Thursday, December 17, 2009

LOS CUENTOS CHINOS

Érase una vez, que en el idioma español se empezó a utilizar la expresión "cuento chino" cuando alguien se refería a una mentira. Era entendido, por lo general, como una historia falsa. Y hasta literatos como Gabriel García Márquez la utilizaron. Era, en realidad, una historia inverosímil, con mucha fantasía e imaginación, a cock-and-bull story en la lengua inglesa. Pero en el lenguaje político de mi país, el Perú, un día, sin imaginación ni fantasías, se convirtió en una triste realidad.

Luis Alva Castro, presidente del Congreso peruano. (FOTO: IDL-SC).

EL CUENTO DE ALVA Y DE LA CUBA
Fabiola de la Cuba es una cantante peruana que tuve oportunidad de conocer durante mi carrera en los medios de comunicación del Perú. De eso, hace ya muchos años. Hoy, un par de sus espectáculos se encuentran en cuestionamiento, paradójicamente, por culpa del mismísimo presidente del Congreso peruano. Ese cargo lo ocupa el doctor Luis Alva Castro, venerado líder aprista y uno de los principales responsables de la debacle económica que llevó al primer gobierno de Alan García Pérez, entre el 85 y 90, a ser el peor en la historia republicana. El embrollo es de US$15,000. Lo que no tengo muy claro es si ese es el precio de los espectáculos o los honorarios de la artista. Pero, por ahora, eso no es lo importante.

Por supuesto que, luego de ser descubierto, don Luis Alva Castro se comprometió a devolver los 15 mil dólares que tomó del Parlamento de la República para subvencionar el par de shows (privados) de la artista en Trujillo y Chiclayo.

Ayer, con indignación, leí que los congresistas de oposición le perdonaron el hecho y lo llamaron "solo un error". Dice la noticia que "voceros de las distintas bancadas, respaldaron (ojo, "respaldaron") mediante un comunicado al titular del Parlamento por considerar que dicho desembolso está “legalmente sustentado” y que en todo caso Alva Castro ya autorizó que se le descuente de sus ingresos". Los congresistas en el Perú no entienden que no se trata de que devuelva el dinero ni si $15,000.00 no es una gran cantidad. Se trata del hecho de usufructuar el dinero que no es de uno. Al señor que robó dos frazadas (para abrigar a sus hijos) lo metieron a la cárcel. Y cuando devolvió las frazadas le dijeron allí se queda por ladrón.

Al consultarle por qué no se optó por investigar el tema, como recomendó Genaro Matute, ex contralor general y actual coordinador de la Comisión de Alto Nivel contra la Corrupción, el congresista Rafael Yamashiro, de Unidad Nacional, refirió que “no se ha visto una actuación dolosa” de parte de Alva Castro". Lo que a leguas se ve como una malversación de fondos, no lo es para los congresistas.

EL CUENTO DE LOS TANQUES
Hace tan solo tres semanas, el presidente del Perú, doctor Alan García Pérez, tuvo una brillante idea. Ir por el mundo anunciando el desarme en el continente. Lo comenzó el 30 de noviembre arrodillado frente al Santo Padre. Unos días después, leal a su incoherencia, anunció la compra de tanques chinos.

Tanque chino. (FOTO: Andina).

El día del desfile militar, esa pantomima que debería acabar, y que pareciera que más sirve para que los máximos dirigentes, algún ex presidente, congresistas y otras momias como el Cardenal Cipriani se luzcan, el ministro de Defensa, Rafael Rey Rey, aquel que, paradójicamente, nunca tuvo ni una pistola en las manos (porque es tan católico que aún cree que hay que poner la otra mejilla), confirmó la compra de tanques chinos. Era 8 de diciembre (día de la Inmaculada Concepción). Y es que, como dijo el presidente, hay que repotenciar nuestras fuerzas armadas, pues. Con los tanques que compró el general Velasco y que desfilan por las mismas pistas hace cuatro décadas, nuestro ejército está muy disminuído en cuanto a la maquinaria de los tiempos. Y los chinos enviaron, a modo de prueba y exhibición, cinco de sus MBT 2000.

Casi de inmediato, algunos peruanos que saben de defensa criticaron el proyecto. ¿Tanques chinos? ¿Y no era que hace tan solo una semana que Alan García había ido por el mundo predicando la paz y el desarme en el continente? Sí, juro. Pero, como es su costumbre, García justificó la compra. Y cualquiera lo hubiera hecho luego de ver los tanques peruanos en ese fastuoso desfile. Y tuvo eco en el miembro del Opus Dei, hoy ministro de Defensa, quien defendió a capa y espada la adquisición de la artillería pesada china.

Entre tanto, Chile, el vecino del sur, que lidera el gasto militar en esa parte del continente, anda feliz con sus tanques de fabricación alemana. Según las declaraciones del propio ministro, pude sacar la cuenta de que cada tanque alemán, de los que tiene Chile, cuesta aproximadamente 40% más que los de fabricación china. El resto es silencio.

