Wednesday, October 29, 2008

PETER GREEN: Vida, muerte y resurrección

Nadie duda que a mediados de los setenta, con la llegada de Lindsey Buckingham y Stevie Nicks, finalmente, Fleetwood Mac pudo lograr reconocimiento universal. Sin embargo, años antes de ese acontecimiento, en Europa, especialmente en Inglaterra, el grupo había logrado impacto. Al principio, fueron llevados de la mano de un guitarrista llamado Peter Green, bluesero absoluto, como pocos en ese ambiente.


Peter Allen Greenbaum nació en Bethnal Green, una área al Este de Londres, al norte del río Támesis. Sucedió el 29 de octubre de 1946. Sus inicios profesionales en la música datan de 1964 aunque su primera gran oportunidad se dio dos años después, cuando fue llamado por John Mayall para reemplazar a su guitarrista en los Bluesbreakers. Éste se había alejado por un par de fechas mientras andaba en Grecia, y se llamaba Eric Clapton. Con la partida final de Clapton de los Bluesbreakers -para formar Cream con Jack Bruce y Ginger Baker-, el puesto le quedó finalmente a Green.

Mick Fleetwood era un flaco y espigado baterista que había sido compañero de Green en un par de bandas locales. Una de ellas, the Shotgun Express, por donde había pasado un vocalista de nombre Rod Stewart. Fue Green quien recomendó a Mayall para que Mick Fleetwood se integre a los Bluesbreakers. Y fue así como el baterista ocupó el puesto de Aynsley Dunbar, quien por esos días estuvo a punto de ser elegido para formar parte de la Jimi Hendrix Experience. Completaba el grupo, el bajista John McVie.

Green grabó una canción a la que llamó "Fleetwood Mac". Era solo la primera intención de armar su propia banda con los otros dos compañeros que hacían la base rítmica de los Bluesbreakers. Utilizando el apellido de ambos, nacía Fleetwood Mac. Aunque el bajista John McVie no dio el sí tan fácilmente. Cuentan que incluso, para el debut del grupo en el festival de jazz y blues de Windsor, en agosto del 67, fue Bob Brunning quien se encargó del bajo. Aunque Brunning sabía bien que, en Fleetwood Mac, sus días estaban contados. Finalmente, John McVie dejó a Mayall y se reunió con sus antiguos colegas. Completaba el cuarteto, el guitarrista Jeremy Spencer. Y esa fue, para muchos críticos, la mejor etapa de Fleetwood Mac. Aunque no la más popular.

"Albatross". Sobran las palabras.

El grupo, que originalmente se llamó Peter Green's Fleewtood Mac, o sea, el Fleetwood Mac de Peter Green, tuvo en él a un líder absoluto. Su primer disco, autotitulado, fue lanzado en 1968 e incluyó un tema de nombre "Black Magic Woman". Lo había escrito Green, y luego lo haría popular Santana, una joven banda de San Francisco, California.

Antes de terminar ese año aparece Mr. Wonderful, grabado en la CBS de Londres y en el que, entre otros invitados, participa Christine Perfect, la cantante y teclista de los Chicken Shack. Al igual que el primero, fue puro blues.

Then Play On, vio la luz a fines del siguiente año con la adición de Danny Kirwan, otro guitarrista, quien llegó a la banda con algunas canciones propias que fueron incluidas en la placa. Aunque, de acuerdo a una entrevista realizada en 1990 a Mick Fleetwood, Kirwan solo participó en un par de piezas de piano... Si bien es cierto que esta vez la producción corrió a cargo de ellos mismos, la ingeniería de sonido le correspondió a Martin Birch, quien en muy poco tiempo se haría famoso por manejar a otro nuevo grupo llamado Deep Purple. Y Christine Perfect, quien ya andaba en arrumacos y cucamonas con el bajista John McVie, volvió a participar anónimamente. Muy pronto, ya casada, Christine McVie sería oficialmente invitada a formar parte del grupo. Then Play On, cuyo tema "Oh Well" les dio cierta exposición, marcó la partida de su guitarrista fundador, el genio sin corona, Peter Green.

A saber, "The Green Manalishi", fue lo último que el guitarrista grabó con Fleetwood Mac. Años después, Judas Priest haría una pesada versión del tema, que, durante el último paso del combo por estos lares en septiembre pasado, incluyó en su repertorio.

