Thursday, May 11, 2006

La visita de Jon Anderson
CRÓNICA DE UNA NOCHE DE INVIERNO

Reencuentro con Jon, en mayo de 1993, ocho años
después de haberlo visto con Yes en Brasil



A las dos de la madrugada del sábado Jon Anderson pisó tierra peruana y, cuarenta minutos después, abandonaba el aeropuerto internacional Jorge Chávez. Ese fue el punto de partida para un día lleno de actividades que realizó el vocalista de Yes. Y, Telecolor, estuvo con él.

LA CONFERENCIA

A las cuatro de la tarde del sábado muchos confirmamos que Anderson llegaba al Perú por primera vez. Los rumores acerca de supuestas anteriores visitas quedaron solo en eso. "Me siento muy contento de estar en esta parte del mundo... He esperado quince años para realizar esta gira... Quiero volver a Sudamérica con todo el grupo (Yes)... Antes de fin de año volveremos a unirnos con Chris (Squire), Alan (White), Tony (Kaye), Trevor (Rabin) y Rick (Wakeman)... La música está flotando en el aire, solo es cuestión de tomarla e integrarla... Me siento muy bien con mi banda actual en la que, a excepción del teclista, todos son músicos latinos...", fueron algunas de las respuestas que dio Anderson en la reunión de prensa que organizó Phantom, la empresa promotora. El británico fue muy accesible y atento.

EL SHOW
La aparición de Anderson en escena fue muy bien recibida por el público que, cinco minutos después, al oír su voz disfrutó de una real algarabía. Comenzó a las 22:17 horas, luego de la presentación de Expresión Huayanay, grupo folclórico peruano que, a decir verdad, pasó desapercibido. Sonido de truenos y relámpagos fueron la atmósfera de bienvenida a este espectáculo que comenzó muy espacial. Y claro, es la música que actualmente está haciendo el vocalista fundador de Yes.

"Italian Song" fue el comienzo de una serie de temas, conocidos y otros no, que integraron el espectáculo de dos horas de duración. Le siguieron "If It Was Not For Love", "Hearts", "And You And I" -el primer gran impacto musical- y un solo de guitarra a cargo del uruguayo Freddy Ramos. Luis Pérez, el percusionista mexicano, ya había realizado el suyo con una previa presentación de Mr. Anderson. Pérez demostró su gran habilidad y conocimiento en la gran variedad de instrumentos autóctonos que domina.

El octavo número fue un medley netamente latino en el que Deborah -su hija- y la norteamericana Nina Swan, lo acompañaron en la voz y con danza. Le siguió "Time And A Word" y "Soon" -clásicos de su grupo- para continuar con un solo de Deborah que nos hizo recordar por momentos a la hindú Sade. La morena hija de Anderson se lució con un tema muy bien interpretado. "Shine" fue el previo para uno de los momentos más celebrados por la platea: "Owner Of A Lonely Heart". Aunque la versión fue totalmente latinizada el público la recibió muy bien, y convirtió el recinto en un auténtico salsódromo. El momento fue preciso para entregar "State Of Independence". Mas tarde, "Song For The Hope" hizo lucir nuevamente a Luis Pérez quien, con su instrumento (y espíritu), le da un estilo muy especial a lo que hoy hace Anderson. El momento cumbre llegó cerca de las doce de la noche cuando se escuchó la primera nota del clásico "I've Seen All Good People" y creo que fue el instante más celebrado del show. Para irse, algo del Big Generator, "Love Will Find A Way", también, muy aplaudido. Anderson se despidió agradeciendo a cada uno de sus acompañantes y prometiendo volver con Yes. Obviamente, la platea, no dejó de gritarle hasta que regresó para hacer su última canción acompañado del teclista Keith Heffner. "One More Time" -de la época de Vangelis- fue el adiós definitivo (Parece que Yes llegará a Sudamérica en 1994).

