Friday, February 12, 2016

NOCHE FUTURA, HOY

Sería fines de los ochenta cuando, durante mis días de radio, me tocó conocer a Julio Granados. En Lima, andaba trabajando sus producciones con su tocayo, el músico Julio Caipo, mi amigo. Recuerdo a Julio, cuya casa yo frecuentaba, hablar mucho de Relayze. Y es que bajo ese sobrenombre, Julio Granados se empezaba a dar a conocer. Su primer disco, publicado por Industrias El Virrey, llegó a las radios y sería solo el punto de partida en la carrera de uno de nuestros invitados de hoy. Era 1988. Pasaron los años y veríamos a Julio formando parte del grupo Pozí, con quienes también grabaría. Allí, conocería a José Carminis, su colega, con quien compartiría hasta el fin de aquella banda peruana de electro-pop. Y entonces, como se dice, cada uno se fue con su música a otra parte. Dos décadas más tarde, Julio y José se reencuentran a través de las redes sociales e inician un nuevo proyecto: Noche Futura. Julio vivía en Nueva York y José, no a la vuelta de la esquina, en Los Angeles. Mejor los dejamos a ellos para que cuenten su propia historia.


JAVIER LISHNER: Hola Julio y José, ¿cómo nace Noche Futura?
JULIO GRANADOS: Hola Javier, ¿cómo estás? 
JL: Bien, gracias. Un gusto. 
JG: Noche Futura nace del reencuentro entre José y yo hace tres años a través de Facebook. Antes de ello, no supimos el uno del otro por casi veinte años cuando fuimos integrantes de Pozí, nuestra exbanda en el Perú. Lo interesante fue que rápidamente nos dimos cuenta de que nunca habían muerto nuestras ganas de seguir haciendo música.
JOSÉ CARMINIS: Hola Javier.
JL: Hola.
JC: Eso es cierto. Noche Futura nace en coincidir por segunda vez en una búsqueda musical… Esta segunda vez no la dejamos pasar y hemos logrado nuestro primer disco, el cual nos tiene muy contentos pues no sólo es un logro personal sino un aporte a la música electrónica hecha en nuestro idioma. Y por supuesto, a nuestro país: Perú.

JL: ¿Podrían decirme cada uno separadamente, cuáles fueron los tres principales puntos en los que, ambos, luego de tantos años, volvieron a converger. Porque iniciar un proyecto, al menos como se ve el de ustedes, no es un juego.
JG: Pienso que el primer punto es que tenemos una pasión muy grande por contar historias, y la música es lo más cercano para expresarnos reuniendo varias disciplinas del arte como componer, escribir, cantar y luego, cómo contarlo incluyendo el vestuario, el maquillaje y el embrujo de la imagen. El otro punto es que la música en sí es muy poderosa, casi como una droga difícil de dejar. Entonces, estamos hablando de unos adictos que nunca se curaron del ritmo, del sonido y del soñar… 
JL: ¿Algo más?
JG: Sí. Que nos gusta trabajar en NF. Vemos que la gente disfruta mucho con nuestras canciones. Por qué no envolvernos en papel de regalo y ponernos en vitrina? En estos tiempos modernos es más fácil que nos vean y escuchen por la Internet. Eso es lo bueno de tener el alma de los ochenta viviendo en estos tiempos... Tenemos de los dos mundos y hay que aprovecharlo.
JL: Muy interesante eso. Y tú, José, ¿qué piensas?
JC: Yo creo que convergimos por el destino; primero, propiciado por el "social media" donde nos reencontramos a mediados del 2012 y empezamos con el diálogo de reunirnos. Segundo, porque para entonces cada uno avanzaba individualmente en sus carreras solistas. Julio ya había publicado varios discos y yo venía produciendo algunos temas en estudio. Además, sentimos que individualmente cada uno podía seguir sus carreras pero esta era una gran oportunidad de reunirnos después de tanto tiempo y terminar lo que alguna vez había quedado inconcluso. Teníamos todo para hacerlo, la complementación de talentos en diversas áreas, casi los mismos gustos, y mucha pasión por el arte en general.

