Thursday, October 30, 2008

ENTRE EL AMIGO Y LAS GANAS DE TOCAR

Freddie Mercury murió en 1991. Recuerdo muy bien la fecha y todo lo que vino después. A Mercury había tenido oportunidad de verlo en vivo y, con la ventaja que dan las credenciales de prensa, además, de tenerlo muy cerca. Queen fue impresionante. Lo había presentado un sinnúmero de veces en mis programas de radio en Lima, incluso, antes de verlo en concierto. Luis Guadalupe, miembro del Miracle Queen Fan Club Perú, me recuerda cada cierto tiempo que, el 22 de noviembre de 1981, transmití un especial de sesenta minutos en el que inclui por primera vez los temas "Keep Yourself Alive", "Seven Seas Of Rhye" y "Killer Queen".

Led Zeppelin, por coincidencia, también cuarteto, había perdido a su baterista un año antes de ese especial radial. Fue el 25 de septiembre de 1980. Poco más de dos meses después, los restantes miembros del grupo hicieron pública su intención de no volver a actuar juntos, o, por lo menos, bajo el sagrado nombre que, en 1969, junto a John Bonham, habían creado. En principio, aunque con pena, los seguidores comprendimos el mensaje y, a partir de ese momento, nos resignamos a cerrar la colección de discos de Led Zep con el In Through the Out Door, lanzado en agosto del año anterior.

Personalmente le debo a The Who, mucho de mi afición por la música. Podría decir que fue el primer ejemplo que tuve sobre la típica banda de rock. Aquella formada por un bajo, una guitarra y una batería, y, en frente, el prototipo del cantante; enérgico, vibrante, osado, y a la vez carismático. Siempre creí que Robert Plant, el vocalista de Led Zeppelin, quien llegó un poco después a la fiesta, tuvo de quién aprender. Roger Daltrey, el cantante de The Who, es indudablemente un ícono cuando se habla rock. The Who, al igual que Led Zeppelin y Queen, también fue cuarteto. Y, dos años antes de la súbita desaparición de John Bonham, pasó también por la misma experiencia. Su baterista, Keith Moon, voló al cielo en septiembre de 1978.


Queen.

Antes que todos ellos, hubo otro grupo, por coincidencia cuarteto, que pasó por la amarga experiencia de perder, repentinamente, a uno de sus miembros. A diferencia de los anteriores, éstos, no eran ingleses. Se hacían llamar The Doors, eran de Los Angeles, California, y el 3 de julio de 1971 habían perdido a su vocalista. Se llamaba Jim Morrison. Morrison no solo era la imagen; era, además, compositor, poeta y hasta director de películas. Su muerte dejó un gran vacío. El blues-rock, el hard rock, el acid-rock... perdió a uno de sus más grandes aliados. El rock and roll perdió aquella vez a una de sus mejores voces.


Estos casos, que son solo un puñado de muchos, se asemejan en algo entre sí. Sus integrantes nacieron juntos, triunfaron juntos y sufrieron juntos. Los cuatro anduvieron con sus miembros originales a la hora nona, ese momento en que uno, sin pedir permiso, se les fue para siempre.

Led Zeppelin.

Mas bien, la manera como cada uno reaccionó ante la eventualidad los diferenció un poco. Los Doors, por ejemplo, a la muerte de Morrison, resolvieron seguir adelante. Ray Manzarek, el teclista, asumió el mando del grupo y, con el guitarrista Robby Krieger, decidió compartir las voces. A fines de 1971 lanzaron Other Voices y, un año después, Full Circle. Fue en este último del que salió un disco sencillo titulado "The Mosquito", que comenzaba así: "No me molestes mosquito...". El 45 r.p.m de sello Elektra llegó a casa la Navidad de 1972. A principios del siguiente año, mientras buscaban cantante, el grupo anunció su fin.

