Saturday, January 31, 2009

Listo para rockear
EL FOX THEATRE DE OAKLAND

Finalmente, y luego de varios intentos, el Fox Theatre, ubicado en el 1807 de la popular Telegraph Avenue, en Oakland, será reabierto a los espectáculos la próxima semana. Para ello, se ha elegido a una emblemática banda del sur de California. De no haber sido por nuestro amigo Canalla, quien reside en la otra costa, tal vez la noticia se nos hubiera pasado desapercibida. Bueno, Oakland tampoco es una ciudad que últimamente frecuentemos mucho pero, es, junto a San Francisco y San Jose, uno de los tres puntos angulares del Área de la Bahía.

El legendario teatro no tiene nada que ver con el ex presidente mexicano Vicente Fox, pero sí con un empresario llamado William Fox. Fue él quien, en 1929, adquirió el local para sumarlo a la cadena de teatros que comenzaba a poseer. A propósito, el apellido del ex-mandatario de México fue originalmente Fuchs, de ascendencia alemana, cuya familia inmigrante en los Estados Unidos decidió americanizarlo reduciéndolo a solo tres letras.

El Fox Oakland Theatre, que tiene una capacidad para 3,800 personas sentadas, está ubicado en el centro de la ciudad. Fue diseñado por Weeks and Day -grupo de arquitectos que también construyó los hoteles Sainte Claire en San Jose y Mark Hopkins en San Francisco-, y está registrado como lugar histórico. Planea reabrir sus puertas el próximo 6 de febrero.

El clásico local fue inaugurado el 27 de octubre de 1928. Originalmente se le quiso llamar Teatro Bagdad -por su arquitectura arábiga-, pero se terminó bautizándolo como el West Coast Oakland. Fue un año después cuando se le cambió el nombre, luego de que lo adquiriera el empresario Fox.

El teatro acogió un órgano Wurlitzer, marca que actualmente es parte de la Corporación de las guitarras Gibson. El valioso y pesado instrumento terminó vendiéndose en los años sesenta y ahora reposa en una residencia privada de Shingletown, California. Iniciada esa década, el Fox Theatre había comenzado a tener problemas financieros debido a la aparición de lugares más pequeños. En 1962, dejó de pasar películas de estreno, para dedicarse, por poco tiempo, a las películas lujuriosas. Unos años después, en 1970, el Fox Theatre cerró definitivamente sus puertas al público. El último filme que transmitió fue Let It Be de The Beatles, que fue lanzado ese mismo año.


Mientras anduvo cerrado, el local escapó varias veces de ser demolido. En 1973 sufrió un incendio que, afortunadamente, no le causó mucho daño. Dos años después, la ciudad consideró derrumbarlo para crear una playa de estacionamiento. Finalmente, en 1978, el teatro fue considerado lugar histórico y, a diferencia del Estadio Olímpico de Pekin, construido para las últimas olimpiadas -y que será demolido en menos de cuatro años para dar paso a centros comerciales-, el Fox Theatre terminó por salvarse.

Fue recién en 1996, cuando la ciudad de Oakland compró el edificio por la friolera de tres millones de dólares. Sus restauraciones comenzaron a realizarse unos años después, continuándose a través de la nueva década.

Será Social Distortion, la banda punk oriunda de Fullerton, la encargada de reabrir el viejo local de la Telegraph Avenue. El grupo de Mike Ness, cuyo último disco fue lanzado en 2004 bajo el título de Sex, Love and Rock 'n' Roll, lo completan Jonny Wickersham en guitarra, Brent Harding en bajo y Charlie Quintana en batería.

La noche del viernes promete ser inolvidable. La marquesina iluminada nuevamente, las luces en funcionamiento y, además, los alaridos de Ness, harán revivir las antiguas columnas y paredes de uno de los primeros locales de la ahora gran cadena de teatros Fox. Y quién sabe si, después de 39 años, algún viejo cliente quiera volverse a dar una vuelta.

Javier Lishner
Santa Clara, California
31 de enero de 2009

NOTA RELACIONADA:
- ESE FILLMORE DE LA CALLE GEARY

8 comments:

CANALLA said...

Asi es Javier, esa sera una noche especial, los mejores conciertos de Social Distortion son en teatros, supuestamente esa noche Mike Ness adelantara algo del nuevo material del nuevo disco y segun me dicen no hara mas presentaciones hasta que salgo el nuevo disco. Ya tenia planeado ir, a ultima hora tengo que viajar al Peru, Si vas dale mis saludos a Mike y de hecho vas a disfrutar la musica, sobre todo sus covers de Rolling Stones, ahora que incluyeron el piano/b-organo.

Jorge S said...

PELICULAS LUJURIOSAS !¡ jajajaja SERIA INTERESANTYE QUE STE TEATROS FUNCIONE REGULARMENTE
SALUDOS JAVIER

Javier Lishner said...

Qué pena que se te pase la oportunidad, Canalla. Mientras escribía la nota, veía que las entradas estaban agotadas. Tampoco podré ir pues ese fin de semana estaré fuera del área. Que te diviertas en el Perú.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

Lo mismo espero yo no solo de ese teatro sino de muchos que andan cerrados aquí, allá y más allá. El teatro es un símbolo de la cultura. Sean obras de teatro, películas o shows como el de Social Distortion, lo que se presente.

Saludos,

JL

CANALLA said...

por ahi vi que pedian hasta 400 por las entradas, al verdad que valia la pena estar ahi.
pero "bisnes son bisnes", derrpente hacen algun show despues
solo voy por dos dias a Lima con las gustas para tomarme unas chelas con Jorge S.
En Lima el Colon seria un buen esecanario para conciertos, la cartelara seria un show de burlesque y Social D.

Jorge S said...

SABEN QUE LOS NUEVOS DUEÑOS DEL CINE COLON (EN LIMA) TENIAN LA IDEA DE CONVERTIRLO EN UN CENTRO CULTURAL, COMO ES LA VIDA EN ESE TEATRO CINE COLON (COMO SE LLAMABA TAMBIEN) SE PASABAN PELICULAS LUJURIOSAS (jajajaja) .
ESPEREMOS ABER QUE PASA O MEJOR DICHO LO AVERIGUAREMOS
MAS SALUDOS PARA JAVIER

Javier Lishner said...

Hola Canalla:

Cuando escribí la nota ví que ya no había entradas. Es que es una doble noche de celebración. Y además esa área es bien rockera. Bien por SD y por el Fox Oakland Theatre.

Qué la pases bien en Lima.

JL

Javier Lishner said...

Hola Jorge:

Claro, el famoso Cine Teatro Colón. Había olvidado que allí pasaban principalmente películas lujuriosas. Entre la juventud, era famosísimo por ello. jaja.

Un abrazo,

JL