JL: ¿Cuáles son las influencias de Noche Futura? En lo musical, en la producción, la imagen a la cual Julio se refirió al principio, etc.
JC: Yo escucho música desde los cinco años pero entregado a la música electrónica desde los nueve. Recuerdo mis cuadernos del colegio forrados con pósters de Depeche Mode, Kraftwerk, OMD o Pet Shop Boys. Musicalmente mis influencias, desde entonces, son mayoritariamente electrónicas… Desde países como Alemania, España, Argentina, Estados Unidos y por supuesto el Reino Unido. Ya a los trece, descubrí que tenía ideas para cambiar las canciones de discos que no los creía "completos". Escuché tanta música electrónica en mi juventud (porque siempre fui un solitario melancólico) que sin proponérmelo estuve estudiando los trabajos de algunos de mis productores más influyentes como Daniel Miller, Stephen Hague, Konrad Plank y John Benitez, entre otros. Todos mis mejores recuerdos me servirían, años más tarde, a la hora de producir Sinfonía Cósmica del Mar.
JL: Y Julio?
JG: Yo pienso que nuestra influencia es variada. Siempre nos gustó la música de los ochenta, la música electrónica y el dance… Hay grupos extraordinarios que seguirán influenciándonos por siempre como los ya mencionados Pet Shop Boys, Depeche Mode, Mecano… Y otros como Virus, Annie Lennox, Boy George, Alaska y Dinarama (Fangoria ahora), Everything But the Girl, Björk, y muchos más.



"Noche Futura" - Noche Futura

JL: Julio, me contabas que tras la separación de Pozí, te dedicaste al diseño gráfico e ilustraciones; en lo cual, sin duda, eres muy talentoso. Personalmente he visto muchos de tus diseños y creaciones… Durante esos días, ¿en qué parte de tu vida quedó la música?
JG: Javier, curiosamente nunca dejé la música. Estuve trabajando en proyectos personales y grabé varias canciones sin lanzarlas comercialmente. Hice coros para Susana Baca en su disco ganador del Grammy donde canté en lengua africana e incluso grabé vídeo clips de algunas de mis canciones producidas en New York. Como ves, la música nunca murió. Más bien, diría yo, se animó a ponerse su corona de Super Star y creérsela con Noche Futura.

JL: José, ¿a qué te dedicaste luego de tu alejamiento de Pozí?
JC: Después de la desintegración del grupo, continué mi amistad con Tko Ponce, la integrante femenina de Pozí, con quien ya éramos amigos desde 1992. Juntos formamos un dúo en el 94 y tocamos algunas veces en Lima. Hicimos música como hasta 1995, año en que se acentuaron mis depresiones y descubrí la Literatura como un mundo exquisito.
JL: Y luego…
JC: Leí mucho, descubrí mundos fascinantes como la poesía de Antonio Cisneros o la filosofía de Nitzsche. En 1996 me decidí a escribir y uno de mis cuentos ganó los Juegos Florales de la universidad donde estudiaba periodismo, lo cual me reafirmó que iba por un buen camino. En 1998, en Lima, fui invitado a integrar un genial grupo de poesía, llamado Neón, con el que dimos innumerables recitales y, además, publicamos una antología en el 2002. Al año siguiente contraje matrimonio con la pintora Ana Palacios, quien viajó a California ese año y yo me aventuré a cruzar México en busca de ella, con quien me reencontré a finales del 2004. Ese fue un largo viaje donde estuve a punto de perder la vida en más de una oportunidad.
 JL: Caray!
JC: Sí. Me negaron dos veces la visa norteamericana en Lima pero siempre creí que lo imposible es posible, espíritu que posiblemente contraje de la Literatura. Y así llegué a Estados Unidos, donde comenzó otra etapa de mi vida.

JL: Si tuvieran que hacer un balance entre lo realizado con Pozí y lo actual, en pocas palabras, ¿qué dirían? Julio…
JG: Con Pozí se sembró la semilla, una grande y brillosa casi como una nuez, y a pesar de que su flor duró muy poco, su fragancia aún pena en la gente underground de Lima que siempre nos recuerda como uno de los grupos pioneros de la música electrónica en el Perú. Noche Futura proviene de la misma semilla; o sea, somos de la misma especie de flor pero que esta vez sí brotó con tallo grueso y mirando hacia el sol.
JL: Qué buena… Y tú, José?
JC: Yo tenía 17 años cuando entré a Pozí. Estaba en quinto de secundaria. Fue algo grande pues fue mi primer grupo en serio después de varios intentos. Y fue donde por primera vez me paré sobre un escenario. Pertenecer además, como dice Julio, a uno de los grupos pioneros de la música electrónica en el Perú y estar cerca de la producción musical de los hermanos Alonso y Álvaro Zevallos…
JL: Palabras mayores.
JC: ...Fue algo importante. Tenía muchas ganas de hacer canciones aunque todo tuvo lugar en el año 2000 (y hacia adelante) con mi primer "home studio". Diría que el balance fue de un largo persistir, aprendizaje, pasión y hasta de un modo de vida que no hemos dejado ni dejaremos morir.


