Saturday, December 01, 2007

Buenos Aires Rock
LUIS ALBERTO SPINETTA

La pregunta que hizo Angel, visitante del blog y periodista peruano, es la misma que yo siempre me hice cuando aún era niño y comenzaba a saber que en Argentina había nombres como Claudio Gabis, Vox Dei, Billy Bond, y Luis Alberto Spinetta. Y ninguno era transmitido en las radioemisoras de Lima. En el Perú, que yo recuerde, solo hubo dos disc jockeys que le prestaron atención a esos nombres antes de que, en 1983, llegara Charly García y, con su Clics Modernos -lanzado en versión nacional por Discos El Virrey-, cambiara la faz del rock en español.

Luis Alberto Spinetta, 40 años de historia.

[LIMA] Hugo Salazar y Johnny López, conocidos posteriormente en la televisión peruana, formaban parte del staff de Radio Miraflores, una emisora que se caracterizaba por transmitir música "juvenil", moderna o contemporánea, como también se le llamaba, y en donde trabajaban otros rockeros como Gerardo Manuel y Javier Lishner. A López y Salazar, les tocó la oportunidad de recibir una beca para seguir estudios de especialización en Buenos Aires. No podría decir cuáles y cuántos discos se trajo cada uno pero sí recuerdo muy bien que llegaron con un virus que aún no había invadido la capital peruana.

Mientras Hugo tocaba en la FM algo del material importado de la Argentina;
por su parte, Johnny -quien tenía en la Amplitud Modulada un programa diario llamado Disco Sour-, hacía lo propio. Además de su audición diaria, Hugo, desde 1980, conducía un programa semanal llamado La Caverna Subterránea. Ahí, aprovechaba para explayarse a sus anchas con aquella música que, en inglés y español, no era del diario. Se transmitía cada domingo a las nueve de la noche. En la programación regular la cosa no podía salirse mucho de su cause. Eran tiempos en que se cuidaba de cerca la programación de las efe-emes. No había gritos, no había llamadas al aire, se buscaba voces pastosas, no se regalaba bolsas de Ariel para lavar ropa ni canastas de cosméticos. Y Luis Delgado-Aparicio, el Dr. Saravá, aún no había lanzado el primer programa de salsa en la historia de la FM en el Perú. Maestra Vida, llegó muy poco tiempo después, en la misma Radio Miraflores, y le tocó a quien suscribe la presentación a semejante paso.

[METEGOL] No tocamos mucho de ese material importado de Argentina, a excepción de un tema llamado "Metegol", de Raúl Porchetto, un destacado guitarrista que, a principios de la década, había grabado esa canción con tres músicos que en el Perú, recién en 1983, se harían populares: Pablo Guyot, Willy Iturri y Alfredo Toth. A decir verdad, el mencionado tema lo difundimos más en la AM que en la FM. La Amplitud Modulada, en esos primeros años de los ochenta, al menos en el Perú, todavía tenía presencia. Y tampoco habían tantas emisoras en FM, las que ahora llenan el dial.

Serú Giran, el grupazo de García, Aznar,
Moro y Lebón; y La Máquina de hacer pájaros, fueron otros de los nombres que Hugo y Johnny les prestaron atención. Aún recuerdo a Johnny haciendo maravillas para introducir e la audiencia algo del disco Bicicleta, de La Máquina de un semi-desconocido Charly García. Salazar hacía lo mismo con León Gieco. Yo, no cambiaba por nada a Pescado Rabioso, aunque no lo tocaba.

Muchacha (Ojos de papel) - Almendra.

