Wednesday, July 02, 2008

EL COMERCIO: Promoviendo los triunfos ajenos

En el diario peruano El Comercio, a pesar de sus casi 170 años de existencia y de autodenominarse el Decano, aún no se dan cuenta que los triunfos individuales de los peruanos en el exterior, no son triunfos peruanos. Son triunfos de los bolsillos de esos peruanos. Y nada más.


Anoche leí con asombro en su edición de Internet que "Farfán viajó para unirse al Schalke 04 y Juan Vargas al Fiorentina italiano". Pucha que por enésima vez se me quisieron parar los pelos. O sea, la segunda noticia más importante del más importante diario peruano para el mundo es sobre Farfán y Vargas, un par de fracasados con la camiseta de la selección peruana.

A tan solo dos semanas de una de las mayores desgracias futbolísticas en la historia de ese deporte en el Perú (la derrota de 6 a 0 frente a Uruguay que nos puso en el último lugar de la tabla con miras al Mundial de Sudáfrica 2010), El Comercio informa sobre los triunfos individuales de Farfán y de Vargas (y del otro maleta en Alemania), sin ninguna razón más que, seguramente, la de levantar nuestro alicaído ego. Pero lo intenta levantar, como viene siendo su costumbre, con un triunfo ajeno. O sea, no saben que aquel que no representa oficialmente a la Nación, solo se representa a sí mismo.

En limpio, el que no se coloca la camiseta del seleccionado peruano con la venia de la federación, delegación, asociación o gobierno peruano, así se apellide Farfán (y se llame Jefferson), no representa al Perú. Farfán, por más peruano, limeño y criollo que sea, cuando se coloca la camiseta del Schalke 04, aunque suene raro, no representa al Perú. Representa a su equipo, a su manager y a sí mismo. Tampoco cuando ha obtenido lauros en otros lugares de Europa, simplemente porque lo hizo de una manera individual. Es su negocio, y no del Perú. Como lo hace mi amiga María Fé en Ciudad del Cabo o yo, aquí, en California. El mérito es grande pero es personal. Y cuando se informa de esa manera, confunde. Por momentos hace sentir al hincha en la gloria y colmado de orgullo, cuando la verdad es otra.

No hay que ser muy ingenuo, ni envidioso, para pensar que los triunfos individuales de Vargas o de Farfán van a llevar júbilo y algazara al país. Creo, al igual que el amigo Hel desde Los Olivos, que antes habría que promoverse, por ejemplo, noticias de los muchachos del colegio Ricardo Bentín que ganaron la Copa Coca Cola 2007 y podrían ser el futuro del balompié nacional. Y no a esta sarta de borrachos e irresponsables como Jefferson Farfán, que está impedido de vestir la casaquilla nacional por haber hecho desbarjustes cuando el país entero confiaba en él. Pero, el Decano, a pesar de que el jugador está vergonzosamente suspendido de vestir el (sagrado) uniforme nacional, lo premia informando en primera página sus triunfos, de los que, el Perú, solo recibe goles.

A veces hay que cuidar un poquito la saga, sobre todo, cuando se es el Decano. Salvo mejor parecer.

Javier Lishner
Santa Clara, California
2 de julio de 2008


10 comments:

Anonymous said...

buena!
seria interesante analizar en su totalidad la linea editorial de el comercio.
no solo se cometen estos excesos en la seccion deportiva del periodico ese ( que se jacta de ser el "decano de la prensa nacional"... atencion: lo viejo - en este caso lo "antiguo"- no es sinonimo de calidad!), sino toda la publicacion esa es un solo de imagen destorsionada del peru y de la imagen del peru en el mundo. mas pasa el tiempo y mas me averguenzo de alguna vez haber creido en lo que leia en el comercio.
uno de los miro quesada (fundador del panfleto este)cuyo nombre no recuerdo, decia: "el periodismo puede ser la mas noble de las profesiones, o el mas vil de los oficios".
el tio se debe estar revolviendo en su tumba!

Anonymous said...

No señor, no creo que El Comercio tenga mala intención en esto. Unicamente quiere informar el exito de nuestros futbolistas fuera del pais. Lo de "la primera plana" lo ponga en duda pues como dice el articulo es su "edicion de internet"....