Pero hay más. Hace dos días, el propio ministro del ramo, afirmó que todavía no se sabe con qué presupuesto se va a mantener esa flota. De película.

EL CUENTO DE LOS AFROPERUANOS
Hace un par de semanas, conversando con uno de mis alumnos, cuya esposa es de Costa de Marfil, y cuyos potajes son simplemente deliciosos, le comentaba la influencia cultural que mi país, el Perú, había recibido de África. Hice mención especial en dos aspectos que, por demás, son dos de mis favoritos: la música y la gastronomía. Su reacción fue de sorpresa, supongo hasta hoy que por la pasión con la que le contaba la historia.

Cultura afroperuana. (GRÁFICA: Museo Nacional Afroperuano).

Por esos días, se le ocurrió al presidente García Pérez, en nombre de todo el país, pedir perdón públicamente al grupo humano llegado de África, y a sus descendientes nacidos en el Perú, por las atrocidades que se cometieron en contra de ellos. En el Perú, donde la clase política solo ha demostrado durante años que es la más corrupta de todas, hasta parece anecdótico que sea el doctor García Pérez quien pida el perdón a los afroperuanos. En vez de disculparse de los que (en el pasado) sufrieron discriminación, debería encargarse primero de prometer la cárcel a tanto corrupto que lo rodea y que comete las atrocidades de hoy. Pero, en cambio, la semana siguiente del show de la disculpa pública, liberó a un maleante, de esos de saco y corbata, José Enrique Crousillat, a vista y paciencia de la población. Exactamente en contra de lo que debería hacer.

EL CUENTO DEL ESTUDIO NAKAZAKI
El 4 de diciembre pasado, mientras el ministro de defensa peruano, el católico Rafael Rey, se encontraba en Europa, dio otra buena nueva: la contratación del estudio Nakazaki y Sousa por parte del Estado peruano para defender a militares procesados por violación de derechos humanos. Al contrato solo le faltaba unos ajustes.

César Nakazaki, izquierda. (FOTO: Internet).

Para quienes no están muy al tanto de la situación, el estudio de abogados apoyado por el señor Rey pertenece a César Nakazaki, el mismísimo abogado del delincuente y procesado Alberto Fujimori, y del excomandante general del ejército, Nicolás Hermoza. Ambos, condenados por por la violación de derechos humanos en el Perú.

Cuando el ministro fue contactado telefónicamente por el diario La República de Lima, el corto diálogo lo pintó de cuerpo entero. Con la educación que lo caracteriza, y con el ejemplo conciliador de Jesucristo y del Cardenal Cipriani, su jefe en el Opus, contestó a las preguntas de la siguiente manera:

- ¿No cree que su elección (la del estudio Nakazaki y Sousa) sea cuestionada?
- No tengo la menor duda. En el caso que se decida, los primeros que dirán algo serán ustedes. Digámoslo claramente. Tienen derecho a decir lo que le parezca y yo tengo derecho a hacer lo que me parezca. Deben reconocer que el funcionario acusado tiene el derecho de escoger a los abogados que ellos indiquen.

- ¿Los militares manifestaron alguna razón en particular para contratar a este estudio?
- No lo sé ni me interesa. Como autoridad tengo el deber de respetar su derecho.

Parece ser que son más de doscientos los militares procesados en el Poder Judicial por violaciones a los derechos humanos. Buen provecho.

EL CUENTO DE LAS LAPTOPS
Recuerdo cuando el presidente de la República, en uno de esos momentos de emoción que tanto lo caracterizan (como cuando ayer lo vi bailando la Diablada durante la celebración de la Virgen de la Candelaria), se le ocurrió anunciar su súper plan llamado "una laptop por niño". Eso fue hace dos años. Pero, como bien señala el analista Iván Izquierdo, "una reveladora investigación del educador David Roca demuestra que el gobierno mitifica la tecnología, y que las computadoras portátiles que repartió entre los niños más pobres de las zonas rurales no han contribuido en mejorar la calidad de la educación que reciben".

Una laptop por niño. (ARTE: Perúeduca).

Escribe Ghiovani Hinojosa: Constantino Carvallo, el gran educador peruano, fue "el primero que frunció el ceño cuando el gobierno empezó a distribuir unas novedosas computadoras portátiles a los niños de las escuelas rurales en mayo del 2008 –solo cinco meses después de haber creado el programa “Una laptop por niño”, a fines del 2007... “¿Tan pronto? ¿Qué estarán haciendo?”, le dijo entonces a su amigo, el profesor David Roca Basadre. Y juntos planificaron viajar al interior del país para verificar in situ las bondades de una propuesta que era ofrecida oficialmente como la solución perfecta a nuestros problemas educativos. La muerte, siempre tan inoportuna, le llegó a Constantino, por lo que David buscó nuevos aliados –el maestro Rigoberto Áuris y dos estudiantes– para llevar a cabo su investigación.