"Green Manalishi". 1970.

Algunos biógrafos dicen que el LSD hizo perder el hilo a Green. Otros, que fue la rápida popularidad que el grupo ganó en Europa, llegando a ser estelar de uno que otro festival en el que compartieron cartel con nombres como the Beach Boys, Led Zeppelin, Frank Zappa y el mismísimo Miles Davis.

De cualquier manera, Peter Green desapareció de la escena luego del 20 de mayo de 1970, en que hizo su última aparición pública con la banda que él mismo formó. Su primer disco solista que tituló The End of the Game, apareció unos meses después, con la colaboración de Alex Dmochowski en el bajo, Zoot Money en el piano, Nick Buck en los teclados y Godfrey McLean en la percusión. Y, sin Internet ni teléfonos celulares, poco se pudo saber de él.

Se había dejado crecer la barba, caminaba vestido con una bata, y portaba permanentemente un crucifijo en el pecho. Un trastorno cerebral llamado esquizofrenia, del que existen varios tipos, se apoderó del músico haciéndolo pasar parte de los siguientes años entre terapias psicológicas, fármacos y hospitales. Fue un tiempo oscuro para el brillante guitarrista. Fue justamente por ese tiempo en que vendió su famosa Gibson Les Paul modelo 1959 al guitarrista Gary Moore.

Algunos dicen que en 1973 participó en una de las canciones del álbum Penguin de su antiguo grupo, el que fue grabado en los estudios móviles de los Rolling Stones. Era la época en que Fleetwood Mac andaba con un guitarrista llamado Bob Welch, y nombres como Jeremy Spencer y Danny Kirwan eran parte del pasado.

John Mayall y Peter Green casi cuarenta años después. 2004.
(FOTO: Kevin Brooks)
.

Tras ocho años de penumbras, finalmente, Peter Green vio la luz "en los cielos", como parodiando a su nuevo disco In the Skies, el segundo en solitario. En él tuvo la colaboración de algunos de sus amigos como Robin Trower, Snowy White y Peter Bardens, el prolífico teclista de Camel. Era 1979, la era de la música disco, los Bee Gees y Donna Summer, en donde nombres tan rockeros como Rod Stewart y los mismos Rolling Stones, habían alineado su ritmo.

Dice Mark Allan, en su pequeña biografía sobre el artista, que, a pesar de los años, Peter Green sigue siendo considerado por muchos seguidores como "el mejor guitarrista de blues de todos los tiempos, sin contar a Eric Clapton". Luego de ese disco del 79, Green continuó grabando.

Desde entonces, aparece esporádicamente en escenarios de Estados Unidos y Europa. Una de las más recordadas sucedió hace diez años, cuando Fleetwood Mac fue invitado a pertenecer al Rock and Roll Hall of Fame. En uno de esos inolvidables momentos que tiene el rock, Green tocó "Black Magic Woman" con su colega Carlos Santana, quien, por coincidencia, esa misma noche, también ingresó a aquel salón de la fama.

Hoy, el maestro cumple un año más de vida. Alabado sea el señor.

Javier Lishner
Santa Clara, California
29 de octubre de 2008

4 comments:

Jorge S said...

Muy interesante este artículo, sobretodo para nosotros que nos gusta la música de Fletwood Mac

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

Bueno, Fleetwood Mac es uno de esos grupos que tuvo dos partes bien marcadas en su historia. La de Peter Green, Danny Kirwan y Bob Welch; y la de Lindsey Buckingham y Stevie Nicks.

Bob Welch fue el guitarrista y cantante que luego tuvo un par de éxitos solistas titulados "Ebony Eyes" y "Sentimental Lady". Fue en 1977.

Saludos,

JL

Koky Calle said...

Excelente. Personalmente Fleetwood Mac es uno de mis grupos favoritos (junto con The Cars), música como esa ya no se hace, gracias por las remembransas, pues encierran "nostálgias" que nos hacen revivir.

Javier Lishner said...

Hola Koky:

Indudablemente un grupo con una interesante historia. Con muchos cambios de personal, y con variados estilos de música que fueron desde el más puro blues hasta el pop más comercial.

Me tocó verlos casi de casualidad, una noche en que actuaron aquí en Santa Clara junto a Pat Benatar y REO Speedwagon. De eso hace ya bastante tiempo.

Un abrazo,

JL