Tuesday, January 06, 2009

Desde Calaceite, Teruel
EL PRINCIPADO: A ELSA ARANA FREIRE


El pasado 17 de diciembre, cerca de Calaceite, provincia de Teruel, en España, Elsa Arana Freire, la incesante periodista que vivió y trabajó muchos años en el Perú, dejó este mundo. El 21, luego de leer a Luis Rey de Castro, le dedicamos una breve nota en este blog. Al día siguiente, el diario peruano Correo comenzaba así un dedicado artículo el que titularon, Una prosa combativa con brillo propio: "Bajó por las escalinatas del avión en el aeropuerto Jorge Chávez, a su retorno de Chile, ansiosa por retomar su labor en el diario La Prensa. Un oficial de la policía política del régimen le cerró el paso con un grupo de agentes. La devolvieron a empellones a la aeronave, que partió enseguida hacia México. Elsa Arana Freire, entonces de 44 años, se enteró así de que era deportada por órdenes del general Juan Velasco Alvarado, acusada de contrarrevolucionaria".


Unos días después, Maripi y Javier, desde la localidad española de los olivos, almendros, viñas y jamones, nos enviaron un hermoso poema que, "en su despedida, íntima y muy sentida", le dedicaron a Elsa y a su pequeño lar -que ellos conocieron-, al que llamaron El Principado. No queríamos dejar pasar la oportunidad de compartir ese homenaje con ustedes.

EL PRINCIPADO

Yo conocí a una princesa

de la amistad y las letras
de alma buena, verdadera,
noble, indómita y gentil.
Independiente y feliz,
formidable luchadora,
portaba por armadura
toda la literatura.

Yo conocí a una princesa
de un humilde principado,
pequeño sólo en tamaño
que en sus lindes albergaba
un gran amor por la vida,
la belleza y los amigos.

Así la recordaré:
educada, alegre, culta
en el castillo encantado
de su trato tan humano,
sensible y delicado.
Con princesas como ella,
¿quién necesita leyendas?

- Maripi y Javier

Desde Madrid, con el seudónimo de Covadonga, un doctor envía un mensaje al blog contándonos que tuvo la suerte de conocer a Elsa hace dos años. Fue su médico durante dos meses en el Hospital de Guadarrama. Descubrió en ella "todo ingenio, inteligencia, ironía, sensibilidad, originalidad, juventud". Nos dice, "he cuidado esa joya este tiempo y la he disfrutado. He compartido confidencias y risas... Hoy duele el corazón al saber que eso nunca más será posible". Covadonga envía un abrazo a todos los que la querían como él.

Gracias amigos de todas partes del mundo. Elsa vive con sus enseñanzas.

Javier Lishner
Santa Clara, California
6 de enero de 2009

NOTA RELACIONADA:
- ELSA ARANA FREIRE

4 comments:

Jorge S said...

QUE BUEN POEMA, BUSCARE INFORMACION SOBRE SU LABOR REALIZADA EN VILLA MARIA DEL TRIUNFO

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

Por favor, si la encuentras me pasas la voz.

Es muy reconfortante recibir estos mensajes de amigos que anduvieron con Elsa durante sus últimos años en España.

Un abrazo,

JL

Cristina said...

Los grandes descubrimientos siempre se han debido a la casualidad y así fue como yo te conocí a ti, Elsa Arana.
Una invitación casual a entrar en tu madriguera,”El Jaranas”, hizo que yo Alicia, tomara contacto con un mundo maravilloso. Un mundo letras y charlas alrededor de una mesa.
El ticket de entrada, una botella de vino por comensal, los aperitivos por tu cuenta.
En ese entorno comenzaban nuestras tertulias, que se extendían por horas.
El tiempo perdía valor en pos de una charla interesante, que tú te encargabas de avivar con tu ingenio y maestría.
Sí, así eras…Maravillosa, porque siempre nos recibías con una sonrisa y sorprendente, porque bajo la apariencia delicada de la edad, latía en ti un espíritu rebelde, curioso. Ansias naturales en adolescentes y admirables en personas con amplio recorrido.
Creo que como la misma Alicia, he vivido un sueño fantástico que ha sido el conocerte y un mundo del que no quisiera despertar. Un mundo que cuento aquí bajo la sombra de ese árbol, para que al despertar yo otros puedan soñarlo.

Cristina de Latorre. Calaceite

Javier Lishner said...

Hola Cristina:

Gracias por tu comentario a esta nota sobre Elsa.

Saludos hasta Calaceite,

JL