Saturday, September 09, 2006

MEGADETH, POGO Y ROCK & ROLL

Leí una historia que decía que fue Sid Vicious el precursor del pogo. Cuentan que cuando aún no era integrante de los Sex Pistols fue a ver a la banda y, como aquella estaba tocando al mismo nivel del público, Vicious, al no poder ver al grupo, comenzó a saltar y a empujar a quienes estaban a su alrededor. Esa es, al menos, una de las leyendas de los orígenes del pogo que se tiene registrada. Empero, esos incipientes saltos de mediados de los setenta tuvo su etapa de maduración y, hoy, llega a mucho más que empujones (cadenas, púas, pandillas, etc.). Vicious, finalmente, logró ocupar un puesto en Sex Pistols, y, como no era de sorprender por sus malos hábitos, murió a los 21 años por lo mismo que mató a varios: la sobredosis. Después de tanto tiempo, hay gente que aún señala a Vicious como la razón de la definitiva separación de la banda punk, luego de su presentación en el Winterland de San Francisco el 14 de enero de 1978.

Sid Vicious y John Lydon durante la última actuación de Sex Pistols. (FOTO: AP).

[EL POGO Y YO] En 2001, cuando participé del OzzFest, esa tour rockera inventada por la señora Osbourne para hacer dinero -y copiada del Lollapalooza de Perry Farrell-, sufrí accidentalmente mi desencanto directo con el pogo. Me encontraba caminando por el gramado cuando, repentinamente, la turba llegó hasta donde yo estaba. El reunido Black Sabbath aun no había comenzado su show, y tocaba un grupo de nombre Slipknot, de quienes había escuchado muy poco. Lo cierto es que mientras pensaba en ver por primera vez a uno de mis grupos favoritos de toda la vida, y con su formación original, me encontré en medio de la muchedumbre confusa y desordenada. En ese pequeño sector, donde zapatillas, zapatos y botas de distintas marcas solo daban vueltas y vueltas, casi no había gramado. Mientras andaba en los suelos, entre botas, zapatos y zapatillas, recordé que en mi vida había consumido de todo pero, nunca, tierra. Aquella tarde, entre empujones y golpes, fui parte del caos. Sin embargo, fiel a mis dogmas, decidí, al igual que Adam Smith, dejar hacer, dejar pasar. Después de todo, fui yo quien se metió en su terreno. El rock and roll es y siempre será de los jóvenes, muy aparte de lo que, a estas alturas, pueda decir Mick Jagger.

[MEGADETH ATACA] Alguna vez les preguntaron a los integrantes de Megadeth qué hubieran querido ser de no haber sido músicos. Shawn Drover, el baterista dijo que bioquímico; James LoMenzo, el responsable del bajo contestó que reportero gráfico; en su momento, Glen Drover, el guitarrista, dijo que le hubiera gustado ser cirujano. Y, cuando le tocó el turno a Dave Mustaine, el fundador de la banda, replicó: "Hubiera querido ser presidente de los Estados Unidos de América". Y es que Mustaine, con su frágil apariencia, es muy político. Y muchas de las canciones de Megadeth, van por ese camino. No en vano le he escuchado decir más de una vez: "Somebody has to say something", como lo repitió anoche ante miles de espectadores. Esta es la séptima reencarnación del cuarteto formado por Mustaine luego de su retiro forzado de Metallica, y la tercera que nos toca verlo.


[RIO 91] En 1991, Mustaine llegó a Rio de Janiero con David Ellefson (bajo), Marty Friedman (guitarra) y Nick Menza (batería) que, a la postre, se convirtió en la formación más estable. Era la gira del Rust In Peace y compartió escenario la misma noche con Sepultura, Queensrÿche, Judas Priest y Guns N' Roses. Fue una velada sensacional de la que escribimos en su momento. Ocho años después, lo vi en el Santa Clara County Fairgrounds, hasta donde llegó con un nuevo integrante, Jimmy DeGrasso, en batería. En aquella oportunidad Megadeth compartió el cartel con Sammy Hagar, quien fue el headliner de la tarde. Antes de ellos tocó Sevendust.