El caso de The Who fue un poco similar. Pero, solo un poco. A la muerte de Keith Moon, los otros miembros pensaron que lo que el baterista hubiera querido era que The Who continuara. Y, así, Roger Daltrey, Pete Townshend y John Entwistle, encontraron al que parecía el baterista ideal para completar el combo. Fue Kenney Jones, quien había trabajado en los Faces. Por coincidencia, Moon había estado con Jones la noche anterior a su muerte (ver foto). Pero el tiempo mostró que, musicalmente, Jones no era el complemento perfecto. Al igual que The Doors, el grupo solo duró dos discos más: Face Dances, lanzado el 81 y, It's Hard, un año después. A pesar que ambas placas los ubicó en las listas de éxitos y los expuso en MTV, la cuerda no dio para más. The Who anunció su Farewell Tour, que fue una de las noticias más tristes que me tocó dar ese año... Aunque la separación no les duró mucho.

The Who.

Amén de los Beatles, posiblemente sea Led Zeppelin el grupo más leal, si de cumplir su palabra se trata. Por lo menos, hasta ahora. Su misiva del 4 de diciembre de 1980 anunciando su separación tras la muerte de su baterista, ha sido cumplida, con la excepción de tres ocasiones. Y todas, por una especial condición. La primera, en 1985, para el Live Aid; la segunda, en 1988, por los 40 años de la Atlantic Records; y, la tercera, en 2007, para el homenaje a la memoria de Ahmet Ertegun, el mandamás de Atlantic. La otra vez que se reunieron fue para el matrimonio de Jason, el hijo de John Bonham, pero no lo hicieron bajo el conocido remoquete. Fue en mayo de 1990. En la actualidad, cuando -con la venia y participación del hijo del "Bonzo"-, todo parecía que el zepelín volvía a levantar su esqueleto, Robert Plant, el cantante, dijo no. Y allí tenemos a Jimmy Page y John Paul Jones, buscando a un vocalista para reemplazar al original. Sin embargo, hace tan solo dos horas, Harvey Goldsmith, su antiguo promotor, afirmó que si ellos quieren reunirse para tocar juntos deberían usar cualquier nombre mas no el de Led Zeppelin.

Quienes parecen no haberse hecho mucho problema con esto, fueron dos de los miembros de Queen. El grupo respetó durante casi tres lustros la memoria de su vocalista, y, en 2004, Brian May y Roger Taylor, anunciaron nueva gira. El bajista, John Deacon, no fue de la misma opinión. Queen, sin Deacon, había encontrado cantante y andaba feliz con el nuevo proyecto. El vocalista, ni era nuevo ni iba a formar parte del grupo. Tenía una larga historia, incluso, más larga que la de la propia banda. Cuando Brian May hizo el anuncio de Paul Rodgers, dijo también que Freddy [Mercury] había sido uno de sus admiradores. La cosa se presentó como Queen + Paul Rodgers, dejando bien establecido que no era Queen lo que el público debía esperar. Hoy tenemos a Queen + Paul Rodgers con nuevo disco y otra gira universal... a la que, finalmente, Luis Guadalupe podrá asisitir.

The Doors.

Existe otros casos tales como los de INXS o AC/DC que, en el camino, también se encontraron con más de una sorpresa. A su manera, cada uno supo cómo capear el temporal, para bien de su espíritu, su bolsillo y sus seguidores. En cuanto a las opiniones adversas y los sentimientos encontrados, seguramente que, con vivos o muertos, siempre los habrá. Tanto como las ganas de tocar y mantener el nombre en alto.

Javier Lishner
Santa Clara, California
30 de octubre de 2008

¡A LA REJA!

Mientras Andina, la Agencia Peruana de Noticias, informa que el Premier Yehude Simon propone un contrato social que incluya la "lucha a muerte" contra la corrupción; la Fiscalía, pide la detención de Rómulo León Romero (a) "Romulito", por haber tenido conocimiento de los negocios ilícitos de su progenitor, Rómulo León Alegría, y por ocultar información para evadir la acción de la justicia en las investigaciones del "Petrogate", el caso de soborno que sacude al gobierno peruano desde hace algunas semanas.


Como se sabe, "Romulito" se presentó la semana anterior ante la comisión del Congreso que investiga el caso, y lo hizo con cara de yonofui. Entre algunas de las payasadas que respondió fue que si bien es cierto que había firmado una carta involucrada en el caso, enviada a la máxima autoridad de Perupetro, Daniel Saba, dijo que lo había hecho cuando el documento estaba en blanco. Que él nunca supo qué fue lo que finalmente su padre escribió en la carta... "Actué de buena fe a solicitud y pedido de mi padre, yo confié en que este documento no era un documento ilegítimo de contenido deshonroso, no encontré nada cuestionable y colaboré en la firma de éste", fue lo que dijo en ese momento.