FRÁGIL – PERÚ

Un sabor muy amargo quedó en las filas del grupo peruano más importante y representativo del rock. Frágil tuvo la noticia de la cancelación de su espectáculo cerca de las seis de la tarde. A excepción del cantante Dulude, el grupo en pleno se encontraba en la habitación signada con el 651. Vanos furon los intentos por convencer de que el grupo se había preparado y -según contrato- debía tocar. Aunque el mismo Anderson comprendió la situación, no pudo hacer nada por nuestra banda. El problema era de índole técnico y escapaba a sus decisiones, nos dijo. La última opción que fue la de actuar luego de Anderson fue desechada por el responsable de los equipos de sonido e iluminación. Fue una muy mala onda. ¿Falta de previsión o qué? No debe repetirse.

ENTRETELONES
El avión que trajo a Anderson, llegó de Sao Paulo a las dos de la madrugada y, recién después de cuarenta minutos, el vocalista pudo cruzar la puerta de salida del aeropuerto. Firmó solo un autógrafo y fue fotografiado hasta que subió a la limusina plateada que lo llevó al hotel... Cerca de veinte minutos después descendió del automóvil en el que iba acompañado de Paul Silveira, su Manager, un señor. Muy poca gente lo esperó en la puerta del hotel. Saludó, se dejó fotografiar y se despidió... En la mañana salió de compras al Mercado Indio de la avenida La Marina y Chachi Luján hizo de traductor. Fue muy cordial con la gente que ahí lo reconoció... Regresó pasado el mediodía para prepararse para la rueda de prensa pactada a las dos... Cerca de las 15:30 horas atendió a periodistas y reporteros gráficos, algunos de los cuales se retiraron cansados de esperar. Respondió con humor y, terminada la reunión, se fue a la prueba de sonido donde las cosas no estaban listas. Subió a su habitación y, a las seis de la tarde, nos recibió junto a la representante de prensa de Frágil en la suite 1656. Luego, y semi-mortificado por no poder realizar su clásica prueba de sonido, se fue a descansar... A las diez de la noche salió del hotel rumbo a la Carpa y, diecisiete minutos después, comenzó su espectáculo... En la madrugada, después del show, se quedó en su habitación con algunas amistades y compañeros de grupo, cantando uno que otro tema latino. A las 11:30 horas del domingo, volaba rumbo a California. Su gira latinoamericana había concluído.

Javier Lishner
Lima, Perú
Mayo de 1993

6 comments:

Javier Moreno-Pollarolo said...

Yo estuve en ese concierto y la verdad que me dio pena que Fragil no haya podido abrir para Anderson, a pesar de haber estado anunciado en el poster disponible en Phantom Productions (Fueron ellos quienes trajeron a Anderson, no es cierto?) El concierto empezo tarde, abriendo con los del grupo Expresion Wayanay que tocaron sus cuatro andinadas y ahi quedaron (recuerdo que no mucha gente estaba contenta y escucharon la musica de los teloneros como musica de extraterrestres.) Creo que uno de los miembros del grupo dijo que estaban orgullosos de tocar para el senor Anderson... En esa epoca yo estudiaba un curso en la universidad que se llamaba Analisis de la Realidad Peruana y recuerdo que su comentario me parecio la expresion mas extrema del colonialismo en la cultura musical peruana.

Yo estaba sentado en Cazuela y recuerdo que Dulude estaba por ahi con una cara larga y lanzando improperios contra los organizadores.

Digo yo: De haber sabido Anderson que existia una banda llamada Fragil(e) que toca musica muy parecida a la de Yes y es la banda lider del rock progresivo peruano... dejaria el que abra para el? No pues, el queria que la gente peruana escuche su huaynito, algo que segun Anderson, la gente en Peru escucha en sus radios portatiles, adaptados a sus llamas.

Solo porque a Anderson le gusta el Huayno no quiere decir que le arruinen la fiesta a una mancha hambrienta de Fragil y de Rock Progresivo. Bueno, era de esperarse, Phantom Productions hacian y deshacian a su gusto en esa epoca, y entre esas cosas estaba el ser yes-men de Anderson. Phantom hizo varias que hasta ahora no se resuelven... donde esta el dinero de las entradas del concierto de Bon Jovi? Por que las devolvieron en soles y no en dolares?