[ROCK DE LA PLATA] El rock argentino, al igual que el hecho en el Perú, es de larga data. Muchos señalan a Los Gatos, como el punto de partida allá en Buenos Aires. Marcelo Fernández Bitar, en Historia del rock en Argentina, escribe: "A lo largo de 1964 ocurren hechos aislados que luego se irán sumando para emerger en forma de discos plenos de canciones nuevas, llenas del empuje de una nueva generación. En Rosario había dos grupos que perfilaban ser los más populares de los Carnavales: Los Hurricanes y los Wild Cats. Pero como el cantante de los Wild Cats (el "Negro" Rojas) fue convocado a la colimba, el saxofonista y líder -Ciro Fogliatta- empezó a buscar un reemplazante... como aquel pibe de quince que no desafinaba pero tenía la voz demasiado aguda para cantar rock and roll. Se trataba de Félix Francisco Litto Nebbia Corvacho, quien -en esa audición- cantó algunos temas propios y canciones de un grupo que recién daba de que hablar: Los Beatles. Ciro le pidió que cantara un rock y Litto aceptó sin mucho entusiasmo. El timbre agudo de Nebbia no convenció a Ciro para tomarlo como cantante...". Pero Ciro lo hizo, y ahí, con Litto Nebbia, rosarino como él, la historia de los Wild Cats dejó su lado salvaje, para convertirse en Los Gatos. Muy cerca, un adolescente de nombre Luis Alberto Spinetta los escuchaba. Y muy pronto, haría lo que pocos habían hecho antes. Casi una suerte de Bob Dylan en la América del Sur castellana: firmeza en las letras, persuasión, poesía, pero, con una visión musical diferente. En esa ruta de las letras también estuvo Mauricio Birabent, el popular Moris.

[ALMENDRA] Luis Alberto Spinetta nació en Buenos Aires en 1950, y, desde el barrio de Belgrano, se dedicó a escuchar lo mejor del folklore y el tango. Hasta que un día, los Beatles le cambiaron la vida. Eran tiempos de represión, y el joven de 17 años decidió formar su primera banda. Con él, estaban en esta temprana aventura, Emilio del Guercio, en bajo y flauta dulce; Edelmiro Molinari, en guitarras y teclados, y Rodolfo García en batería y percusión. Los cuatro, compañeros de la misma escuela.

Dos años después, en 1969, Almendra estaba listo para lanzar su primera placa, la que autotitularon. Ese año, luego de un show en Mar del Plata, en marzo, Almendra llegó al Perú para una actuación en el Festival de Ancón. En 1970, a los 20 años, Spinetta tenía escritas más de ciento cincuenta composiciones, y una ópera. Con Almendra, produjo dos discos y dejó inconcluso el tercero.

Lo que Almendra hizo fue borrar la sombra de las versiones dobladas y de la influencia italiana, la que habían tenido muchos de los que destacaban por ese entonces. Pero, a pesar de la nueva alternativa, las diferencias musicales entre sus miembros desvanecieron la proyección de una súper banda.

[PESCADO RABIOSO] Aquí comenzamos a descubrir por nuestros propios medios el talento de Spinetta. Luego de Almendra y de un disco solista, el músico viajó a Europa. A su regreso de París, en 1972, con Osvaldo "Bocón" Frascino y Black Amaya, funda Pescado Rabioso y se lanzan desde el Teatro Metro.

Pescado Rabioso en BA Rock, 1972.

Spinetta se refiere de esa etapa: "Pescado respondía a una visión personal mía, no era un grupo tan participatorio. Abandoné en parte una creación comunitaria como había sido Almendra y me puse a desarrollar un estilo que me copara absolutamente a mí, obedeciendo a mis últimos cambios. Había llegado Hendrix y ya no quedaba tiempo en la cabeza para mirar hacia atrás, era como un volcán. Me olvidé del bandoneón, me olvidé de mi tradición, de la tradición inglesa y americana, era todo ahora. Empezó a salir otro tipo de libertad interior, un metabolismo diferente, cambiando la piel y las reacciones. No alcanzaban ni las palabras ni la música para mandar al frente todo lo que estaba sintiendo. Es la guitarra eléctrica como espada de fuego contra los reaccionarios, contra la muerte, contra Vietnam, contra el Vietnam de acá, contra el exterminio, contra la bomba atómica, contra los que intoxican la tierra y los mares. A favor de hablar el lenguaje de los pájaros, a favor de ver las estrellas que iluminan cada día nuestra vida si nosotros sabemos abrir los ojos. Es el momento de la paz también, el momento de la relectura de la Biblia, el descubrimiento de Cristo, de Buda, de la meditación, de la autocrítica sagaz...".

