Monday, September 08, 2008

"My Sweet Lord"
EL PLAGIO DE GEORGE HARRISON

"He's So Fine" fue grabada por the Chiffons, un grupo vocal femenino nacido en 1960 en el área del Bronx neoyorquino. Estaba integrado por Judy Craig, Patricia Bennett, Barbara Lee y Rita Haynes. La canción, escrita por Ronald Mack, fue registrada en diciembre de 1962 con el acompañamiento de Carole King en el piano, y vio la luz en febrero del siguiente año. En marzo ingresó a las listas de popularidad norteamericanas y, al mes siguiente, llegó a número uno. En tanto, en el Viejo Continente, los Beatles ya habían comenzado su ascendente carrera.

"My Sweet Lord" en la vuelta de George a los escenarios. 1974.

En diciembre de 1969, George Harrison, con un nombre bien ganado a través de la década, andaba de gira en Dinamarca con Delaney and Bonnie & Friends, que incluía a un pianista de nombre Billy Preston. La historia de "My Sweet Lord" estaba por iniciarse.

Todo comenzó cuando Harrison salió de una conferencia de prensa y empezó a tocar unos acordes de guitarra tratando de encajarlos en los términos "Hallelujah" y "Hare Krishna". Luego, según el propio músico, llegaron los demás miembros de la banda, especialmente Preston, y con ellos siguió desarrollando la letra.

La canción, que en un principio iba a ser exclusivamente para el pianista, terminó formando parte del primer disco del ex-Beatle, de título All Things Must Pass, que resultó siendo un álbum triple. De cualquier manera, Preston grabó el tema antes que Harrison. La versión de Harrison se realizó en Londres, y apareció en los Estados Unidos a fines de 1970. En la batería participó Alan White, futuro miembro de Yes, quien acababa de terminar de grabar "Imagine" con John Lennon. El disco simple, que apareció el siguiente enero en el Reino Unido, rápidamente escaló posiciones en ambos lados del Atlántico. En los Estados Unidos, "My Sweet Lord" se mantuvo en el tope de las listas por cinco semanas, convirtiéndose, de paso, en el primer número uno de un Beatle solista. En 1970, desaparecida la banda, los otros tres, John, Paul y Ringo, habían publicado discos en solitario.

En febrero de 1971, a menos de cuatro meses de lanzado el tema, Bright Tunes demandó por plagio a George Harrison, a sus compañías en Inglaterra y Estados Unidos, a Apple Records, BMI y Hansen Publications. La historia de los acontecimientos, y sus pormenores, es larguísima. Dijo el mismo Harrison en una entrevista publicada en 1992 que con todo lo que sucedió durante el litigio del reclamo de copia de su popular éxito, se podía escribir un libro.


"He's So Fine" por The Chiffons. Juzgue usted.

En la batalla legal que duró varios años hubo un nombre de ingrata recordación. Fue Allen Klein. Klein fue un ejecutivo discográfico en cuya carrera hubo muchos nombres; entre ellos, the Beatles y the Rolling Stones. En el caso en cuestión, conocido como Bright Tunes Music versus Harrisongs Music, Klein comenzó defendiendo al guitarrista con quien trabajaba de representante. Incluso, le negoció al Beatle la compra de Bright Tunes Music sin mayor éxito. Al tiempo, cuando Harrison decidió no continuar con sus servicios, por la finalización del contrato, Klein ofreció a Bright Tunes Music una suma mayor que la del Beatle para comprar sus derechos. La negociación tampoco llegó a feliz acuerdo. Finalmente, en 1976, fue Bright Tunes Music quien recibió el dinero de lo que la Corte, en opinión del Juez Richard Owen, decidió en Nueva York en contra de Harrison. Klein, obtendría los derechos de Bright Tunes Music dos años después. Y allí comenzaría otra historia.

En 1976, cerrado el caso, las Chiffons terminaron grabando "My Sweet Lord", para zanjar heridas... y, seguramente, para ganarse alguito.

Javier Lishner
Santa Clara, California
8 de septiembre de 2007

6 comments:

Javier Moreno said...

Allen Klein, su nombre suena y trae piedras en la historia del Rock. A él yo lo acuso directamente de la ruptura de los Beatles, del fin del contrato de los Rolling Stones con la Decca y del hecho que Jagger y Richards no reciban ni un peso por "Satisfaction" cuando la cantan en vivo.

Por todo lo que he leído visto y escuchado, Allen Klein siempre terminaba sacándole el jugo a los músicos que, sin saber de tanta triquiñuela legal, se dejaban engatuzar por sus movidas y contratos. El sello discográfico ABKCO es de su propiedad y los primeros discos de los Stones se siguen vendiendo remasterizados y carísimos dando dividendos a Klein.

Pero en fin, me encanta "My Sweet Lord" y no importa que se haya copiado de "He's So Fine." Es un supertema del mejor disco solista que un Beatle haya sacado. Yo soy fan de McCartney y me gusta Lennon solista, pero ninguno pudo superar a ese disco. Para muestra: "Lord," "Isn't It A Pity," "Wah Wah." Uff...

Javier Lishner said...

Hola Javier:

Yo creo que Klein hizo bastante dinero con eso de las triquiñuelas legales que mencionas.

Además de trabajar con los Beatles y los Stones, también anduvo metido con The Kinks, the Herman's Hermits, Sam Cooke y otros más.

A mí personalmente, también me gusta mucho "My Sweet Lord", además que me recuerda los primeros años de escuchar música con atención. Y, por supuesto, me recuerda cuando la hicieron número 1 del año en Radio Miraflores de Lima, elegida el primero de enero de 1972.

Un abrazo,

JL

Anonymous said...

Sobre el tema ha hablado José Ramón Pardo en "No es un día cualquiera", RNE

Javier Lishner said...

Qué interesante.

El 5º Beatle said...

Soy un fan de George Harrison, de 26 años, me encanta My Sweet, màs que por su mùsica, por la mìstica que tiene y por su mensaje, si es un plagio poco importa, el gran George la popularizò.

Jose Luis said...

(El 5º Beatle) por Dios no podes decir eso! que falta de respeto al arte! avalar el plagio! es como justificar aun ladrón!tirar todo el esfuerzo de estas tres mujeres The Chiffons!! pusieron para crear esa obra de arte!! debería replantearte tu opinión si deseas que piensen que eres algo inteligente!un abrazo!