Sunday, February 22, 2009

NO ME DEJES CAER EN LA TENTACIÓN

La gráfica fue tomada en Lima, Perú, el mes de octubre del año pasado. Por lo que se ve, deduzco que los visitantes fueron un trío. Aunque ese teléfono celular encima de la mesa, podría ser testigo de que los apertivos son solo mientras se espera a una cuarta persona. Lo que no se puede saber es qué fue lo que sucedió después de bebidos estos exquisitos pisco sours.


Pero de que la foto en Mangos, del Centro Comercial Larcomar en Miraflores, invita a darse una buena y pausada tranca de esa bebida, no me queda duda. Como decía el tango de Manuel Romero en "Tiempos viejos", ¿Te acordás hermano, qué tiempos aquéllos? Cuando Larcomar no existía y, sobre ese terreno, caminando bajo las estrellas, la hacíamos. Mientras a un lado, un compañero de radio le vendía alfombras a los turistas.

Javier Lishner
Santa Clara, California
22 de febrero de 2009

NOTA RELACIONADA:
- Día Nacional del Pisco Sour, PISCO SOLO HAY UNO

10 comments:

Anonymous said...

la foto en cuestion fue tomada en mangos de larcomar.
como el nombre lo indica ( y para aquellos -como yo- que larcomar no lo conocian) el sitio queda en larco, al fondo, casi para llegar al mar. en los acantilados han construido un centro comercial fichin con pretensiones y raciston.
mangos es bonito (como se supone, con vista al mar)aunque un poco "carolino".
en fin.
los piscosour eran -eso si- veridicos y tumbadores. esto con sus marisquitos mixtos...

ummmm!!!!

Jorge S said...

Hay una buena vista, y siempre hay una buena excusa para tomarse un pisco sour, solo uno, sino jajajaja
Saludos Javier

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

Sí, siempre hay una buena excusa para tomarse un pisco sour. El problema es cuando no lo tienes a la mano. Solo te queda verlo en foto...

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Anonymous:

Espero que los racistones de Larcomar no se ofendan porque los he llamado Centro Comercial... Porque aunque no les guste, es un centro comercial. Para leer un poco de ellos en el blog, el enlace está en:

http://javierlishner.blogspot.com/2008/06/bienvenidos-los-blancos-larcomar-por.html

Ojalá que del año pasado a este año, los directivos y dueños de los negocios hayan sido entrenados y hayan cambiado esa actitud racista. Pero, por lo que comentas de este local, pareciera que la cosa sigue en lo más íntimo de su ser.

Los marisquitos mixtos se los dejo a usted con mucha consideración.

Saludos,

JL

CANALLA said...

acabo de llevar el pisco sour y el ceviche a Honduras
todo un exito
me hicieron prometer que volveria a la playa para volver a preparar ceviche y pisco sour
de verdad que las veces que prepare comida peruana o pisco sour fue un existo en cualquier pais
a la gente que quiera apuntarse para ir a honudras pasen la voz que es un vacilon y ya encontre un point en la playa buenazooo

Anonymous said...

una noche de estrellas en lima? poético, pero poco probable, tanto por la "contaminación luminosa", como por nuestro cielo eternamente cubierto (alguien certeramente catalogó al gris cielo limense de color "panza de burro").
en todo caso, las estrellas no podrían testimoniar esas memorables y movidas noches de dos décadas atrás al borde del acantilado, cuando nos congregabamos -ahí nomás sobre el carcomido murito de ladrillos rojos que nos separaba del precipicio- en torno a una botella de cualquier cosa (en el fondo la cosa era estar juntos!).
se podria escribir tanto de esas veladas... en efecto: el kiosko de mala muerte que creia monopolizar la zona (el trago se tenia que comprar ahi. no se podia traer...que tal concha!), las furtivas parejitas de enamorados, los fumones, los tombos que pasaban y pedian "papeles"( y que o les colabores para la gasolina del patrullero, o les compres una rifa)...
como pasa el tiempo!
ahora tenemos (mas allacito) larcomar.
wow!
la pequeña prepotencia del dueño del kiosko se ha multiplicado (y mudado unas cuadras más allá).
los dueños del centro comercial este se creen amos y señores hasta del aire (contaminado) que pasa por esos predios. entre otras ridículas arbitrariedades, deciden (lo he visto!)quien entra y quien no.
mejor que las estrellas no vean este triste espectaculo.

Javier Lishner said...

Hola Canalla:

Bien por tí y tus recetas paradisíacas. Ojalá que veamos en tu blog algunas fotos de tu estada en Honduras.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Anonymous:

La verdad es que con estrellas o con el cielo "panza de burro", hace veinte años la pasábamos bien. Pero el tiempo transcurrió.

Muy buena esa del "murito de ladrillos carcomidos que nos separaba del precipicio". jajajaja. Te faltó poner... donde más de una vez alguno se quiso lanzar.

Lo que no puedo creer es que los dueños de los establecimientos decidan arbitrariamente quién entre y quién no. No puedo creer que en el Siglo 21 la ignorancia haya llegado a los dueños de esos locales. Pensé sinceramente que en ese aspecto el Perú había avanzado. Pero veo que, por lo menos en algunos sectores, siguen en pleno subdesarrollo. Una pena.

Saludos,

JL

Luis said...

Que recuerdos esos de lo que antes pasaba en esa zona,a eso creo que agrego los conciertos de la recordada concha acustica,donde diferentes grupos peruanos de ese entonces se presentaba,ahi pude ver a Fragil.Micky Gonzales,We all together,Rio,etc.Y lo bueno venia dspues por los acantilados,el paisaje nocturno del mar,y el alchol en tre otras cosas(que combinacion musica.mar,trago y acantilados).
De las batidas claro que recuerdo,y los gritos de los vecinos tambien.Muchos dicen que ese fue uno de los motivos que llevo a construir Larco Mar,pero recuerdo que en la idea inicial no estaba desaparecer la Concha Acustica que era casi un patrimonio musical de Miraflores,pero luego no se que paso y todo ya fue.
Luis de jesus maria

Javier Lishner said...

Hola Luis:

Una verdadera lástima. Yo solo recuerdo que dejé en pie la histórica Concha, incluyendo haber sido parte del Jurado Calificador del Tercer Concurso Nacional Juvenil de Música Moderna, organizado por el Municipio de Miraflores en febrero de 1994, cuando entonces era alcalde Alberto Andrade Carmona.

Podrán decir que lo que quieran, pero desde aquí puedo asegurar que el único motivo que llevó a la destrucción de ese patrimonio miraflorino -como tú bien lo llamas- y a la construcción de ese antro de racismo llamado Larcomar, fue el billete.

Allí se robaron parte de la historia, por lo menos artística, del distrito. Pero a estos que les importará la historia...

Un abrazo,

JL