Monday, November 15, 2010

Discoteca particular
JERICHO, CINCO SON SUFICIENTE


En 1971, el rock -que no hacía mucho había cumplido sus primeros quince- ya había calado profundo en muchos lugares del mundo. Por esos días, si bien es cierto que el gran porcentaje de nombres seguían siendo angloamericanos; en otros países, algunos ya habían asentado el suyo. Fue el caso de los Aphrodites Child de Grecia, Premiata Forneria Marconi de Italia, Golden Earring de Holanda o los franceses Magma. Y en el medio oriente, se gestaba la semilla del futuro Jericho.


Así, llamados como la antiquísima ciudad palestina situada casi a orillas del río Jordán. Los músicos, todos israelíes, formaron un grupo de rock, entre psicodélico y progresivo. Lo bautizaron The Churchills. Era 1965. Hasta que un día empacaron sus maletas, tomaron sus sueños y decidieron viajar a Londres. En la capital inglesa, cambiaron su nombre a Jericho Jones. Tiempo después, con la inclusión del guitarrista británico Robb Huxley, terminaron por denominarse como la antigua ciudad.

Con su primera y única placa, que contiene cinco temas, la banda convence casi desde el primer canal. Este se titula "Ethiopia" [video] y recorre instrumentalmente las venas de cualquier oyente hasta que, a mitad de canción, ingresa el vocalista, Danny Shoshan. He leído que Shoshan es canadiense, pero hay diferentes versiones. Le siguen "Don't You Let Me Down", "Featherbed", "Justin and Nova" (para algunos el mejor tema del disco) y "Kill Me With Your Love", una épica y matadora canción de más de diez minutos que por ahora acompaña mis viajes de un lado a otro.

Algunos críticos sitúan la obra en el camino de los primeros discos de Deep Purple. Contiene rock fuerte, gracias a la guitarra de Huxley, y elementos típicos del medio oriente. Un sonido que además incluye el órgano Hammond y un poco de psicodelia que aún perduraba en la época.



Un disco de cinco perlas para todo amante del rock puro y honesto. Eso fue lo único que quedó del quinteto que, junto a Huxley y Shoshan, terminaron de formar: Michael Gabriellov en bajo, Haim Romano en guitarra y Ami Triebich en batería. El apoyo de los teclados salió de los dedos de Rob Eberhard Young. Y, delante, en las perillas, estuvo el maravilloso Todd Rundgren, quien para ese entonces ya había producido nombres como The Band y The Butterfield Blues Band. El disco fue originalmente publicado en 1972. El resto es historia.

Javier Lishner
Santa Clara, California
21 de octubre de 2009

2 comments:

Fausto Vivanco said...

Hola Javier.
Recuerdo que estuvimos charlando en Facebook de esta banda.
Empezaron como bien dices como Churchills tengo el disco y te lo recomiendo es su etapa más acida y orientada al garage hay un tema llamado Living Loving que podría definirse como calcada a la del Zeppelin II.El disco Jericho Jones es tambíen muy recomendable y es donde se orientan a sonidos más hard rock y bueno de Jericho ya lo dijiste todo.Es curioso como en 3 discos la banda fué cambiando de nombres.Para finalizar ya que te adentras en los buenos y olvidados sonidos hard.Te recomiendo la banda australiana Buffalo.
Sin exagerar puedo afirmarte que su sonido e instrumentación son muy buenas.Su obra más conocida Volcanic Rock es una pieza que facilmente se puede comparar en calidad a obras de Black Sabbath,Led Zeppelin y Deep Purple.
Pero bueno Buffalo solo triunfaron en Australia y gracias a las reediciones muchos críticos y coleccionistas afirman que se trata de tremendo pedazo de Banda.
Seguimos en contacto
Un abrazo

Javier Lishner said...

Hola Fausto:

Me has abrieto el apetito. Hoy buscaré a esa banda de nombre Buffalo de Australia.

A veces pienso cómo hay tanta música de la cual nunca supimos, a pesar de su calidad, como bien dices, comparables a los cuatro gatos que conocimos.

Un fuerte abrazo,

JL