Javier Lishner said...

Javier:
Yo tuve la oportunidad de conversar con Jon en la tarde, en su habitación del hotel, casi como un enviado de Frágil. Estuve con Rosario, la hermana del bajista César Bustamante. Hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance para que el quinteto peruano tocara. Jon sí sabía que existía Frágil, no sé desde cuándo pero yo se lo hice saber en mi entrevista telefónica previa, mientras se encontraba en Brasil, la cual fue transmitida en directo por El Gusano Eléctrico de Radio Miraflores. Además se le hizo notar de la razón del nombre del grupo (del álbum Fragile), lo cual agradeció no solo en nuestra conversación personal sino en la misma conferencia de prensa que dió en la tarde del show (la que comenzó con un ligero retraso).
Dos cosas. Recuerdo que los técnicos estaban muy atrazados con su trabajo y, segundo, Jon se mantuvo repitiendo que lo de Frágil era una decisión de los técnicos y no de él. En todo momento, se lavó las manos.
Hoy, a más de diez años del evento, creo que lo que no querían ellos era tener a un telonero que pudiera hacerle sombra a Jon. Porque Frágil con su fuerza, lo pudo haber hecho. No hay que olvidarnos que Jon no llegaba con la música de Yes, sino con mucho material desconocido en el Perú. Temas que, incluso, me atrevería a decir, nunca hubieran sido éxito en nuestro "mercado rockero", acostumbrado a la música de Anderson, Bruford, Wakeman & Howe (y Squire, ¡por supuesto!). Porque lo que Jon estuvo haciendo fue música experimental. Una prueba es la cantidad de músicos latinoamericanos con los que llegó.
Lo cierto es que Frágil no tocó y, por muchas razones (por su compromiso con el público, por el compromiso de Phantom, por su trayectoria, por su lealtad y admiración a Yes, etc), debió haberlo hecho. Como escribí en el artículo, fue una muy mala onda, para no repertirse.
Finalmente, te cuento que a mí me tocó verlo en una de las primeras filas, con el inefable congresista Popy Olivera, a mi lado izquierdo.
Para terminar con Frágil, lo bueno es que solo dos semanas después el grupo se reivindicó con su público cuando le abrió el show a Foreigner de Lou Gramm y Mick Jones.
Un abrazo,

JL

PS: Lo de tu curso de Analisis de la Realidad Peruana, podemos tocarlo en otro momento. Será interesante.

Juan Arellano said...

Excelente, yo también estuve en ese concierto y me encantó, lo que no recordaba para nada era lo del grupo andino. Gracias por postearlo.

Javier Lishner said...

Hola Juan:

Bueno, en realidad yo también con las justas me acuerdo. Lo demás es historia.

Un abrazo,

JL

florvillaseca said...

Este fue el primer concierto al que asisti y fue emocionante. Yo estaba en la mas barata de las localidades con mis hermanos y con Andres Rojas (ex-Feiser) y la pasamos de lo mejor. La entrada costo $35 y tuve que ahorrar un mes antes mis propinas. Mis hermanos fueron al aeropuerto a verlo y les firmo el LP del Fragile. Un tipo muy espiritual y talentoso. Toco muchas canciones de Yes.
El anho pasado lo vi en el BB King Club en NYC con la School of Music, fue muy buen concierto.

Saludos
Flor

Javier Lishner said...

Hola Flor:

Por que será que a Andrés siempre le gustó ir a sitios baratos?... jajaja.

La verdad es que -ahora que pienso- hubiera preferido estar en un lugar barato con ustedes que en primera fila al lado de Popy Olivera. S.e.u.o.

Si tus hermanos fueron al aeropuerto a recibirlos, seguro que anduvimos juntos.

Saludos y gracis por visitar el blog,