Pescado Rabioso, en menos de dos años, hizo tres discos. Para fines del 73, Spinetta ya estaba en el Teatro Astral, estrenando un nuevo grupo.


[INVISIBLE] La mente de Luis Alberto Spinetta no dejaba de dar vueltas. Sus proyectos, tampoco. Así, ve el momento de unir su guitarra y su lírica a dos renombrados músicos locales que habían sido la base rítmica de Pappo's Blues, el inestable pero genial combo de Norberto Napolitano. Ellos eran, Carlos Alberto Rufino ("Machi") y Héctor Lorenzo ("Pomo"), en bajo y batería, respectivamente.

"El anillo del capitán Beto" y "El jardín de los presentes", son solo dos piezas que quedarían de los próximos tres años en la carrera de Spinetta. Porque, como en sus anteriores proyectos, Invisible tuvo corta duración.

Eran tiempos en que Charly (García) y Nito (Mestre), con Sui Generis, hacían folk. Mientras, en la otra acera, Invisible jugaba con fuego. Parecería que Charly le prestaba mucha atención a la acera de enfrente. El siguiente disco de Sui, que a la postre fue el último (antes del "en vivo" de despedida), fue en la línea de Invisible. Se llamó Pequeñas anécdotas sobre las instituciones. En 1976, mientras
Peter Frampton volaba por todo lo alto con Frampton Comes Alive -y muchos argentinos desaparecían por la brutalidad militar, encabezada por el inefable Rafael Videla-, Invisible hace honor a su nombre y también desaparece.

[JADE] Pocos artistas habían hecho tanto en solo una década. El guitarrista y compositor, hincha del River, se aleja por un par de años en los que trabaja en silencio. "El Flaco", como era cariñosamente llamado, anduvo haciendo un par de trabajos que desde hacía un tiempo tenía en mente. Ellos aparecieron entre el 77 y 79. Y para felicidad de la hinchada, el 80 volvió con todo.

Jade, o, en realidad, Spinetta Jade, como se llamó su siguiente grupo, fue concebido desde 1979 con una idea relativamente diferente a los anteriores. Fue como una banda abierta, en la que los músicos iban y venían. Entre ellos anduvo el bajista
Pedro Aznar y su leal baterista, Pomo. Con Jade, Spinetta dura cuatro discos y, en 1984, cierra el círculo, o el cuadrado.

LAS, creativo y poeta (FOTO: Rubén Andón).

[LOS SOCIOS DEL DESIERTO] Podríamos decir que luego de Jade, Spinetta se dedica a su nueva etapa solista, la que había seguido construyendo desde 1982, paralelamente a Jade, y la que había comenzado a hilvanar en 1971, con el lanzamiento de Spinettalandia y sus amigos. Pero antes de mil historias más en solitario, hubo otro grupo. Lo formó en 1997 con el baterista Daniel Wirtz y el bajista Marcelo Torres. Se llamaron Los Socios del Desierto.

Este trío, con toda la fuerza del viejo
Cream de Clapton, Baker y Bruce, produjo cuatro discos en los siguientes tres años. Uno de ellos fue el de título Estrelicia, que apareció como MTV Unplugged.

Todo lo que vino después corresponde al nuevo siglo. Luis Alberto Spinetta, a este punto, merece otro capítulo. Y en la imaginaria carátula, él, con su guitarra entre manos, una lapicera sobre su oreja para escribir canciones en cualquier momento, y portando la camiseta del
River Plate, equipo de sus amores. Pero me sigo preguntando, porqué diablos nunca tocamos al Flaco en Lima? Si fue el más grande.

Javier Lishner
Santa Clara, California
1 de diciembre de 2007


13 comments:

Anonymous said...

ya era hora hermano peruano, vos sos un genio! te loa gradecen los hermanos argentinos.

carlo rubio

Eagle said...

