahora sigo creyendo que lo de Supertramp fue solo una coincidencia pues, no dudo que hay gente que sabe de rock en esa radio. Todos son célebres personajes en eso, aunque, claro, unos saben más que otros. O, por lo menos, lo hacen notar en el aire.

Uno de los nuevos valores de la emisora, aunque con una vasta experiencia en micrófonos, es Greg Stone (no confundir con el Greg Stone que actualmente es parte del elenco de la obra Urban Cowboy). Desde no hace mucho, 2004, conduce Seventies at Seven, desde las 7 p.m. y, Stone Trek, tres horas más tarde. Este último, un espacio nocturno que, en otra estación, había hecho popular y que tiene la particularidad de transmitir aquello que no se escucha durante el horario regular de la programación. Es, como dicen por aquí, a hole on the wall (Más o menos así como mi efímero El lado oscuro de la radio, en 1160 de Lima, o la inolvidable Hora Pirata de Gerardo Manuel). El fuerte de Stone es el rock progresivo, el cual comienza después de las 10 de la noche. Entonces, ahí, uno puede escuchar desde King Crimson hasta Kayak, que, por ejemplo, Kihn, sin temor a equivocarme, nunca tocaría en las mañanas. Creo que si este Greg hablara menos, sobre todo, inmediatamente antes de la tanda de comerciales -que de por sí es extensa-, sería verdaderamente genial. Aunque es cierto que habla con propiedad. Y eso, en estos días, no es fácil de encontrar.

A las diez de la mañana, una voz femenina muy agradable, y de excelente dicción, se hace sentir mientras Greg (Kihn) se va despidiendo. Ella, además de reconocida voz, es también productora. He escuchado su nombre en la realización de algunos programas especiales de los domingos por la noche. Se llama Laurie Roberts, una inmensa mujer que, cada año, podemos ver en algunos eventos rockeros que auspicia la radioemisora para la que trabaja (no confundirla con la Laurie Roberts, columnista de The Arizona Republic). Siempre atenta a lo que acontece en el ambiente del rock, comparte noticias como la de una posible reunión de los hermanos Van Halen con el cantante original de la banda, David Lee Roth. Al menos, Laurie, nos asegura que ya se han juntado para ensayar unas cuantas canciones (Ojalá que ensayen bien "Jump", sobre todo, David, para que no pase el ridículo de intentar esos saltos que -hace más de veinte años-, su edad aún le permitía. Porque lo que vimos en Seattle hace un lustro, nos dio vergüenza ajena).

En las tardes, a las 2 p.m., Laurie le da la posta a Tim Jeffreys, tal vez, el más tranquilo de todos los que salen al aire a través de la KFOX (no confundir con Tim Jeffreys, su homónimo, destacado baterista, también, del Área de la Bahía). Siempre sensato y, a diferencia de los dos Gregs, suele dirigirse a su audiencia con las palabras exactas, sin dar muchas vueltas (por lo general, sinónimo de una persona preparada). Hace dos días, mientras Eddie Van Halen, en la mañana, era celebrado por Laurie "por sus cincuenta años de edad", Tim, en su horario, fue más preciso haciendo la mención de los 52 que cumplía el guitarrista de VH (nacido en 1955). Desafortunadamente, al igual que a Laurie, no podemos escucharlo muy a menudo por la cuestión del horario, porque, al menos, yo, no fui educado para ir a trabajar con un i-Pod en la cintura, a pesar de que, trabajando en Google, podría hacer un esfuerzo, sin descuidar mis responsabilidades, claro está.

La agradable Laurie Roberts en medio de sus compañeros de micrófono, Greg Kihn y Chris Jackson. (FOTO: KFOX).

Billy Vega es otro de esos valores que pertenece al staff desde hace más de una década. Es un genuino deejay, con una gracia muy particular, quien goza de mucha simpatía por la sinceridad con la que se expresa. Se le escucha únicamente los fines de semana, aunque, a veces, cubra el puesto de alguno de sus colegas. Total -lunes, jueves o domingo-, transmite la misma música.

Entre los grupos favoritos de la KFOX parecen estar Foreigner, the Eagles, Van Halen, Paul Rodgers
(con Bad Company y Free), Queen, Pink Floyd, y Led Zeppelin. Los Rolling Stones y The Who, más que los Beatles, también tienen un lugar preferencial, al igual que el local Carlos Santana. Tom Petty, Journey, Styx y Kansas, amén de otros ochenteros, le siguen en popularidad. Canciones de Ted Nugent, por ejemplo, nunca he percibido. Y, claro, no nos perdemos de nada.