Y hasta se dio el lujo de sacar la cara por "el tío George", el ex-Premier Jorge Del Castillo Gálvez, y otros personajes más, relacionados de una u otra manera, con las irregularidades en la entrega de lotes petroleros en favor de la empresa Discover Petroleum. "El caso de los audios no revelan ningún grado de corrupción, pues sólo es un escándalo", afirmó.

Aunque a esta hora del día aún no se ha informado de su detención, se presume que el sujeto podría seguir las huellas de su progenitor, principal implicado en este caso de corrupción que envuelve a altas esferas del gobierno. La policía advirtió que "Romulito" revalidó su pasaporte y adquirió un pasaje para viajar al exterior.

Javier Lishner
Santa Clara, California
30 de octubre de 2008

Wednesday, October 29, 2008

PETER GREEN: Vida, muerte y resurrección

Nadie duda que a mediados de los setenta, con la llegada de Lindsey Buckingham y Stevie Nicks, finalmente, Fleetwood Mac pudo lograr reconocimiento universal. Sin embargo, años antes de ese acontecimiento, en Europa, especialmente en Inglaterra, el grupo había logrado impacto. Al principio, fueron llevados de la mano de un guitarrista llamado Peter Green, bluesero absoluto, como pocos en ese ambiente.


Peter Allen Greenbaum nació en Bethnal Green, una área al Este de Londres, al norte del río Támesis. Sucedió el 29 de octubre de 1946. Sus inicios profesionales en la música datan de 1964 aunque su primera gran oportunidad se dio dos años después, cuando fue llamado por John Mayall para reemplazar a su guitarrista en los Bluesbreakers. Éste se había alejado por un par de fechas mientras andaba en Grecia, y se llamaba Eric Clapton. Con la partida final de Clapton de los Bluesbreakers -para formar Cream con Jack Bruce y Ginger Baker-, el puesto le quedó finalmente a Green.

Mick Fleetwood era un flaco y espigado baterista que había sido compañero de Green en un par de bandas locales. Una de ellas, the Shotgun Express, por donde había pasado un vocalista de nombre Rod Stewart. Fue Green quien recomendó a Mayall para que Mick Fleetwood se integre a los Bluesbreakers. Y fue así como el baterista ocupó el puesto de Aynsley Dunbar, quien por esos días estuvo a punto de ser elegido para formar parte de la Jimi Hendrix Experience. Completaba el grupo, el bajista John McVie.

Green grabó una canción a la que llamó "Fleetwood Mac". Era solo la primera intención de armar su propia banda con los otros dos compañeros que hacían la base rítmica de los Bluesbreakers. Utilizando el apellido de ambos, nacía Fleetwood Mac. Aunque el bajista John McVie no dio el sí tan fácilmente. Cuentan que incluso, para el debut del grupo en el festival de jazz y blues de Windsor, en agosto del 67, fue Bob Brunning quien se encargó del bajo. Aunque Brunning sabía bien que, en Fleetwood Mac, sus días estaban contados. Finalmente, John McVie dejó a Mayall y se reunió con sus antiguos colegas. Completaba el cuarteto, el guitarrista Jeremy Spencer. Y esa fue, para muchos críticos, la mejor etapa de Fleetwood Mac. Aunque no la más popular.

"Albatross". Sobran las palabras.

El grupo, que originalmente se llamó Peter Green's Fleewtood Mac, o sea, el Fleetwood Mac de Peter Green, tuvo en él a un líder absoluto. Su primer disco, autotitulado, fue lanzado en 1968 e incluyó un tema de nombre "Black Magic Woman". Lo había escrito Green, y luego lo haría popular Santana, una joven banda de San Francisco, California.

Antes de terminar ese año aparece Mr. Wonderful, grabado en la CBS de Londres y en el que, entre otros invitados, participa Christine Perfect, la cantante y teclista de los Chicken Shack. Al igual que el primero, fue puro blues.

