Wednesday, March 04, 2009

METALLICA Y LA CASA DE EL CERRITO

Escribió hace un tiempo Steffan Chirazi en el San Francisco Chronicle, que si algún amante del heavy metal estuviera buscando una casa y tuviera un cuarto de millón de dólares, bien podría ir mirando hacia El Cerrito, una localidad al este de San Francisco, donde en el 3140 de la Carlson Boulevard, había una casa en venta. El Cerrito es el mismo lugar donde crecieron los hermanos Tom y John Fogerty, fundadores de Creedence Clearwater Revival.


Allí, en El Cerrito, con una población que no llegaba a los veinte mil habitantes -y a tan solo 5 millas de la famosa Universidad de Berkeley-, del 83 al 86, James Hetfield, Kirk Hammett, Cliff Burton y Lars Ulrich, los cuatro miembros de Metallica, pasaron parte de su soltería. Antes de Hammet, había llegado con ellos, Dave Mustaine, quien muy pronto sería echado del grupo. Fue en el garaje de esa modesta residencia de tres habitaciones, construída en 1941 y propiedad de Mark Whittaker (quien trabajaba con Exodus), el lugar donde los músicos prepararon dos de sus famosos discos: el Ride the Lightning y el Master of Puppets.

Se dice que en esa casa hubo mucha jarana, comenzando por el alcohol y otros menjunjes espirituosos. Lars recuerda que la vivienda no era muy grande y tuvo que compartir su dormitorio con Hetfield. A un lado, como vecinos, tenían a una estación de servicios, y su tienda favorita era Pic-n-Pac, en donde seguramente compraban sus pertrechos.

Lo que vino después del Master of Puppets les cambió la vida para siempre. Primero, mientras el cambio sucedía, estando de gira en Europa -específicamente en Suecia-, luego de un show en Estocolmo, el autobús se volteó y Cliff, su bajista, perdió la vida. Con el dinero que les dio el disco, cada uno pudo mudarse por sí mismo, y la legendaria casa de 1,112 pies cuadrados, quedó allí como mudo testigo de la relajada juventud de uno de los más queridos y populares representantes del heavy metal.

En 2005, un nuevo comprador adquirió la propiedad pagando $440,000.00, unas cuantas decenas de miles más de lo que se vendía en 1999, cuando Chirazi publicó la nota. El lugar es considerado hoy como un santuario para algunos seguidores de la popular banda angelina. Tal como lo es el 2400 de Fulton Street, donde juerguearon los Jefferson Airplane y sus amigos, o el 710 de Ashbury Street, donde hicieron lo mismo los Grateful Dead. Estos últimos, dos décadas antes de que se formara Metallica. (VISTA ACTUAL: Internet).

Javier Lishner
Santa Clara, California
4 de marzo de 2009

NOTA RELACIONADA:
- 3240 CARLSON BLVD.: La casa de Metallica

2 comments:

CANALLA said...

Interesante nota
Esa casa es como un santuario de los fans de Metallica, cuanta gente se ha tomado fotos ahi, hasta comprado trago en el mismo liquor store, y latear por las mismas calles de tu grupo favorito
como el studio en fullerton donde grabaron social d., berlin, joan jett, dicen que mike ness y joan jett se "jaraneaban" duro, o la casa "squad" donde vivian y de donde salieron todos los mejores grupos de punk rock de los 80's en california
puntos de referencia para cualquier fanatico

Javier Lishner said...

Hola Canalla:

Gracias por el dato del estudio de Fullerton. Posiblemente hoy me de una vuelta por el barrio de Metallica. En una de esas me compro un trago en el Pic-n-Pac. Just for the heck.

Un abrazo,

JL