Friday, March 13, 2009

¡AZÚCAR!

Esta mañana, y por primera vez en varios meses, tuve la imperiosa necesidad de tener que enfrentarme nuevamente con el azúcar. La miel, que -como alguna vez ya he compartido en este espacio-, acompaña mis mañanas desde el mismo día que decidí cambiar el matutino café por la infusión de uña de gato, se había terminado. Como tenía, debía y quería tomar algo caliente, no dudé en llenar la taza con esa agua hervida de la hierba medicinal que llega desde el Perú, y que contiene alcaloides y propiedades antioxidantes y antinflamatorias. Como quiera que su sabor es horrible, siempre le agrego hinojo, otra maravilla de la naturaleza, una planta aromática de tallos erguidos y ramosos. Como, a pesar del aroma que le da el hinojo, la cosa sigue siendo horrible, resolví echarle algo dulce.

Al lado del pequeño refrigerador que tenemos en la oficina, rodeado de té de diversos tipos, hay un envase de azúcar, esa sustancia cristalizada en pequeños granos, de sabor dulce y de color blanco (extraída principalmente de la remolacha en los países templados y de la caña de azúcar en los tropicales). En contra de mi voluntad, lo tomé y, al cálculo, como a veces lo había hecho, le despaché lo que podrían ser unas dos cucharaditas. Mezclé dicha sustancia con la infusión, y, con la taza en la mano, regresé a mi lugar de operaciones.

Azúcar, que fue la palabra con la que tantos años se identificó la Dama del Guaguancó, señora Celia Cruz, es la sacarosa, un disacárido formado por una molécula de glucosa y una de fructosa. En buen castellano, es aquella sustancia blanca y arenosa que nos endulza la vida y que, en favor de nuestra salud, hay que utilizarla de manera moderada.

No pretendo decir que mi cuerpo de 220 libras se libró del azúcar el día que decidí ingerir miel natural en su reemplazo. No. Un buen pan con mantequilla y mermelada (de fresa marca Smucker's), un buen postre (como el flan del Isabella's), o esa salsa roja que sirven en los restaurantes chinos encima de varios potajes, son algunos de mis menjunjes favoritos. Pero, siendo honesto conmigo mismo y con los lectores, y a pesar de que el cuerpo humano necesite del azúcar, qué mal que me supo la infusión de esta mañana. Aborrecí por un instante el momento en que conocí el azúcar. Afortunadamente, alguien me hizo notar que un poquito más allá había un par de pequeños recipientes de miel que alguien había traído del Boston Market, y no los había usado. Aunque conciente de que la calidad de esa "house recipe honey" no iba a ser comparada a la que adquiero regularmente en Trader Joe's, el té mejoró su sabor y, con un poco más de cuerpo, la uña de gato finalmente encontró su destino. El azúcar, por su parte, regresó a su lugar de origen de donde nunca más espero tener que moverla.

He leído que el azúcar es una importante fuente de calorías en la dieta alimenticia moderna, pero dicen que "es frecuentemente asociada a calorías vacías, debido a la completa ausencia de vitaminas y minerales". A los gordos como yo, no nos hace mucha gracia. A ver si los que saben más, nos ayudan a descubrir la verdad sobre el ¡azúcar!

Javier Lishner
Santa Clara, California
13 de marzo de 2009

6 comments:

Jorge S said...

SABES QUE YO LA VI EN EL CONCIERTO DE LA FERIA DEL HOGAR, SOLO ME GUSTAN TERS CANCIONES QUE SON DE SU EPOCA SALSERA, DESPUES SE PUSO MUY COMERCIAL Y DEJO LA SALSA. TOROMATA, ISADORA DUNCAN Y UD ABUSO CON EL GRAN W COLON. SOBRE LA MIEL SABES QUE NO ME GUSTA, HARE LO POSIBLE POR CONSUMIRLA, PREFIERO UN CAFE SIN AZUCAR O UN MATE SIN AZUCAR, ASI LOS SABORES SON LOS ORIGINALES, TALVEZ PARA UN JUGO, LO Q PASA ES SI COMO TENGO QUE PONERLE DULCE PARA QUE NO AMARGUE EL PAN DEL DESATUNO O LONCHE. EN FIN GUSTOS Y COSTUMBRES, SE TRATA DE COMER SANO, HASTA DONDE SE PUEDA
SALUDOS JAVIER

Anonymous said...