Then Play On, vio la luz a fines del siguiente año con la adición de Danny Kirwan, otro guitarrista, quien llegó a la banda con algunas canciones propias que fueron incluidas en la placa. Aunque, de acuerdo a una entrevista realizada en 1990 a Mick Fleetwood, Kirwan solo participó en un par de piezas de piano... Si bien es cierto que esta vez la producción corrió a cargo de ellos mismos, la ingeniería de sonido le correspondió a Martin Birch, quien en muy poco tiempo se haría famoso por manejar a otro nuevo grupo llamado Deep Purple. Y Christine Perfect, quien ya andaba en arrumacos y cucamonas con el bajista John McVie, volvió a participar anónimamente. Muy pronto, ya casada, Christine McVie sería oficialmente invitada a formar parte del grupo. Then Play On, cuyo tema "Oh Well" les dio cierta exposición, marcó la partida de su guitarrista fundador, el genio sin corona, Peter Green.

A saber, "The Green Manalishi", fue lo último que el guitarrista grabó con Fleetwood Mac. Años después, Judas Priest haría una pesada versión del tema, que, durante el último paso del combo por estos lares en septiembre pasado, incluyó en su repertorio.

"Green Manalishi". 1970.

Algunos biógrafos dicen que el LSD hizo perder el hilo a Green. Otros, que fue la rápida popularidad que el grupo ganó en Europa, llegando a ser estelar de uno que otro festival en el que compartieron cartel con nombres como the Beach Boys, Led Zeppelin, Frank Zappa y el mismísimo Miles Davis.

De cualquier manera, Peter Green desapareció de la escena luego del 20 de mayo de 1970, en que hizo su última aparición pública con la banda que él mismo formó. Su primer disco solista que tituló The End of the Game, apareció unos meses después, con la colaboración de Alex Dmochowski en el bajo, Zoot Money en el piano, Nick Buck en los teclados y Godfrey McLean en la percusión. Y, sin Internet ni teléfonos celulares, poco se pudo saber de él.

Se había dejado crecer la barba, caminaba vestido con una bata, y portaba permanentemente un crucifijo en el pecho. Un trastorno cerebral llamado esquizofrenia, del que existen varios tipos, se apoderó del músico haciéndolo pasar parte de los siguientes años entre terapias psicológicas, fármacos y hospitales. Fue un tiempo oscuro para el brillante guitarrista. Fue justamente por ese tiempo en que vendió su famosa Gibson Les Paul modelo 1959 al guitarrista Gary Moore.

Algunos dicen que en 1973 participó en una de las canciones del álbum Penguin de su antiguo grupo, el que fue grabado en los estudios móviles de los Rolling Stones. Era la época en que Fleetwood Mac andaba con un guitarrista llamado Bob Welch, y nombres como Jeremy Spencer y Danny Kirwan eran parte del pasado.

John Mayall y Peter Green casi cuarenta años después. 2004.
(FOTO: Kevin Brooks)
.

Tras ocho años de penumbras, finalmente, Peter Green vio la luz "en los cielos", como parodiando a su nuevo disco In the Skies, el segundo en solitario. En él tuvo la colaboración de algunos de sus amigos como Robin Trower, Snowy White y Peter Bardens, el prolífico teclista de Camel. Era 1979, la era de la música disco, los Bee Gees y Donna Summer, en donde nombres tan rockeros como Rod Stewart y los mismos Rolling Stones, habían alineado su ritmo.

Dice Mark Allan, en su pequeña biografía sobre el artista, que, a pesar de los años, Peter Green sigue siendo considerado por muchos seguidores como "el mejor guitarrista de blues de todos los tiempos, sin contar a Eric Clapton". Luego de ese disco del 79, Green continuó grabando.

Desde entonces, aparece esporádicamente en escenarios de Estados Unidos y Europa. Una de las más recordadas sucedió hace diez años, cuando Fleetwood Mac fue invitado a pertenecer al Rock and Roll Hall of Fame. En uno de esos inolvidables momentos que tiene el rock, Green tocó "Black Magic Woman" con su colega Carlos Santana, quien, por coincidencia, esa misma noche, también ingresó a aquel salón de la fama.

Hoy, el maestro cumple un año más de vida. Alabado sea el señor.

