Thursday, July 20, 2006

RIO: De vuelta al barrio

Rio es Chachi Galarza (guitarra), Pocho Prieto (voz y guitarras) y Cucho Galarza (bajo). En la gráfica, el color de los zapatos de cada músico coincide con el de sus cabellos. (FOTO: Radioprogramas).

Ayer recibí un mensaje de un gran amigo de casi toda la vida. Bueno, desde los ochenta en que el rock en el Perú retomó la fuerza que nunca debió perder. Me dice que la semana pasada estuvo entre New York, New Jersey y Virginia, tocando en dos presentaciones con el grupo peruano Rio. Me dio un gran gusto. Por él, Armando Pattroni, dedicado baterista (y también empresario), y, por Rio, el grupo más popular durante mis tres minutos y medio de fama.

Rio inició su carrera a principios de los ochenta, en el distrito limeño de Pueblo Libre. Se hacían llamar Royal Institution Orchestra, y ensayaban en la azotea de la casa de los hermanos Cucho y Chachi Galarza, bajista aprista, y guitarrista, respectivamente. Con ellos, estaba su vecino Pocho Prieto, un enigmático cantante con quien formaron el trío. Luego se les unió Kike Figueroa, talentoso baterista, y, Lalo Tafur, en teclados. Con esa formación llegaron, en 1984, a los Estudios de Discos El Virrey, con quienes, bajo un nuevo nombre (R.I.O.), lanzaron el tema "Son Colegialas". El disco simple no tuvo una gran acogida pero sirvió de presentación para el grupo y como preámbulo para el siguiente, de título "Televidente", que fue uno de los temas nacionales de música pop, más tocados hasta ese entonces (1985). "
Televidente" y, luego, "La Universidad (Cosa de locos)", fueron solo el comienzo de una ascendente carrera.

Tuve oportunidad de compartir a su lado, presentaciones al interior del Perú y, también, en cuanto local eran solicitados, en la Gran Capital. De sur a norte, de este a oeste. Con ron o con Coca-Cola. Y, a veces, con los dos, más unas gotitas de limón.

Participé con ellos en matrimonios, despedidas de solteros, bautizos (como el de Andrea, en 1988), algún nacimiento (como el de Andrés Aurelio, en 1993), entrevistas, conferencias de prensa, encuentros del rock, fiestas privadas y públicas, y hasta del cumpleaños de Cucho, el 27 de abril de 1988, cuando, mientras celebrábamos en su casa con pasteles y coca, de pronto llegó el grupo francés de moda en Perú: Indochine ("Canary Bay", "Third Sex", "7000 Dances"), para seguirla de largo. Ahí, también estuvo el buen Armando.

Con gusto recuerdo, que Rio estuvo en cada uno de los programas por donde yo anduve. Desde Buenos días, día, en Radio Panamericana, hasta El Gusano Eléctrico, en Radio Miraflores, pasando por todo lo demás que hice, tanto en la radioemisora miraflorina, como en Radio Nacional, Canal 13 y Panamericana Televisión. Además, los recuerdo como el motivo de mi primer artículo periodístico en el Diario Expreso, el 26 de octubre de 1989, que se tituló Un Rio de sueños o un sueño de Rio, a propósito de su viaje a México, el que hicieron también con Armando (por esos tiempos, batería oficial de Trama). Y fui testigo de sus expectativas para con cada una de sus presentaciones en el exterior, aunque no viajé con ellos.

Un día antes de partir hacia California, en junio de 1994, Cucho, me hizo entrega de un par de CDs de su nuevo disco, el quinto, el cual empezaban a promocionar bajo el título de Rock and qué, grabado en los Estudios de Elías Ponce, gran amigo y apoyo importante de la banda.

Y, prácticamente, eso es todo lo que supe de ellos, hasta que apareció Armando. No sé qué estarán haciendo ahora... espero que no sea reggaetón. Aunque con Rio, todo suena bien.

Javier Lishner
San Jose, California
20 de julio de 2006

1 comment:

sonia martha challco huamán said...

Que nostalgía he sentido al leer este artículo, decidiste irte del país y Cuchito te alcanzó su nueva producción antes. Rio cumple 30 años y Javier siempre serás parte importante de su historia. Creo que cuando te fuiste poco a poco dejé de escuchar la radio. Pero que bueno saber de ti y Rio a pesar de los años.