Thursday, January 10, 2008

Rock in Rio II
LA HORA (Y MEDIA) PIRATA

Gerardo Manuel hubiera necesitado de más de uno de sus clásicos programas radiales para poder transmitir todo este disco de poco más de 90 minutos. Alguna vez escuché de alguien que, Gerardo, el conocido comunicador peruano, que canta, bromea y escribe, rockero por antonomasia, había participado del Rock in Rio II, aquel festival realizado entre el 18 y 27 de enero de 1991, en la antigua capital brasilera.


Antiguamente, "el disco pirata" era aquel que alguien reproducía de un evento específico, llamémosle concierto, con un sonido seguramente mediocre o malo, pero que, para los amantes del rock, poco importaba. La cosa era tenerlo. El primero que obtuve de esos fue uno de Deep Purple, cuándo no! Era doble y lo cuidé tanto, o más, que este que muestro en la foto. Claro, entre uno de mediados de los setenta y otro de principios de los noventa, debería haber cierta diferencia. Entre uno grabado análogamente y, otro, de forma digital, también. Y las hubo.

[JIMMY CLIFF] El evento de enero de ese año se inició un día viernes con la presencia de artistas brasileros y de la orquesta sinfónica local. La parte internacional (como en Woodstock 69 le tocó a Richie Havens); en Rio 91, le correspondió a Jimmy Cliff. El artista jamaicano, actor, músico, innovador, cantante, escritor, productor, activista, empresario y, según él mismo, mucho más, dió la bienvenida rockera con reggae.

[JOE COCKER] Para quienes teníamos esa sed de festivales, la presencia de Joe Cocker sí que nos llamaba la atención. Se sabe que el cantante británico nunca fue un gran compositor pero sí el mejor intérprete (Ver nota ¡QUÉ BUENA COPIA!). Y ahí también estuvo, en la primera noche, luego de Colin Hay y de Jimmy Cliff. Recuerdo que esa velada la cerró Prince, pero esa es otra historia. Lo que pude ver de Prince, prometo que no lo vio nadie, a excepción de Roberto Medina, el millonario organizador, y de su esposa Alice. Y no fue la noche de la bandera peruana.

[BILLY IDOL] El barón inglés del rock, tan popular en los años ochenta, tuvo cuerda hasta los noventa. Iniciada la nueva década había lanzado Charmed Life, del cual las radios cariocas transmitían "Cradle of Love". De ese disco también recuerdo "L.A. Woman", el clásico de los Doors; y una buena canción, aunque no irradiada, de título "Prodigal Blues". Le tocó suplantar, en una de las dos noches, a Robert Plant, quien nos dejó literalmente plantados a última hora.

[SANTANA] Siempre lo había querido ver. La noche que lo ví por primera vez, fue justamente en Rio, el 19 de enero de ese año. En esa misma función, a Santana le tocó salir antes que Billy Idol, una de las publicitadas figuras de aquellos días. Hasta hoy, sigo considerando esa velada -la de Santana, Idol y el otro-, como la que más sentimientos, energía, y salud, me trajo durante mis años locos.

[INXS] En contra de lo que puedan pensar Javier Fernández y Sonia Freundt, mis amigos con quienes viví, respectivamente, la Voodoo Lounge y la Steel Wheels Tour de los Rolling Stones; el evento que fue como el camino, verdad y vida de mi carrera en prensa, fue la noche de INXS. Tal vez no fue la mejor, pero la vibra de aquella vez, esa conexión cuasi mágica entre público y artista, se dió a mil por hora. Telonearon para el grupo australiano, Carlos Santana y William Broad, más conocido como Billy Idol.

[GUNS N' ROSES] Sin duda que fueron los mayores exponentes del festival. Nadie lo niega. Estaban unidos, eran populares, tenían aún la edad para estrellas de rock, y, como si no fuera suficiente, les duraba esa primera ola con la que se iniciaron, el año del primer Rock in Rio. La noche del estreno de Guns N' Roses en Brasil fue el 20 de enero, en la víspera de mi cumpleaños número nosecuántos. La siguiente fue el 23, compartiendo escenario con Sepultura, Megadeth, Queensrÿche y Judas Priest.

[JUDAS PRIEST] Lo más popular no es siempre lo mejor, y, aunque después de tantos años tenga que ir en contra de la corriente, la noche de los headbangers, personalmente, se la doy a los Judas Priest. Ni tan populares como los GN'R ni tan carismáticos como Billy Idol, ni tan brasileros como Sepultura. Pero si de calidad se trata, esas guitarras gemelas de Tipton y Downing -en Brasil o en la Luna-, suenan a rock, ese del que aprendí de Purple y Sabbath, mientras estaba en primaria.

[EL DISCO] La placa doble contiene quince canciones de los artistas arriba descritos. La primera, tiene tres de Joe Cocker, incluyendo una larguísma versión de "With A Little Help From My Friends"; dos de Billy Idol, incluyendo "Rebel Yell"; una de Jimmy Cliff, de título "Save The Planet"; y tres de la obra australiana de los ochenta, INXS: "New Sensation", "Never Tear Us Apart" y "Bitter Tears".

El segundo disco, trae tres de Santana, incluyendo el Woodstockniano "Soul Sacrifice" (de más de 15 minutos); dos de los Roses, incluída "Patience" y, una de los Priest, "Another Thing Comin'", la que hizo retumbar el Maracaná, la noche de "la del candado".