Noche Futura: Julio (voz) y José (sintetizadores)

JL: Los felicito por esa convicción… Ambos residen actualmente en Los Angeles. Imagino que el vivir en la llamada Meca de la música pueda haberles ayudado en algo al producto logrado.
JG: De verdad, vivir en Los Angeles no nos da ni nos quita…
JL: Mmmm. O sea…
JG: En la actualidad hay estudios de grabaciones con ingenieros de sonido espectaculares en casi todo el mundo.
JL: Es verdad.
JG: En todo caso, de lo que sí estamos contentos es que nuestro ingeniero de sonido, Guillermo Bordarampé (integrante de la mitica banca argentina Arco Iris) vive aqui y es uno de los grandes. Y Noche Futura no sonaría como suena sin su profesionalismo.
JL: Wow! Bordarampé era el bajista de Arco Iris. En ese grupo hubo otro grande que también es un reconocido (y laureado) productor: Gustavo Santaolalla. Pero volvamos a Los Angeles… José, a propósito, Santaolalla también reside en Los Angeles.
JC: Te cuento que "Árbol", la primera canción que publicamos como Noche Futura, la tenía yo como un demo desde el año 2000. El resto de temas que escribí en el disco los hice sí auspiciados por el hermoso cielo y clima de Los Angeles. Fuera de eso, el vivir aquí no ha tenido mayor influencia directa sobre nuestra música. Y sí, Santaolalla es y será un gran referente. Su trabajo en Corazones de Los Prisioneros, por ejemplo, es impecable.

JL: Si me permiten, hablemos del producto. Hace unos días, publicaron su primer disco, al que ya han hecho mención. Supongo que es solo el primer paso y, como tal, debe ser muy importante. ¿Qué podrían decirnos ustedes de esta producción? Por ejemplo, ¿qué es lo que más recuerdan de ella?
JG: Es cierto. Nuestro álbum, Sinfonía Cósmica del Mar, nos tomó aproximadamente tres años en su realización.
 JL: Eso no es poca cosa, Julio.
JG: Su proceso fue largo y de mucho trabajo, desde que tuve que mudarme de New York a Los Angeles para trabajar en el disco hasta la masterización en New York. Lo que más recuerdo es que cuando me subí al avión rumbo a Los Angeles, dejando una vida de más de diez años en NY, me decía: Julio, estás más loco de lo que pensabas… Pero sé que lo lograremos.
JL: Supe de tu mudanza pero recién hoy me entero que el motivo fue el disco, y el proyecto de Noche Futura.
JC: Lo que yo más recuerdo de esta producción es que ahora entiendo la razón por la que los productores cobran tanto dinero. jajaja. Tener una composición bonita es siempre el primer paso. Pero luego llega ese trabajo cerebral y titánico de hacerla realidad. He pasado tantas horas puliendo cada paso y detalle, sobre el teclado, frente a la computadora, en el auto, en la cama e incluso mientras dormía, que por momentos no estoy seguro de querer hacerlo otra vez. Pero sé que voy a seguir componiendo y produciendo; porque, aunque es muy sacrificado y a veces dude: el ver la canción o las canciones terminadas es un logro y satisfacción muy grande. De hecho ya vengo “bosquejando” la primera canción para el siguiente disco.

