Saturday, March 14, 2009

Mónica Santa María
A QUINCE AÑOS DE LA NOTICIA


El 13 de marzo de 1994, fue domingo. Hay estudios que dicen que es el día de la semana en que se producen la mayor cantidad de suicidos. Fue el día en que Mónica Santa María, la pequeña gran presentadora del programa Nubeluz, perdió la vida.


El primer recuerdo que tengo de Mónica sucedió en 1990. La conocí en uno de los pasillos de Panamericana Televisión de Lima. Ella, al lado de Almendra Gomelsky -otra joven, guapa y talentosa, cuatro años mayor-, había sido designada como una de las futuras presentadoras de un nuevo programa que la televisora había planeado lanzar. Ambas, Mónica y Almendra, cuyos rostros ya habían aparecido como parte de algunas campañas publicitarias, tendrían un promisorio futuro. Por esos días -mientras ellas ensayaban-, en un estudio contiguo, yo participaba como coanimador de un programa de concursos, modestia aparte, en ese momento, el de mayor sintonía de la televisión en el Perú. La dirección estaba a cargo de Luis Carrizales Stoll, quien, muy pronto dejaría Fantástico para dedicarse a la producción del nuevo espacio.

Mónica, de padre peruano y madre canadiense, había nacido en Lima. Dicen que desde pequeña había llamado la atención por su gracia y su belleza. Acababa de concluir el colegio cuando decidió inscribirse entre más de trescientas participantes. Durante las pruebas, su desenvolvimiento frente a las cámaras hizo que casi de inmediato los productores optaran por ella.

Cuando en junio del 94 vine a los Estados Unidos para asistir al Mundial de Fútbol de ese año, el oficial de inmigración que le tocó recibirme, mientras observaba mi pasaporte, me preguntó cuál era mi labor en el Perú. Le dije que trabajaba en los medios de comunicación. Y al cuestionarme en cuáles, le contesté que lo había hecho en prensa, radio y televisión. Grande fue mi sorpresa cuando en señal de asombro me preguntó si conocía Nubeluz. Lo dijo con tal acento que casi no le entiendo. Le contesté que sí, el programa peruano que llegaba a más de veinte millones de televidentes entre América Latina y Estados Unidos. Inmediatamente, y con marcado interés, me preguntó si había conocido a Mónica Santa María, "la joven presentadora...", de la que sus hijas habían sido fieles seguidoras. La situación me dejó con un nudo en la garganta. Con ese sentimiento encontrado entre lo grato y lo triste.

El 14 de marzo de 1994, día siguiente del inesperado acontecimiento en el distrito limeño de La Molina, se descubrió la noticia. Desde la mesa de noche, la biografía de Jacqueline Kennedy y otro libro que detallaba la historia de una princesa, se mezclaron en el encuentro. Desde su dormitorio, Mónica había partido, dejando de lado fama, dinero y millones de corazones. La dalina de los niños, la segunda hija de los esposos Santa María Smith, la compañera de Almendra, había partido a sus escasos 21.

Dos años después, Nubeluz -el programa favorito de los niños cada fin de semana, y la producción de mayor éxito en la historia de la televisión en el Perú-, pasaría también a mejor vida.

Javier Lishner
Santa Clara, California
14 de marzo de 2009

12 comments:

CANALLA said...

Lo que dices acerca de su popularidad, fuera de Peru, tendrias que darte una vuelta por Centro America en Honduras todavia hay clobs de fans y los DVD de los porgramas los vendenen las calles
y si al saber que eres de Peru te preguntan
La deprecion es algo del que nadie esta libre y muchos confunden con stress o problemas,, y es mas peligroso de lo que se piensa
El alcohol es el depresor mas fuerte que ironico y es lo que supestamente trae alegria
chau....

Javier Lishner said...

Hola Canalla:

Dentro de la tristeza típica que no recuerda la desaparición de Mónica, qué buena noticia la que nos cuentas de tu experiencia en Centroamérica.

Lo de la depresión, en efecto, es un transtorno mental y jamás un simple stress. Hay que cuidar mucho a la gente con depresión, de lo contrario, ya sabemos a lo que puede llegar.

Saludos,

JL

Jorge S said...

YO TAMBIEN LA VEIA, MUY SIMPATICAS Y MUY BONITAS, SIEMPRE ESTA LA DEPRESION, SE TRATA DE ENCONTRAR LA FORMA DE COMATIRAL, HAY TANTOS MOTIVOS, COMO DIEN SABINA: MAS DE CIEN PALABRAS, MAS DE CIEN METIRAS PARA NO CORTARSE DE UN TAJO LAS VENAS, PRONTO LA PONDRE EN EL BLOG, ES UNA BUENA CANCION ANTIDEPRESIVA

SALUDOS JAVIER

Anonymous said...

que desperdicio carajo!que muerte para mas absurda.
que se hace: asi es la vida camará.

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

Y allí estaremos nosotros para leer la letra que tengas bien postear en tu blog del talentoso Joaquín Sabina.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Así es, Anonymous. Otra muerte absurda, tanto como lo fue un mes después la de Kurt Cobain. Ambas, muy parecidas. Por lo menos, en la forma. Que en paz descanse Mónica.

Saludos,

JL

luis said...

