Friday, July 11, 2008

Metallica en San Jose
EL ROCANROL QUE PARÓ EL TRÁFICO

Desde la noche anterior, un par de emisoras habían comenzado a anunciar el concierto gratuito de un grupo de rock. Esta vez, iban a ser los residentes de San Jose quienes iban a recibir un concierto al aire libre, de una de las populares bandas de aquel momento.

Era junio de 1996 y Metallica acababa de lanzar Load, el sexto de sus discos. Lo que sucedió en el sur de San Jose aquella vez fue un caos. De acuerdo al oficial Louis Quesada, ni la policía fue informada del evento. Metallica estaba listo para poner su escenario móvil en el frontis de una tienda de discos y, como ya lo habían hecho otros (los Rolling Stones y U2 entre ellos), dar un espectáculo en agradecimiento a sus fans.

San Jose es la capital del Silicon Valley, ese lugar en la Union Americana que concentra algunas de las principales empresas de alta tecnología. Es una de las diez ciudades más grandes del país, y, si alguna vez su economía dependió de la agricultura, hace ya varias décadas que eso viró hacia el aspecto tecnológico. Fue, además, la primera capital del Estado de California. Y aunque tiene una considerable población, parece que siempre vivirá a la sombra de San Francisco. Entre nosotros, esta área es conocida como the South Bay. Mucha gente que viene a San Jose se refiere como a San Francisco. Cuando la FIFA en 1994 escogió la sede de Stanford, muy cerca de aquí, para el Mundial de Fútbol de ese año, la llamó la sede de San Francisco. Y, el aeropuerto, que queda entre las localidades de San Bruno y Milbrae, es el SFO, el Aeropuerto Internacional de San Francisco. Y es que San Francisco es... San Francisco. Qué duda cabe.

A falta de voluntarios, buenos son los carritos de compras.

Al sur de la Bahía, en San Jose, el tráfico entre Blossom Hill Road y Santa Teresa Boulevard se interrumpió por varias horas. En realidad, desde muy temprano en que empezaron a llegar los metaleros y algunos curiosos más. La espera de la banda hizo que los jóvenes comenzaran a empujarse unos a otros con eso que llaman pogo. Entre los establecimientos de ese cruce estaba ubicada una de las tiendas Tower Records, de grata recordación. Al mediodía, el estacionamiento del centro comercial frente a la tienda de discos, se encontraba completamente poblado. Y, por esas cosas de la vida, la banda que la muchedumbre esperaba, era de San Francisco (por más que sus biógrafos no lo refieran así muy a menudo).

Cuando se abrió la unidad móvil se dejó ver en el escenario un par de banderas; la americana a un lado y, la de un pirata, al otro. Había un par de banderolas más. En una se leía: "Alcoholics: To Live Is to Drink. World Unconsciousness Tour". Desde las 3:45 de la tarde, los reyes del thrash metal interpretaron viejas canciones como "So What", "Whiplash", "Creeping Death" y "Sad but True". Del disco recién publicado, alejados de la música con la que se habían identificado, se lanzaron con "2 X 4" y "Until it Sleeps". Al igual que durante tanto tiempo lo hizo the Grateful Dead, Metallica permitió a sus seguidores grabar su presentación con cualquier aparato audiovisual.

Mientras la policía intentaba reorganizar el tráfico, el show iba llegando a su fin. Los problemas vendrían después. Al ser entrevistada Barbara Williamson, la gerente de esa tienda de discos, dijo: "Metallica no necesita hacer esto... Lo han hecho por sus fans. Ellos venden tantos discos sin necesidad de esto". Su apreciación, que fue entendida por unos, no fue suficiente para la policía que , aquel martes, tuvo que cerrar algunas salidas a las autopistas y calles aledañas, amén de reinventar el tráfico durante unas horas.

"El sur es una playa fantástica... El sol siempre se queda en el sur...".

Al día siguiente recién comenzó el bolondrón. Mientras la policía esperaba obtener miles de dólares de la tienda, para pagar el trabajo y las horas extras de sus oficiales; Barbara Williamson afirmaba que tres meses antes había hecho saber sobre un concierto en frente de su negocio. Lo que no calculó bien Williamson, es que irían a acudir 10,000 personas. Dijo que, en mayo, el Departamento de Policía ni le pidió ni le informó que tenía que obtener un permiso especial. Claro, como dijo el teniente Allen McCulloch después del concierto, la dama solo informó que esperaba a unas 2,000 personas y no reveló el nombre del grupo invitado. "De haber sabido que era Metallica, nuestro Departamento nunca hubiera emitido un permiso, solo por seguridad pública", afirmó el agente.

Pero ya era muy tarde. Hetfield, Hammett, Newsted y Ulrich, ya habían dejado el área, Tower Records había vendido varios cientos de discos y el público estaba de vuelta en su casa. Yo, que solo había tenido oportunidad de estar metido entre 250,000 personas -cuando era más joven, claro está- desistí de formar parte de ese pequeño gran tumulto. Me la perdí, a pesar de vivir a unos diez minutos de allí. Otra hubiera sido la historia si por ese tontolín que tiró la botella al escenario, se hubiera suspendido el show. Casi sucede pero Metallica dijo, adelante, seguramente, por los otros 9,999 fanáticos.

Javier Lishner
Santa Clara, California
11 de julio de 2008

NOTA RELACIONADA:
- U2 en San Francisco: ROCK AND ROLL STOPS THE TRAFFIC


5 comments:

Anonymous said...

Hola,
¿quieres intercambiar enlaces?
Mi sitio www.acasta.com.ar es sobre videos y letras de música rock argentino.
Si te interesa puedes agregar un enlace a mi sitio con el título "rock nacional" y después enviame un mensaje desde el formulario de contacto de mi sitio web indicandome el tuyo asi te agrego.

Saludos.

Javier Moreno said...

Que dice que dijo Peter Gabriel? No le entendi ni pio.

Gaston Medina said...

Javier:
Super emotivo el artículo. Y es que, es solo rock and roll y nos gusta...
A nuestro amigo argentino, estoy buscando el concierto "Dos Rodriguez" que dieron Andres Calamaro y Ariel Roth, ex inmtegrantes de Los Rodriguez. Este concierto fue en Diciembre del 2006.
Voy a visitar ese sitio web.

Javier Lishner said...

Hola Anonymous:

Gracias por visitar el blog. Tuve oportunidad de visitar el tuyo y encontré muy buena información.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Javier:

Hasta hoy tenía pensado que tú serías el traductor oficial de mis obras completas... jaja.

Para algunos lectores que en un futuro vean este comentario, hay que hacer saber que te refieres a las palabras de Peter Gabriel puestas momentáneamente en la sección THE THINGS THEY SAY. Y no tienen qué ver con la actuación gratuita de Metallica en San Jose, en 1996.

La entrevista completa de Gabriel fue publicada en octubre de 2006 en el inglés Telegraph. Por si deseas leerlo, aquí está el enlace:

http://my.telegraph.co.uk/david_derbyshire/blog/2006/10/27/exclusive_peter_gabriel_interview

Un abrazo,

JL