Sunday, April 01, 2007

The Rolling Stones
THE LAST TIME? OH, NO!

De esta gira también se dijo que era la última. Y es que el recuerdo de la separación de los Beatles, tan solo tres años antes, tenía al mundo inseguro sobre el futuro de sus grupos de rock. Con los Stones, no pasó. Creo, al igual que CacaoRock, que, "this could be the last time", fue una muy buena estrategia de marketing que les dio buen resultado. Muy aparte de sus cualidades artísticas, claro está. Aunque también es cierto que los constantes jaleos, entre Jagger y Richards, bien pudieron derrumbar en un dos por tres la ciencia del mercadeo.

El siguiente video muestra a la banda inglesa en 1973, mientras tuvieron en sus filas al mejor de sus guitarristas: Mick Taylor.

"Street Fighting Man". Los Rolling Stones en 1973

La gira de 1973 no estuvo relacionada a ninguno de sus discos y, más bien, fue como una prolongación de su tour americano del año anterior. Esa vez llegaron a Australia, Hawaii y Europa.

El año lo empezaron en el Forum de Los Angeles, actuando para las víctimas del terremoto en Nicaragua, el que había acontecido el mes anterior. Aquella vez, Santana, se sumó a la obra benéfica que tuvo a Bianca Jagger, la esposa nicaragüense del vocalista, como principal promotora.

Tres días después, el 21 de enero, mientras yo cumplía años en Lima, la banda actuaba en Honolulu. Las fechas de Japón, a pesar del sold out, se suspendieron por la decisión del gobierno japonés de no dejarlos ingresar al país, por su pasada relación con las drogas.

The Advertiser Entertainment de Honolulu. Enero de 1973

Las tres presentaciones en el Honolulu International Center, que fueron teloneadas por ZZ Top, se constituyeron en la última vez que Mick Taylor tocó con los Stones en territorio estadounidense. Lo demás es historia.

Javier Lishner
Santa Clara, California
1 de abril de 2007


2 comments:

Edgardo said...

Como siempre todo lo que escribe y comenta EL MAESTRO JAVIER LISHNER,es de primera.
Edgardo Canal

Javier Lishner said...

Wow! Leo este comentario luego de dos años.

Edgardo, agradezco esa gentileza. Hacemos lo que podemos, compartimos lo que aprendimos, y escribimos para no olvidarnos.

Un fuerte abrazo,

JL