Que perdida para mas triste,sobre todo por que era una joven con exito y mucho por delante y que vivir.Era el angel de los niños de esa epoca,tratare de conseguir videos de nubeluz y se los hare cer a mi hija ojala le guste aunque las generaciones cambian.
El fondo de todo esto esta una enfermedad del alma llamada depresion que en los ultimos años cobra muchas victimas,bueno en algunas ocasiones por la situacion que muchas personas y familias vuven producto de la forma de vida en otros casos por ser una persona con mucha facilidad para deprimirse.
Te digo esto por que lo vivi en carne propia,lamentablememnte de muy joven tengo este problema.pero no fue si no hasta hace 4 o 5 años que me di cuenta gracias al apoyo medico y de mi familia,Como mencionas Javier en diferentes entrevistas y comentarios que haces cuando uno es Joven cree que todo lo puede y que todo lo hace,no sueles darte cuenta de algunos detalles que merecen tu atencion y lo tomas como que es algo pasajero que una buena juerga no lo pase,pero cuando ya los años te llegan tus temores,dudas eso unido a tus responasbilidades hacen que ese ser inmune desaparezca y solo quede una persona acabada,temerosa hasta de su sombra,frustrada,arrepentida de todo lo que no hizo u aprovecho,de las decisiones equivocadas que a su vida le dio,ocasionando que tu mejor amigo sea el fracazo constante y las ganas de no intentar nada mas,¿para que si en 20 años no paso nada,como puede pasar en un mes?Y lo peor el sentirse solo no poder conatar con nadie pues no deseas preocupar a tu familia que ya tantos problemas tienes y a tu pareja con quien lamentablemente no te llevas bien.
Sin querer uno mismo construye grandes paredes a tu alrededor de la que no encuentras como salir.Hasta que por ahi encuentras un luz dela que quiza por ser unica te aferras a eso y buscas tu salida,esa luz fue mi hija y saben por que? pues hasta que antes que naciera y con tanto tumbo que iba la doctora me pregunto Si tu faltaras crees que tu familia te extarñaria o te necesitaria?mi respuesta en ese momneto fue no por que mis Padres estan bien adelante con la pension de mi padre mi madre esta asegurada y en ese instante mi relacion con ellas no era tan cercana,mis hermanos ya son profesionales y estan ocupados en sus rsoectivos centreo de trabajo y con sus novias,con mi esposa no me llevaba bien pero ella esta triunfando en su labor profesional asi que economicamente no depende de mi.Entonces doctora no creo que les haga falta.
Cuatro años despues llega mi hija y me hacen la misma pregumta,y a mi hija la cuido desde que era bebe,pase malas noches,le di sus biberones,le cambiaba sus pañales,le ayude a que gateara,dijera sus primeras palabras,piduera sus necesidades,lallevaba conmigo a todo lado en su canguro y luego con su coche baston incluso hasta los diferentes clientes que tenia y ahora la acompaño en su etapa escolar,para esa pregunta hoy le respondi que no puedo faltar porque mi hija me necesita,me extraña cuandoi me ausento mucho,siempre quiere ir conmigo a todas partes y la pasanos de maravilla,a pesar de los problemas que nunca falta.
Hoy estoy algo mas tranquilo,pero no dejo de contar con el chequeo medico,los talleres de relajacion y por eso es uqe cada vez consumo menos cafe,a pesar de lo mucho que me gusta,peo todo mas que por mi por mihija.
Luis de jesus maria

Anonymous said...

Hola Javier,
despues de algun tiempo....
Interesante tema aquello lo de la dalina.
En realidad ella no perdio la vida, ya que ella misma se suicido...
Necesitaba ayuda profesional en su momento....todos pasamos por los mismos problemas creo, de existir para uno o para otros (cuando nos enamoramos perdidamente...)pero lejos de vivir para alquien creo que el ser humano descuida la esencia de venir al mundo: conocernos y aprender a vivir CON UNO MISMO...Tenemos nuestros demonios y tambien nuestros angeles.

Tu nota, me ha hecho recordar el coro de MGMT: TIME TO PRETEND:

There's really nothing, nothing we can do
Love must be forgotten, life can always start up anew.
The models will have children, we'll get a divorce
We'll find some more models, everything must run it's course.

We'll choke on our vomit and that will be the end
We were fated to pretend
To pretend
We're fated to pretend
To pretend

Un fuerte abrazo de hincha:
HEL de Los Olivos

Javier Lishner said...

Hola Luis:

Gracias por comaprtir esta historia con nosotros. Lo que creo que es importante es estar atentos a nuestros seres queridos. Es cierto que a la hora menos pensada también pudiera ocurrir un desenlace no esperado pero, es menos probable cuando la persona está acompañada y, lo más importante, se siente acompañada.

Un abrazo, y te felicito por la preocupación que le has dado a tu hija. Cuántos niños(as) lo(a) necesitan.

JL

Javier Lishner said...

Hola Hel:

Qué pena que todo lo que se diga es un poco tarde. La dalina fue grande y nunca debió perder la vida de esa manera. Que descanse en paz.

Saludos,

JL

gvillavi said...

Descansa en Paz Monica, que encuentras la paz.
Fuiste la mujer mas hermosa y simpatica que he visto en mis 31 años frente a un televisor.

Aqui te recordaremos siempre,

Tu enamorado de niño.
Giovanni

Anonymous said...

Me causa mucha nostalgia, el recordar a Mónica. Era una chica muy linda en todo sentido. Lástima todo lo que pasó.

A veces me gustaría retroceder en el tiempo para volverla a ver bailando, riendo, siempre alegre, su voz de niña, y esos ojos... inolvidables.

En donde estés Mónica, un beso enorme, y decirte que te extraño mucho.

R.