[EL GIGANTOUR] Esta vez, finalmente, lo vimos en su propio show, el Gigantour. El único estreno fue el bajista James LoMenzo, de quien supimos cuando era integrante de White Lion. Megadeth se presentó en el McAfee Coliseum luego de Lamb of God, que me hizo recordar la tarde de Slipknot. Felizmente, esta vez, no había gramado ni tierra, y estaba ubicado en una segura butaca del coliseo de Oakland, un poco lejos como para no terminar en el suelo, pero lo suficientemente cerca como para analizar los actos de la muchedumbre. La segunda fila no fue una mala opción.


Dave Mustaine al mando de Megadeth. (FOTO: Truth Mag).

Durante los primeros treinta minutos del show, la música de Mustaine & Co. no dejó espacio ni para el saludo. Cada vez que las guitarras iban finalizando las melodías, desde el fondo, el Drover baterista, comandando una impresionante TAMA que incluía dos bombos, iba iniciando la siguiente canción. Y así nos tuvieron hasta que pudimos, finalmente, escuchar hablar al líder.

La presentación de Megadeth apoya la reciente aparición de su disco Greatest Hits, que fue lanzado luego de The System has Failed de 2004, el que hace hincapié a la pérdida de valores en la sociedad. La escenografía, como sucedió el año pasado, consta de una gruesa lona muy bien pintada que cubre el fondo (y se ve bien), y les ha de resultar fácil de manejar cada fecha que tienen pactada. El grupo utiliza juegos pirotécnicos que, sin duda alguna, tienen en Kiss a su mejor cliente. Durante la recta final recién escuchamos "Kick The Chair" y "Symphony Of Destruction".

Anoche, luego del show que brindó Megadeth en la Bahía de San Francisco, muchos quedamos agradecidos de que Mustaine, LoMenzo y los hermanos Drover, hubieran elegido la profesión correcta. Ahora, simultáneamente a la gira, van planificando la aparición de su próximo disco cuyo título, de acuerdo al mismo Mustaine, admirador de Kiss, sería "United Abominations". ¿Y saben por qué? Tal vez el señor Pérez de Cuéllar nos pueda dar una mejor explicación.


Las manos del Gigantour, en honor al heavy-metal. (FOTO: Truth Mag).

"The Gigantour is the spirit of the heavy-metal captured in a festival", fueron las palabras con las que Mustaine agradecía a la audiencia luego de destrozar completamente su guitarra al más puro estilo Pete Townshend, con la diferencia de que este lo hacía hace cuarenta años frente a los amplificadores y Mustaine lo hizo anoche en contra del fierro que sirvió de base para la batería. Y mañana actuará en San Diego, donde estuvo el 28 de julio del año pasado. So far, so good.

Javier Lishner
San Jose, California
9 de septiembre de 2006

NOTA RELACIONADA:
- Perú en Rock: Y AHORA MEGADETH Y JOE SATRIANI

4 comments:

Javier Vasquez L said...

Buenas noticias en Peru: Megadeth este 11 de junio en la explanada del Monumental!!!

Javier Lishner said...

Así es mi estimado Javier. Por ahí pusimos en abril una nota que dice así:

Perú en Rock
Y AHORA MEGADETH Y JOE SATRIANI

Un abrazo,
JL

Jorge Luis said...

A propósito de Megadeth en Lima, dejo el link de mi crónica de su fabuloso concierto. Espero tus comentarios.

http://elsucioharry.blogspot.com/2008/06/megadeth-en-lima-sinfona-de-destruccin.html

P.D. Muy bueno tu blog, felicitaciones.

Javier Lishner said...

Hola Jorge Luis:

Gracias por visitar el blog y dejarnos el enlace a tu crónica sobre Megadeth en Lima.

La leí y dio una buena idea de lo que ahí pasó el 11 de junio. Solo me sigue quedando la duda sobre cuánta gente asistió. La verdad, no porque me interese mucho (para mí, veinte o diez mil es casi lo mismo), sino porque -como seguramente tú- yo ando preocupado por el futuro de este tipo de eventos en la capital peruana. Leí de nueve mil, tú dices otra cifra, otros publicaron que seis mil... En fin.

Saludos,

JL