Javier:
Cabría preguntarse también por qué, si el rock argentino data de los mismos tiempos que el peruano, éste último no logró germinar grandes grupos en los años setenta y que hoy serían bandas emblemáticas, como por ejemplo, Fragil; que pese a sus muchas intermitencias, se ha hecho de un nombre, no sólo en el Perú sino en el continente. Una respuesta que yo mismo lanzo está en el tremendo bache cultural que caímos cuando entraron los militares a tomar las riendas del poder en el 68. Sin ánimo que querer entrar en polémica, pero el balance de la junta militar entre el 68 y el 80 dice a las claras cuan pésimamente se manejó la cultura en esa época, bajo el pretexto de "nacionalismos" que no fueron para nada eran nacionalistas (pues era modelo cubano) y que a la larga significó la desaparición y el alejamiento de muchos cerebros musicales ligadas al rock en aquellos tiempos. Cuan grandes seriamos hoy si los grupos que sonaban en los sesentas hubieran servido de punto de apoyo para el nacimiento de diversas bandas, que a su vez, hoy, serían el estandarte del rock hecho en nuestro país para todo el mundo.

un abrazo Javier

Angel

PD: sólo un calificativo para tu artículo: excelente.

Javier Lishner said...

Hola Carlo:

Esto no es nada para los 40 años del Flaco. Ese artista merece todo. Es un símbolo del rock en nuestro idioma por encima de cualquiera.

Un abrazo y gracias por visitar el blog.

JL

Javier Lishner said...

Hola Angel:

Muy buen punto: La cultura. Sinceramente creo que ella fue mal tratada no solo por los gobiernos militares del 68 al 80 sino por todos los que le siguieron. La diferencia es que las comunicaciones ya no son un aliado de los gobiernos. Ahora con tantos avances tecnológicos el común de la gente tiene, de una u otra manera, acceso directo a la información... aunque la Educación siga por los suelos. Pero ese es otro campo.

Habría que entrevistar a José Antonio Chang, Ministro de Educación, para saber dónde está la música en sus planes educativos. Creo ciegamente que el arte y el deporte son fundamentales en la formación integral de los niños y jóvenes. Las matemáticas, la historia y la geografía, las aprende cualquiera a cualquier edad. Lo otro es formativo del ser humano y no paporreta barata. Enseñemos a crear y no a repetir. Necesitamos muchos Spinettas. He dicho.

Un abrazo,

JL

pesadilla said...

Tanta cosa sobre el rock peruano! se podrían contar con los dedos de una mano los verdaderos grupos nacionales que eran buenos, y que hacían música excelente. De hecho allí no están los Dudo. ni los Banda Azul, ni que decir de los Río,, Danai: más o menos no más...¿El Humo?: peores no he escuchado!. Si escucharon a los Telegraph, la otra noche en un programita de TV por cable sabrán que esto es verdad: PESIMO!.
Chachi Lujan: otro más o menos.
Los que deberían figurar más: Los Perros (aunque copioncitos). Julio Caipo totalmente diferente y original. Los Frágil: fueron lo mejor de aquella época, ya no son mucho hoy en día.
Mencionaste a Toilet Paper: tocaban bacán pero no se les puede incluir en ninguna historia del rock peruano copiando a otros, entonces tendríamos que incluira muchos otros desconocidos que también lo hacían y tan bién como ellos.
En realidad quisiera que alguién me mencione hoy mismo quién figuró fuerte a nivel al menos sudamericano, en esos días.
Hoy me parece que la cosa promete más, Hay grupos que si se ponen bién los pantalones y se dejan de niñerías, van a llegar a la historia Latinoamericana (o quien sabe mundial) de la música.
Pero uds. están como en en futbol: viviendo de viejas "Glorias" sin realmente ser trascendentes.
He dicho.

Anonymous said...

Muy buen articulo. Luis Alberto Spinetta es uno de los grandes poetas y musicos de nuestro tiempo. Tengo la impreson que no lo tocaron en su radio porque era muy bueno. s.e.u.o.

Beto

Javier Lishner said...

Hola Beto:

Es muy posible que tengas razón. Muy bueno para tocarse en las radios. Lo bueno es que eso no cambia en absoluto su calidad.

Gracias por visitar el blog.

JL

Javier Lishner said...

