Tuesday, November 30, 2010

Exile On Main St.
HUBO UNA VEZ... EN 1972

Sin duda que, el Exile on Main St, anda entre los mejores discos en la carrera de los Rolling Stones. Tributo a la creatividad de la banda y al talento de cada uno de sus integrantes, y de algunos invitados. Entre ellos, Bobby Keys, Al Perkins, Nicky Hopkins, Ian Stewart y Billy Preston. Keith Richards y Mick Taylor tocan el bajo en algunos temas, Mick Jagger y Bill Wyman van al teclado y así. Incluso, el productor, Jimmy Miller, se sienta en la batería en un par de canciones. "Happy" es una de ellas.

Disco doble: Exile On Main St. publicado en 1972.

Lo cierto es que la placa, que de acuerdo a la crítica es una de las más importantes de la historia del rock and roll, fue posiblemente el último disco de los Rolling Stones con extraordinarias calificaciones. Aunque algunos dicen que hubo uno más: el Some Girls, de 1978. Como en todo lo que hizo Taylor durante el lustro que perteneció al quinteto, la fineza fue una de sus características. Al igual que Clapton, tranquilo y sin mucho aspaviento, es su calidad la que sobresale. No en balde alguna vez, los dos surgieron del mismo núcleo: los Bluesbreakers de John Mayall.

Exile on Main Street fue publicado en mayo de 1972 y llevó a sus dueños a su famosa gira norteamericana de aquel año. El disco, grabado en diversos lugares, también incluyó a diferentes ingenieros de sonido. No obstante, quien asumió la responsabilidad de la grabación fue Glyn Johns, reconocido por sus trabajos con los Beatles, Led Zep, the Who, Eric God, y un largo etcétera (como los tres primeros discos de the Eagles). El primer simple del Exile fue "Tumbling Dice" que llegó al Top 10 en los Estados Unidos, y lo mismo sucedió en el Reino Unido. El álbum, como tal, llegó a número 1 coincidiendo con la gira norteamericana en la que el grupo se embarcaba luego de tres años.

Toma de una de las sesiones del Exile On Main St.

El ambiente en el que se grabó este disco doble merece un capítulo aparte. La droga y toda esa cochinada de la que Bill Wyman y Charlie Watts no estuvieron muy cerca, hizo que el proceso de producción durara más tiempo del calculado. Si Jimmy Miller viviera, podría ser el mejor testigo para contar la historia de aquellos días (y noches) cuando, además, Jagger se casaba con la modelo nicaragüense Bianca Pérez-Morena... Richards, de a poquitos, ha ido soltando los recuerdos que le trae la grabación de ese ejemplar. Después de todo, gran parte de ella fue realizada en su casa de Nellcôte, en el sur de Francia. El bajista Bill Wyman, en su obra "Stone Alone", de 1990, también describe algunas historias que para muchos resultan anécdotas.

Lado A
1. "Rocks Off"
2. "Rip This Joint"
3. "Shake Your Hips"
4. "Casino Boogie"
5. "Tumbling Dice"

Lado B
1. "Sweet Virginia"
2. "Torn and Frayed"
3. "Sweet Black Angel"
4. "Loving Cup"

Lado C
1. "Happy"
2. "Turd on the Run"
3. "Ventilator Blues"
4. "I Just Want to See His Face"
5. "Let It Loose"

Lado D
1. "All Down the Line"
2. "Stop Breaking Down"
3. "Shine a Light"
4. "Soul Survivor"


Y, entre la casi decena de voces que apoyaron el disco, sobresalió la de Merry Clayton, la artista de New Orleans, quien anteriormente había colaborado con ellos. Su prestigiosa voz puede ser escuchada a dúo con el ahora Caballero del Imperio Británico, en "Gimme Shelter", del disco Let It Bleed, de 1969.

Luego de varias décadas, este es nuestro homenaje a uno de los discos mejor logrados, en la larga carrera de Mick & the Boys.

Javier Lishner
San Jose, California
12 de abril de 2007

2 comments:

Fausto Vivanco said...

Hola Javier
Este es el disco más toxico de los Stones pero a su vez ese exilio los ayuda a romper con su pasado a sacudirse de las presiones claro está con una buena dosis de drogas que se las metian desayuno,almuerzo y comida según cuentan los testigos.Dentro de todo ese ambiente apocaliptico conciben su mejor disco sin lugar a dudas con perdon del Beggars Banquet o del Let it Bleed.
Bueno y luego de ese disco los Stones no han sacado otra obra similar tan solo discos aceptables como el que mencionas Some Girls o el agradable Tatoo You.
Existe un documental ya a la venta que a su modo nos acerca al concepto de ese disco.
Saludos

Javier Lishner said...

Claro Fausto, el Tatoo You fue en efecto agradable. El Some Girls que fue aún mejor, nunca me terminó de gustar y la verdad que lo obtuve solo por el nombre del grupo.

Exile on Main St. es uno de los mejores discos de toda la década y posiblemente también ha de estar en la lista de toda la historia.

Buena la sugerencia del documental.

Saludos,

JL