El equipo de David Roca visitó durante un mes y medio –entre junio y julio de este año– 16 colegios unidocentes o multigrados –requisito para que una institución sea beneficiaria del programa–. Las pesquisas se realizaron en las localidades de Huaraz, Trujillo, Iquitos, Tarapoto, Yauyos, Chincha y Pisco, y fueron coordinadas con las direcciones regionales de Educación y las unidades de gestión educativa locales. “Entendimos sin tapujos que, en la mayor parte de los casos, nos orientarían a los lugares en que mejor marchara el programa”, escribe el pedagogo en el estudio. Aun así, no pudieron ocultar una realidad que se desborda por sí sola.

En su interesante nota, Hinojosa continúa: “Los niños usan la laptop de manera independiente, sin guía del docente; hay aprendizaje por descubrimiento espontáneo”, le confesó el director de la institución educativa San Juan de Cumbaza al colaborador que visitó Tarapoto. Allí los docentes sencillamente no han recibido ninguna capacitación sobre el uso de las computadoras, y los equipos llegaron de forma inesperada. La primera conclusión a la que arribó David Roca es que no existe un plan pedagógico sobre el uso de las laptops XO, es decir, los profesores no conocen con claridad la forma de ligar los contenidos del plan regular de estudios a las aplicaciones de las computadoras.

Lo que encontraron en Carhuaz, Chincha, Iquitos y otras localidades, fueron similares respuestas. Hinojosa termina diciendo: Si bien las conclusiones de David Roca son someras y no tienen un estricto valor estadístico, reflejan de forma cualitativa la manera improvisada en que se está llevando ese programa en el interior del país.

Son 292,500 las laptops XO que el Ministerio de Educación ha comprado hasta la fecha, con una inversión de 54’990,000 dólares. Buen provecho.

Javier Lishner
Santa Clara, California
17 de diciembre de 2009

8 comments:

Eagle said...

Como último cuento fujimontesinista-bufalesco: Los Pishtacos. Grandes nuestros presidentes.

Duda said...

Javier Presidente

Javier Moreno-Pollarolo said...

Gracias Duda pero ahora estoy con tantos proyectos que ser presidente no me cabería en mi agenda. Pero le haría un favor al Perú al ser un gobernante distinto a Alan García. Je, je, je...

¿Ustedes creen que en Chile la gente dice "hay que armarnos e invadir a Perú"? No. En Chile están preocupados porque por un lado Alan se las da de pacifista y por otro compra unos tanques Made in China que quién sabe si aguantarán la primera prendida. Por ese lado, los chilenos no deben preocuparse. Pinochet les dejó buenos Panzers listos para aplanar las pampas del Clemesí cuando se les venga en gana.

Ah, sobre los Pishtacos: en la época de Fujimori el cuento eran los asesinos de cambistas. ¿Alguien recuerda a Momón?

Javier Lishner said...

Hola Eagle:

Claro que es es otro de los cuentos chinos. Pero hay otro más importante que todos y del que espero escribir pronto.

Grandes nuestros presidentes, pero ninguno tan grande como García Pérez.

Un abrazo,

JL

Javier Lishner said...

Hola Duda:

No estoy preparado.

Saludos,

JL

Javier Lishner said...

Hola Javier:

A este punto creo que cualquiera que sea distinto a García Pérez le haría un gran favor al Perú.

Solo habría que analizar qué ofreció durante su campaña presidencial (desde ya objetada), y qué ha hecho durante el tiempo que lleva como presidente. Sería un buen tema de investigación.

Un abrazo,

JL

PD: Será porque mi memoria es frágil, pero no recuerdo a Momón. Por lo menos a ese. El único Momón que recuerdo es un "chibolo" que aparecía los sábados en Trampolín a la Fama como invitado de Augusto Ferrando. Y que era un vacilón. Ya deberá tener mi edad o tal vez llegue a los 50. Saludos.

Luis said...

Que recuento de estas historias que claramente denuestran como se maneja la politica y el ejecutivo en los ultimos creo 20 años,lo que me llama la atencion es los ingeniosos que son los asesores para crear tanta historia,que talento perdido que seria bien aprovechado en los guiones para series o novelas en la tv peruana,creo que en eso seriamos los numero uno.Ah entre otros cuentos los premios a los jotitas,a Kima malparrida,y el antiquisimo tren electrico.
Luis de jesus maria

Javier Lishner said...

Bueno, Luchito. Como la canción de mi recordado amigo Félix Varvarande, "El cuento del siglo", nada como la del tren eléctrico. Nada. Lo recuerdo y no lo creo. García Pérez en su esplendor. Y lo peor es que no ha cambiado. Sigue tan hablador como hace 25 años. Y ahora, viejo, peor.

Un abrazo,

JL