Hola Pesadilla:

Muy bueno tu comentario. El Perú necesita un entrenador para su selección de fútbol que sea como tú. Así de claro y positivo. Con ideas vigentes y, sobre todo, con soluciones concretas. Solo alguien como tú podría llevar al Perú a un Mundial, así como en la época de las viejas glorias, en 1970, 1978 y 1982. Pero esta vez con la mente puesta en ser campeones del mundo.

Un abrazo,

JL

Eagle said...

La calidad de cualquier manifestación musical, sea cual fuere el género, no se puede medir por la época. Es absurdo afirmar que en los ochentas y setentas hubo pésima música y que la de hoy es mejor; o por el contrario, sostener a rajatabla de que "todo tiempo pasado fue mejor". En todo tiempo hay grupos buenos y malos, bandas que suenan más y otras menos, grupos y cantantes que gustan y sobreviven, y otras que tienen un hit y desaparecen. Los grupos y cantantes surgen y se desenvuelven según el contexto social, económico y político en el que se encuentren.
Claro, es muy fácil decir que "los grupos de hoy pueden llegar a trascender a nivel de AL o mundial". Of course, hoy se cuenta con muchas alternativas para saltar las fronteras como el internet, el cable y toda la tecnología de última generación, cosa que hasta hace 20 años era imposible decir. En otras palabras, es un contexto mundial distinto.
Ah..y por último, si les preguntamos a la mayoría de grupos o bandas de hoy acerca de sus bandas de referencia o de mayor influencia, estoy seguro que en su lista figuran algunas de esas "viejas glorias", sean ingleses, americanos, peruanos, argentinos, etc. En el recital por los 25 años de "Avenida Larco", de Frágil", vi a muchos adolescentes y chiquillas cantando "Mundo raro", y "Animales".

Hasta pronto

Angel

Javier Lishner said...

"La calidad de cualquier manifestación musical, sea cual fuere el género, no se puede medir por la época".

~ Angel Mantilla, 4 de diciembre de 2007.

Eagle said...

Tu respuesta me da a entender que puedo colocar esa frase en la lápida de mi tumba. Lo pensaré. Ahora, no sé si deba usar esa frase por ser buena o por ser mala pero, en fin, eso depende de quien la lea.

Hablamos

A

Pesadilla said...

Bendito Javier:
¿Que tiene que ver la musica de los 80's con ir a un Mundial? en verdad no entendí ni un pito tu comentario.
Estás aún por nombrarme un grupo nacional que la hizo linda en los ochenta.
Escuche últimamente una grabación de un grupo llamado TV. Color. No tuve la suerte de tener edad suficiente para poder verlos en esas épocas, pero sí que sonaban!. Está demás decir que nunca la hicieron. Creo que Danai salió de allí y muchos otros, según me informan, pero: ¿qué hacen ellos ahora?

Javier Lishner said...

Hola Pesadilla:

Lo del Mundial fue a raíz de tu comentario sobre que nosotros estamos como en el fútbol, viviendo de "las viejas glorias".

De TV Color, te voy a contar sin adjetivos que fue, en efecto, un grupo que Danai integró. Con ella estaban Manuel Miranda en vientos, Alberto "Chino" Chávez en guitarra, Ernesto Samamé en bajo, Alberto "Chino" Chong en teclados y Agustazo Castro en batería. Amén de sus presentaciones locales hicieron un solo disco simple con "Crecer" en un lado, y "Bajocontrol" en el otro. Me imagino que uno de esos es la grabación que últimamente escuchaste.

Referente a qué están haciendo ahora, yo vivo en California desde hace muchos años y no estoy tan al tanto de la vida de cada músico. Pero sé que tres de ellos (Danai, Chong y Samamé) se fueron al cielo, y Manuel Miranda (ahora sí uso un adjetivo) es un renombrado músico. Te recomiendo ingresar a su sitio de Internet en http://www.manuelmiranda.net/ De Agustazo y Alberto, dos respetados músicos, me imagino que han de seguir por los caminos de la música. Agustazo sé que anda en el Perú y, el Chino Chávez, sinceramente, no sé. Juntos, hicieron una de las mejores bandas que yo recuerde, aunque -por su corta vida- no trascendió.

A propósito, y qué de Spinetta?

Un abrazo,

Bendito JL