Los fines de semana, Sloppy Joe, se deja escuchar con un estilo pícaro y más juvenil que cualquiera de sus asociados. El deejay, que alguna vez fue competencia de la KFOX, desde otra estación de rock más actual, finalmente, al vivir en carne propia el cambio de programación de su radio -la archi sintonizada KSJO-, fue a parar a los confines de la 98.5. Por eso, nunca hay que burlarse de la competencia porque, por angas o por mangas -como dicen en mi patria-, podemos terminar en sus redes. De acuerdo al sitio de Internet de la radio, Sloppy gusta de los Raiders, AC/DC, Led Zeppelin, y de una cerveza bien fría. La KSJO, de la que Sloppy fue una de sus vitales figuras, fue fundada en los años cuarenta, y se convirtió en la segunda emisora de San Jose. Le hizo competencia a la recordada KOME, en los 98.5 FM, predecesora de la actual KFOX (de cuyo adhesivo promocional, Radio Panamericana de Lima emuló el diseño de la otrora popular "calcomanía clave"). A fines de los sesenta, la KSJO se definió como una estación de rock, y, como tal, fue testigo de aquella era de cambios en el mundo. Empero, luego de 35 años de transmitir desde Hendrix, Creedence y The Doors hasta Scorpions, Def Leppard, Whitesnake, Megadeth y Metallica, ahora, solo difunde música latina, el gran porcentaje, venida de México. La empresa (Clear Channel), tuvo como meta el segmento de la población hispana, que sigue creciendo en el área. Sucedió con La Preciosa, así se llama ahora, tal y cual como en mi tierra, donde, el fundamento, para algunos broadcasters, no tiene sentido, y cambian de programación, así como yo cambio de trabajo. Pero, a diferencia de La Preciosa, las de mi tierra, ni siquiera le cambian el nombre.

Los sábados y domingos, se deja escuchar otra experimentada voz que transmite mucho a los Beatles. Por años, es seguidora de Genesis y, suponemos, debe estar muy alegre de que el (reunido) grupo vuelva a las tablas el 2007. Se llama Karin Nakamura y, al igual que Sloppy, llegó a la KFOX de las canteras de la desaparecida KSJO. Empero, al igual que Laurie y Greg Stone, tiempo atrás, fue integrante de los 98.5, cuando aún se llamaba KOME, y hacían historia por estos lares. Karin, por su identificación con los Beatles, muchas veces, me hace recordar los programas de sábados por la mañana que, a principios de la década del setenta, conducía, en Lima, Pepe Barreto, el locutor peruano que hoy es estrella en Hollywood (con Estrella en el Hollywood Walk of Fame incluida, aunque sea por pasar rancheras).

Los concursos que la radio promueve son saludables para el oyente, y beneficiosos para los participantes. Actualmente tienen varios, entre los que más destacan: El Salute To Music Teachers, organizado para premiar al mejor maestro de música en los colegios. El Last Band Standing Showcase, en tanto, busca premiar a las nuevas bandas locales de rock.

Injustamente olvidado en la programación: Mr. Ritchie Blackmore y sus genialidades con Deep Purple y Rainbow.

He oído varias veces de gente que, incluso, no es tan devota del llamado "rock clásico", que otra de las ventajas de la KFOX es "que se escucha muy bien". Y aunque, a veces, Greg Kihn, habla hasta por los codos, es siempre agradable escucharlo conversar, de tú a tú, con Neal Schon, Brian May o Roger Waters. Esas son las cosas que no suceden en ninguna otra parte del dial. Hace unos días lo hizo con Joan Jett, a propósito de recordar a su ex-compañero de the Greg Kihn Band, el baterista Larry Lynch, quien acababa de fallecer. Lynch, alguna vez, también tocó para la cantante de "I Love Rock and Roll".

Pero, al igual que alguna vez extrañamos a Supertramp, sigo creyendo que hay nombres que, sin razón alguna, tienen desatendidos. Esperar que toquen a Uriah Heep o a Kin Ping Meh, es como pedirle peras al olmo. The Ramones, una a las quinientas. Sin embargo, T-Rex y Deep Purple, bien podrían ser parte de la programación diaria de una radio que recurre a la fórmula segura de nombres exitosos. De Purple casi no tocan nada que no sea "Hush". Creo que ni siquiera, "Smoke On The Water". A menos que uno se despierte a las 4:50 de la mañana y tenga la suerte de oír "Woman From Tokyo".

Javier Lishner
Santa Clara, California
28 de enero de 2007

4 comments:

Dardo Razzo said...

Hoy, 30 de enero, edicion especial de Genesis Platinum Collection para el 56º cumpleaños de Phil Collins, espero tu visita, saludos. Dardo Razzo. http://genesisplatinum.blogspot.com/

Javier Lishner said...

Dardo:
Excelente tu página dedicada a Genesis. Hacía tiempo que no la visitaba. Un saludo a Phil a través de tu interesante blog.
Un abrazo,

JL

juan carlos said...

Javier...como estas,acabo de leer tus comentarios,me dió gusto saber de tí,te dejo mi correo para estar en contacto hurathos@gmail.com,muchos saludos amigo,desde Lima
JUAN CARLOS HURTADO

Javier Lishner said...

Hola Juan Carlos:
Un gusto saber nuevamente de ti. Lo ultimo que supe, a traves de terceros, es que hubo ciertos cambios en Radio Z, que era donde trabajabas. Lo que nunca supe fue el final de la historia. Y, gracias por visitar el blog.
Espero que, de una u otra manera, todo te este yendo bien.
Recibe un fuerte abrazo,

JL