Hola Javier;
que gracioso :-) yo tampoco uso azucar blanca desde hace muchos años, uso miel o azucar de caña, mi doctor chino en Guayaquil me lo recomendo y aqui por fortuna encuentro la misma marca, lo que me hace daño son los quimicos que usan para que sea blanca. Compro el azucar de caña ecuatoriana por que dicen que no tiene quimico alguno y debe ser cierto porque me va bien desde que la uso.
Arrivederci,
Rossana

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

Lo de comer sano es lo único que me falta, sobre todo, cuando voy a restaurantes peruanos. Allí me olvido de mi guerra a la sal y el azúcar, y le meto a lo primero que se me pase por delante. Bromas aparte, hay que tomar todo con moderación. Creo que ese es el secreto.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Qué interesante lo que dices, Rossana, con respecto a tu experiencia con el azúcar de caña. Ayer le decía a un naturista, que no sé si por la uña de gato o porqué pero, desde que la empecé a tomar, me he sentido muy bien. Y mientras siga así -sintiéndome saludable, a pesar de mi gordura (ríete de nuevo)-, no la voy a dejar. Así como tú con tu azúcar de caña ecuatoriana.

Salutti,

JL

luis said...

Javier del Azucar se dice tanto hoy en dia,en la mayoria de los casos negativo pues como mencionas dicen que es perjudicial para la salud,pero mi prgunta es ¿la gente de generaciones antes que la nuestra uso el azucar y en muchos casos desarrollaron una buena vida y hasta fueron longevos?En fin soy consumidor de la azucar rubia pues decian que era mas natural que la blanca,pero creo que todo es igual o parecido.me parece que el secreto esta en el exceso,salvo que tengas alguna prescripcion medica que diga lo contrario,cada organismo es diferente.
De vez en cuando pruebo la miel y la acompaño con el Yogurt o diferentes bebidas aromaticas.Como soy cafetero(hasta en verano)pues comprenderas que el cafe solo se acompaña con azucar o en su defecto dulcorante lo demas como dice el gordo casaretto No Pasa.
Me encanta la cafeina,me parece que es el aromizante y energizante mas extraordianrio que se ha inventado,y lo malo es que me ha producido otros problemas con el desorden en mis hora s de sueño por lo que contra mi vulontad y por salud estoy disminuyendo mis tazas al dia.Y si necesitas trabajar en diferentes lugares como mi caso,recoger y llevar a tu hija el colegio,de vez en cuando cocinar,hacer limpieza,llevar a pasear a la familia,ir de compras,estar en internet hasta cerca de las 12 de la noche,y otras cosas mas pues el cafe nunca me ha fallado.
Apropo que hablan de Celia Cruz para mi la canttante mas espectacular que he visto,estuve dos veces en sus shows en la recordada feria del hogar,y creo que es la artista que mas veces se presento en ese escenario.Tiene muchos clasicos pero su version de Usted Abuso una popular cancion brasilera es inmortal,en esa ocasion unio talento con otro grande y creador del movimiento salsa Willie Colon,gran musico y arreglista que fue el que dio el estilo musical al genero,en aquellos años con Hector Lavoe.
celia tubo disco de antologia tanto con la sonora matancera,despues con otro grande como Tito Puente y lugo ya con la fania all stars con Jhonny Pacheco,El propio Willie y El pianista Papò Lucca.En la etapa final de su carrera trabajo con Emilo Estefan,el arreglista Sergio George,Willy Chirino e Isidro Infante.Es decir tarbajo con los mejores,y hasta el final de sus dias,como decia ella su vida es cantar.
Luis de jesus maria

Javier Lishner said...

Hola Luis:

Bien por eso de disminuir la cafeína de tu dieta diaria. Del azúcar, como bien puntualizas, se ha dicho mucho. Yo creo que casi todo en exceso hace daño. De Celia, es otra historia. El exceso de Celia es, por ejemplo, algo de lo que no hace daño. Que viva la miel de abeja.

Un abrazo,

JL