JL: ¿Cuáles son sus expectativas con esta producción? Me refiero a expectativas reales y no a sueños (que todos tenemos cuando creamos algo). Y una vez más, ¿creen que el partir de Los Angeles puede facilitar esas expectativas?
JC: Personalmente no creo mucho que el partir de Los Angeles traiga mayor retribución al disco. Pienso más bien que el disco se irá abriendo paso en su género, en Latinoamérica especialmente, ocupando un lugar en la electrónica en nuestro idioma, que de por sí ya carece de producción (a nivel comercial, más no en el independiente). JG: Nuestras expectativas son grandes.
JL: Lo imaginaba.
JG: Y ya se están cumpliendo. El solo hecho de haber sido uno de los ganadores del concurso de bandas organizado por la WinterHouse y que hay mucha gente del medio que nos conoce y nos aplaude, nos dice que vamos por buen camino. Ahora viene lo mejor y hacer que nuestra música se escuche más.
JL: Sí estuve al tanto del concurso de WinterHouse. Es más, me pidieron para ser jurado pero, por motivos muy personales, y con cierta pena, no pude aceptar. Luego leí su nombre entre los ganadores. Suerte la de ustedes de haber ganado los 500,000.00 dólares.
JG: jajajaja. Wow! Eso hubiera sido fabuloso pero el premio de una grabación de nuestro vídeo clip “Medusa”, que será grabado en 35 mm (formato cine) y una producción valorizada en diez mil dólares, no está nada mal, ¿no?
JL: Para nada. Es un muy buen premio y merecido para los ganadores… Volviendo un poco a sus orígenes, como para saber algo más de ustedes, ¿cómo se iniciaron en la música que hoy tanto les apasiona?
JC: Me inicié con un pianito de juguete…
JL: jajaja. Ya pues, en serio.
JC: En serio, un pianito de madera y de dos octavas. Era mi compañía mientras mi madre trabajaba doce horas. Era madre soltera. Yo tocaba el pianito todo el día mientras veía a mi abuela cocinar y lavar la ropa en una modesta casa en el barrio de Las Flores, en San Juan de Lurigancho. Allí me inicié, entre el olor del kerosene y el sabor del huevo dulce batido que traía del mercado.



"Árbol" - Noche Futura

JL: Muy buena descripción de tus inicios, José. Si en este momento te pidiera el nombre de tres discos, ¿cuáles mencionarías?
 JC: El Please de los Pet Shop Boys (1986), el cual tomé de base estructural para producir el disco Sinfonía Cósmica...; el A Broken Frame (1982) de Depeche Mode, porque, con sus melodías, me acompañó durante mi preadolescencia; y tercero, el Love Delux (1990) de Sade, quien me enseñó durante su carrera, que todos los discos de un artista pueden ser buenos y todas las canciones de un disco son un compromiso individual muy serio, y que no hay canción mala en un disco si uno así se lo propone.
JL: Y por tu lado Julio, si te pidiera en este momento el nombre de tres canciones, ¿cuáles elegirías?
JG: “Missing” del grupo inglés Everything But the Girl, “West End Girls” de los Pet Shop Boys e “Hijo de la luna” del grupo español Mecano.
JL: Qué buenos temas. Ese último de Mecano, no lo escuchaba desde hacía muchos años. Lo acabo de volver a oír. Los otros dos me recuerdan mi época en la radio, donde pudimos conocernos...

JL: ¿Tienen planeado presentaciones en vivo? Alguna gira en mente? 
JG: En el concierto de Patricio Suárez-Vertiz, fuimos quienes abrimos el show. La respuesta del público nos encantó
JL: ¿Dónde fue?
JG: En el Florentine Garden, aquí, en Los Angeles. Ahora estamos trabajando en la presentación en vivo de nuestro disco que será en unos dos meses y ya te enviaremos los vídeos!
JL: … Pensé que me iban a enviar unas entradas para el show. jajaja.
JC: Justamente, el show de lanzamiento lo estaremos haciendo, si todo sale bien, en marzo, en un 80's bar en el centro de Los Angeles. Y teniéndote tan cerca, por supuesto que estás invitado.

JL: Se les agradece. A propósito, suelen utilizar músicos de apoyo cuando tocan en vivo?
JG: Realmente no necesitamos, pero siempre es bienvenido un músico de apoyo…
JC: Como dice Julio, no convocamos músicos de apoyo. Al menos, por ahora.
JL: Julio, ¿cuál es tu instrumento favorito? 
JG: Me encanta el sintetizador pero no lo toco (José es el genio de los teclados). En todo caso, mi instrumento es mi voz!
JL: José, el tuyo son los teclados… ¿Alguno otro?
JC: La batería. Yo tocaba batería en un grupo entre 1997 y 1999, haciendo covers de New Order y The Cure. El bajo también me gusta y me llama la atención.