No pude encontrar la foto de Johnny López, mi amigo peruano, tomándose unas chelas con Michael Hutchence, el desaparecido vocalista de INXS a quien, el 21 de ese mes, luego de que lo empaté en edad por un día, el 22 me volvió a sacar ventaja. En cambio, con el buen Gerardo, el experimentado ex-conductor de "La Hora Pirata", nunca nos vimos.

Javier Lishner
Santa Clara, California
10 de enero de 2008

11 comments:

miguel said...

Hola amigo Javier
No sabes como me inspiro cuando escribes del maestro Gerardo Manuel ja ja... bueno la verdad me queda la duda estuvo o no estuvo en rock en rio II... a lo mejor vio el festival a dos cuadras por eso no lo viste amigo javier ja ja ja... un abrazo

Ernesto said...

Ahh.... los discos piratas tambien conocidos como "bootlegs", habia algunos que tenian una buena calidad pues habian sido grabados desde la consola de sonido del concierto respectivo. Ejemplos: Guns'n Roses Wembley, Metallica Totally Destroy Canada....

Javier Lishner said...

Ernesto:

Claro, el de RIR no suena mal. Pero me refería a los de la época cuando la pelota era cuadrada.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola amigo Miguel:

Dos y dos son cuatro, cuatro y dos son seis...

Un abrazo,

JL

jam said...

Hola Javier:

Debo corregirte, a lo que te refieres como "disco pirata" es en realidad un "bootleg", que es un disco grabado a partir de un concierto en vivo sin autorización de la compañía disquera ni del grupo. El "disco pirata" es un disco editado sin la autorización de la disquera, de allí que un "bootleg" es por naturaleza un "disco pirata", pero un "disco pirata" no es necesariamente un "bootleg"... Cuestiones de semántica en derecho de propiedad intelectual...

Un abrazo desde Costa Rica

Juan Alberto

P.D. Mándame tu correo personal que lo perdí...

Guillermo said...

Esta buena la aclaración mi querido Killing, aunque parece inspirada en Martha Hildebrandt.

A ver si a ti sí te escribe ya que el propietario de este blog me ha quitado el habla.. o más bien la letra...

Willy

Javier Lishner said...

Jajajajaja. Mi estimado Juan Alberto. Si hay algo que no voy a discutir contigo, es de discos ni de calvicie.

No obstante, reafirmo que en mi época, que casi es la tuya, a eso que hoy se le llama bootlegs se le conocía en el medio peruano como disco pirata (Por eso es que justamente utilizo la palabra "antiguamente"). Que, posteriormente, gente entendida como vos lo haya querido identificar con un nombre en inglés -que existe desde los sixties-, es otra cosa.

Ahora bien, la aclaración es bienvenida y tu presencia aún más. Anoche, mientras escribía la nota, estuve tentado en relacionar tu nombre con el disco de DP porque creo que eres la única persona que podría recordar lo tanto que significó para mí ese disco. Luego, cuando ingresaste en el mundo de la producción discográfica, acrecentaste mi colección de objetos morados, incluso con maravillosa literatura, incluidas obras con fotos a todo color del grupo que irá a Lima en febrero. Sadovnik y otros amigos, hicieron lo propio.

Para los que no recuerdan o no conocen a Juan Alberto, prácticamente crecimos juntos en esto de los medios. Y de eso ya van a ser 30 años. ¡Qué viejo estás, caray!

Recibe un fuerte abrazo.

JL

Javier Lishner said...

Hola Willy:

Te escribí hace dos días y veo que se deben haber robado el mensaje en el camino.

De paso, creo que JAM no tiene nada de parecido con el bodoque ese que va al Congreso a dormir.

Recibe un fuerte abrazo,

JL

Guillermo said...

JL me alegra haberte encontrado.
Escribe pues a mi mail guillermoackermann@gmail.com.
Saludos,
W.

Sammy said...

Juan Alberto y Willy que bueno es leer de Uds. a traves del blog de Javier. Se me vinieron los recuerdos de Alcanfores 592 y aquellos viejos tiempos de RM.
Saludos a todos,
Sammy

Guillermo said...

Sammy genial leerte.
Justo hace unos días pensaba en cómo encontrarte.
De hecho por GOLTV te escucho frecuentemente.

Ayer estuve conversando con Leo Rojas, un locutor (DJ) que pasó por Panamericana, 11.60 y otras y me dio la perspectiva del hombre de radio que nunca estuvo en Miraflores, pero que siempre soñó con estar, aunque no lo reconociera en ese momento.

RM era percibida como la mejor radio para trabajar, por la calidad de los programas, por su gente, por la señal, por la simpatía que generaba en la audiencia.

Yo entré a los 14 años y los 3 años que estuve fueron muy especiales. El ambiente era increible y realmente RM marcaba el paso en lo que a música y se refería.

Los lanzamientos, primicias, los grupos nacionales, la música criolla, la música clásica, las noticias (Si tú querías un buen noticiero buscabas El momento" y no RPP). En fin muchos recuerdos.

Hice muy buenas amistades que aunque no nos veamos, por cosas de la vida, perduran en el tiempo.

Javier a través de su blog nos está reuniendo de a pocos.

Estemos en contacto, mi correo es guillermoackermann@gmail.com.

Escríbeme para comentarte de un proyecto de medios deportivos en el que estoy metido, que creo podríamos combinar.

Un abrazo grande para todos

W.