Anonymous said...

dedicate a la musica javicho! esos nunca van a cambiar. te lo digo yo...

beatnik said...

hola javier.
siempre hablar de futbol nacional de nos remueve pasiones encontradas, nos quejamos siempre de las pobres presentaciones de las últimas selecciones peruanas, nos quejamos de los dirigentes, de los entrenadores, en fin, pareciera que ésto no tiene cuándo acabar. algunos proponen medidas radicales como buscar la desafiliación del Perú de la fifa durante unos años para recomenzar y reestructurar todo, la idea no me parece mala, creo de alguna manera tiene que haber una reforma seria y de largo plazo. aqui te dejo con una pagina web donde todos los que estamos indignados podemos hacer sentir nuestra voz para cambiar y darle un nuevo giro al rumbo del futbol nacional

http://www.salvemosalaseleccion.com/


un abrazo y larga vida al rock n roll!!!

Javier Lishner said...

Hola Anonymous:

Permíteme que te diga que "los excesos" no los cometen en la sección deportiva sino en la primera página. Es ahí donde yo me baso. Quieren tapar el desastre colectivo del fútbol, levantando la pasión por el lado del éxito individual de algunos jugadores, que a los peruanos -luego de esa desastroza campaña- nada nos debería importar. Lo de borrachos e irresponsables, es, por coincidencia, algo extra a la ecuación.

Informar sobre el éxito de cualquier peruano (dentro o fuera del país) no tiene nada de malo, el problema nace cuando nos quieren vender el Schalke 04 o la Fiorentina como que fuera la selección. Y de aquí en adelante nos tendrán mañana, tarde y noche, con los resultados de esos equipos que hasta nos alegramos cuando triunfan y nos apena cuando caen derrotados, y allí es donde comienza el fondo del asunto: promover la falta de identidad con lo nuestro... vivir en las nubes con lo que pasa en Italia o en Alemania, mientras lo nuestro sigue en el trastero, ahí, olvidado.

O no recuerdan cómo nos tuvieron en primeras páginas con el Bayern de Pizarro? ¿Y de qué nos sirvió? Un gran jugador en Alemania pero una rémora cuando tuvo lo que a nosotros nos debería importar que es la selección peruana.

Y El Comercio, aunque no sea el único que cae en esto; ante todo, debería de dar el ejemplo si es que se llama el Decano.

El tema es largo y los ejemplos son tantos que por ahora lo dejo aquí.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Anonymous:

Yo quisiera pensar como usted: que no lo hacen con mala intención.

Saludos y gracias por visitar el blog.

JL

Javier Lishner said...

Hola Anonymous:

Claro que me dedico a la música. Pero hay otras cosas que uno encuentra mientras se dedica a la música. Y esta fue una de ellas.

No es mi intención de que cambien. Solo quería expresar mi opinión ante su manera de hacer periodismo.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Beatnik:

Sí, pues. El fútbol tiene eso de las pasiones encontradas.

Lo que yo veo aquí es que mientras la selección necesita el apoyo de todos (incluyendo por supuesto al periodismo), algunos se van por la tangente y se dedican a echarle porras a los tres o cuatro individuos que triunfan en otras latitudes como si eso importara en este momento casi de "emergencia" que vive el fútbol en el Perú.

Visité la página... y ya di mi voto. Que los boten a todos y comenzar con otra gente, con otro espíritu, con otra visión.

Un abrazo mi amigo rockero. ¿Es cierto que va Kiss a Lima?

JL

Anonymous said...

Hola Javier y todos,
lo que ha mencionado Javier es 200% cierto. El comercio no solamente da tribuna a logros ajenos, sino los enaltece como un logro absoluto. Miren pues, como los sicarios del Sr. Farfan ROBARON la camara del reportero de canal 5 y se fueron corriendo como vulgares pirañitas.
Despues veo en el canal 2, los miles y uno reportajes al Sr. Farfan mostrando su casa con una piscina.

Bueno el hecho esta en que la prensa es extremadamente PATERA de los logros de unos futbolistas.
Cual ha sido el ejemplo que nos da el sr. Farfan con aquella agresion a los periodistas?
EL comercio no debe ser llamado Decano sino mas bien un jefe de practica, y de una de esas universiduchas de mala muerte que pululan por Lima.

Te felicito por tu coemntario Javier,
un abrazo desde el frio Los Olivos
en Lima.

HEL

Javier Lishner said...

Hel:

Lo que tú describes es lo que yo llamo, vivir en la irrealidad. Inventar historias para que la gente se lleve alguito de eso, aunque al final llegue a su casa sin nada.

El peor error para un pueblo son aquellos que promueven la falta de identidad.

Un fuerte (y caluroso) abrazo,

JL