JL: De Sinfonía Cósmica, que ya lo escuché completo, ¿cuáles son sus canciones favoritas? Aquellas que podrían comenzar por recomendarle a quienes aún no los han escuchado. Y por qué?
JC: Me gusta “Árbol” porque fue mi primera canción en Noche Futura y porque cierto día cuando iba en la mitad de su producción, escuchándola mil veces en el auto; cierta tarde, mis hijos la cantaron, emocionándome hasta las lágrimas. Y hoy por hoy sigue siendo una de sus favoritas. Luego me gustan donde les puse buen dote de poesía, como en el caso de “Ángeles del Medio Oriente”, “Shopping Cart”, “Al Lado de un Hombre” y “Enzo en el Mar”, temas sociales y humanos.
JG: A mi me encanta “Shopping Cart”, por tocar un tema diferente que habla de los hombres de la calle que llevan su vida y pertenencias en una carrito de compras…
JL: Los he visto por aquí. Y los saludo cada vez que puedo… 
JG: Qué bueno… También me gustan, “Mi alma animal” que habla del espíritu del hombre bendecido por la naturaleza y, “Medusa”, por ser tan divertida y sexy.

JL: Ah, las composiciones… ¿Quién escribe las letras? ¿Y la música? ¿Componen los dos?
JG: Componemos los dos, pero en este disco Jose tomó la batuta. Yo compuse solo tres temas del disco y me encargué de la voz, la imagen y el diseño en general. Por su parte, José se abocó en sus preciosas composiciones musicales.
JC: Sí, así fue. Compuse diez canciones del disco y un tema con Julio que es “Sé que tú”. Me encargué de producir musicalmente y hacer los arreglos de todo el disco también, lo cual fue un reto muy grande. Inclusive, a la hora de producir esas dos canciones que Julio trajo al disco… Pero fue un proceso que disfruté. Aunque he estado envuelto en esto por años, es mi primera gran exposición pública. También en las voces al cantar “Shopping Cart”, “No te voy a dejar”, y hacer los coros en varios temas. Escribir juntos funcionó en “Sé que tú”, donde Julio me dio los versos y yo le compuse el coro. El complemento de roles funciona muy bien porque las voces y la imagen gráfica queda de lado del señor Granados, y muy bien cimentado por su calidad.
JL: Soy testigo de eso…
JC: El sonido, además, aporte importante en la ingeniería: el señor Guillermo Bordarampé. Todo el conjunto hace el sonido de Noche Futura.

JL: Qué buen epílogo. Les agradezco mucho por su tiempo para esta entrevista. Pero antes de terminar, tengo una última pregunta. ¿Votarán el próximo 10 de abril?
JG: Si votaré. Viviendo quince años en este país, que es mi hogar, tengo voz y voto y será escuchado.
 JL: Yo preguntaba por las elecciones generales en el Perú…
JC: Yo votaría por alguien inteligente, ocurrente y con buen sentido del humor, como Javier Lishner. Después de entender mejor la religión y la política, prefiero pagar mi multa y quedarme en casa viendo jugar a Messi.
JL: Se te agradece la mención honrosa, José. Pero te comento que, de no votar, ya no pagarás la multa. Muchas gracias por su tiempo y por superar algunas vicisitudes durante el proceso de la entrevista. Muchos éxitos con el disco y -de día y de noche- en el futuro de sus carreras artísticas.

Javier Lishner
Santa Clara, California
11 de febrero de 2016

4 comments:

Alice Rhodes said...

Hi Javier, I hope you're well. I've seen some amazing photos on your blog that i would love to use in a documentary I'm working on about rock and roll in Latin America - Can you drop me an email on alicehrhodes@gmail.com if that's ok so we can discuss? Or let me know your email address and I can drop you a line about the project. Thanks so much Alice

Javier Lishner said...

Hi Alice, I just read your message. I will be sending you an email later on today or, most probably, tomorrow. Thank you for checking the blog. Regards from the Silicon Valley.

JL

Javier Lishner said...

Actually, I just replied. Thanks!

JL

Enrique Con said...

Excelente entrevista, una mirada introspectiva de Noche Futura¡¡¡ Saludos desde Lima Perú