Javier Lishner
Santa Clara, California
29 de octubre de 2008

Sunday, October 26, 2008

Boda en Nueva York
LA LEYENDA DEL HADA Y EL MAGO


Hubo una vez, hace algunos años, un guitarrista famoso que conquistó a una muy bella mujer. Él, era miembro del grupo que había formado en 1968. Ella, trabajaba en una radioemisora. El nombre de él era Ritchie Blackmore, y el de su grupo, Deep Purple. Ella, a su vez, se llamaba Candice Night.


Ritchie Blackmore, el legendario guitarrista inglés y su hasta entonces novia, la norteamericana Candice Night, finalmente se unieron por ley. Para el músico, es su cuarto compromiso; para la dama, el debut.

"Es la primera vez que me caso sin estar atento al cartel que diga salida", afirmó Blackmore, haciendo referencia a lo feliz que se encontraba con el acontecimiento celebrado en un castillo de Nueva York. The Castle on the Hudson, está a solo treinta minutos al norte de Manhattan y fue construido entre 1897 y 1910.

Dice la leyenda que Candice y Ritchie se conocieron en 1989 durante un partido de fútbol. Candice trabajaba en Nueva York, en una emisora de Long Island, y fue al encuentro deportivo entre su radio y Deep Purple. El evento tenía fines caritativos. Concluído el juego -el que ganó el conjunto de rock-, ella corrió hacia él en busca de un autógrafo. Tenía 18 años. Él la miró y accedió al pedido. Pero, además, le dijo: "Eres muy bella". Y ella se fue.

No satisfecho con lo que le había dicho, él envió no a uno sino a tres de sus asistentes para que le dijeran que quería verla más tarde en un bar local. Y esta vez, fue ella quien accedió al pedido. Se quedaron conversando hasta las nueve de la mañana del día siguiente. Entre trucos de magia y juegos de la mente, ella quedó cautivada. Él tenía 44.

Cuatro años más tarde, en 1993, durante la gira The Battle Rages On -la tour por los 25 años del grupo- Ritchie volvió a dejar a Deep Purple. Era noviembre. Fue cuando Joe Satriani tuvo que reemplazarlo a última hora. Su siguiente paso fue revivir a Rainbow (con nuevos músicos) y lanzar un disco al que, en 1995, llamó Stranger In Us All. Allí, Candice hizo su primera aparición fonográfica poniendo voces, y ayudó a Ritchie con algunas letras. Ya vivía con él desde hacía cuatro años. Pero fue recién en 1997, con el lanzamiento de Shadow of the Moon, su primer disco juntos, en el que utilizaron el sobrenombre de Blackmore’s Night.

La denominación de la banda, la que es manejada por Carole Stevens -la madre de Candice-, juega con los apellidos de ambos. A la vez, también recuerda a "Black Night", una de las más populares canciones de su antiguo grupo.

Y fueron felices. (FOTOS: Blackmore's Night).

La boda, entre folk rock y música del medioevo, que es lo que hacen ahora, sucedió el pasado 5 de octubre un poco antes de las cinco de la tarde. Allí los acompañaron algunos amigos y familiares de la pareja. Ella, vestida de blanco, y, él, con trapos de la época del renacimiento.

Muy por encima de lo que puedan sentir los seguidores de Deep Purple o Rainbow, no se puede dejar de creer que, con Blackmore's Night, a Ritchie se le ve más feliz que nunca. Eso que dicen de que la suegra lo ha secuestrado, tal vez sea parte de la fantasía que vive la pareja casi desde el primer día que se vieron en el encuentro de fútbol. Deben ser habladurías de los fans de Deep Purple, envidia, celos, resquemor. No sé... Después de todo, otros también podrían decir que aquella noche de 1989 en el bar, con magia y juegos de telepatía, y con 26 años más, fue él quien secuestró a su hija.

Y fueron felices.

Javier Lishner
Santa Clara, California
26 de octubre de 2008

Saturday, October 25, 2008

POR SU CONCHA LOS CONOCERÉIS

Las declaraciones de Rómulo León Romero durante la semana que pasó, nos dio una muestra de cómo esta sarta de delincuentes que planean robarse al Perú en peso, saben de todo para delinquir, pero poco de todo lo otro. Escucharlo hablar ante la comisión del Congreso que investiga el caso de soborno en los lotes petroleros, conocido como "Petrogate", fue como ver a un macaco o a un loro, que todo repite. Aunque sin gracia, claro está.

Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.
(FOTO: Caretas)

Cuando hace poco más de una semana escuché por primera vez las declaraciones de Luciana León Romero, su hermana, mientras salía del restaurante Symposium de San Isidro, tuve casi la misma impresión. Muy aparte de su altanería hacia los periodistas que allí se encontraban (quienes inteligentemente parece que no hicieron caso a eso), "Lucianita" -como se le conoce en el mundillo del hampa- dijo entre otras cosas chistosas: "Yo ya he declarado ya... he declarado en el Congreso. No tienen esas... esas declaraciones ustedes? Yo lo he hecho hoy día a las 11 de la mañana en la comisión de Economía. Saliendo de allí yo ya hice todas las declaraciones del caso". Sí mamita, ya hiciste todas las declaraciones del caso. Te creemos. Ahora puedes ir tranqui a tu depa para seguir viendo los Simpsons. No te olvides que hay un Halloween Special.

Mientras "Romulito", el hijo varón del prófugo Rómulo León Alegría, se dedicaba a defender a Daniel Saba -ex-Presidente de Perupetro-, y a su "tío George" (el ex-Premier Jorge del Castillo Gálvez), el pobre no se daba cuenta que los hundía más. Y es que lo último que un implicado debería hacer, si es que usa el cerebro para razonar, es defender a otros. Porque en ese momento, por lo general, su honestidad no vale nada. Son ellos, sentados en el banquillo, los que menos deberían hacerlo, porque por alguna u otra razón, aún son sospechosos o se cree que tienen alguna vinculación con el caso. No están allí por que tengan el pelo castaño ni por que usen corbata italiana.

"Viendo todo lo que ha empezado a salir y que se me quiere involucrar a mi cuando en ningún momento yo he sido parte nada de esto, y mas bien yo me siento muy avergonzada de todos estos sucesos".

- Luciana León Romero, Congresista del Perú.

A estas alturas se sabe que tanto él como ella, andan más involucrados que nunca en las fechorías que hacía su padre, un personaje de vida turbia en la política peruana y que aún anda siendo buscado por la Policía Nacional.

Mauricio Mulder, el secretario general del APRA, partido del gobierno y al que dignamente "Lucianita" representa, declaró ayer que "todo esto es complicado... Lo que ocurre es que, en la medida en que las investigaciones avanzan, se conocen mayores detalles sobre la participación de Rómulo León y de cómo ha ido involucrando a sus hijos en un tema en el que después se va a arrepentir".

Mientras el lunes, "Romulito" fue a colaborar con la investigación, y rezaba con un vetusto crucifijo detrás (el que deberían sacar de allí para siempre), la hermana ha sido citada el próximo miércoles 29. Durante los últimos días, la congresista no ha dado cara a la prensa. En su primera citación -por algunas razones que no conocemos- no se presentó. ¿Qué será lo que esconde esta nena? Habrá que verla declarando sobre la carta del empresario dominicano Fortunato Canaán en la que revela que dos meses antes de la licitación ya sabían el resultado.

Bienaventurada la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Padre.

"Romulito" y "Lucianita" todavía creen que viven en el mundo ochentero en el que su padre hizo de truhán y salió limpio de polvo y paja. Ahora no es igual. La tecnología ha avanzado mucho y (casi) cualquiera tiene acceso a una computadora y puede ver el significado del peruanismo "conchudo". O sea, fresco, hipócrita, caradura, desentendido, sinvergüenza.

Javier Lishner
Santa Clara, California
25 de octubre de 2008


Friday, October 24, 2008

HUMBLE PIE: La primera historia

Me pregunto dónde habría quedado ese viejo póster que me acompañó por casi dos décadas y que lo obtuve, incluso, antes de haber escuchado al grupo. Había leído tanto de ellos que la llegada de la gráfica a color marcaría el principio de nuestra alianza. Se llamaban Humble Pie, y, de haber sonado en Lima, me imagino a más de uno presentándolos en la radio como "la empanada humilde".


Humble Pie se gestó en el Condado de Essex, al este de Inglaterra. Lo formaron Steve Marriott, en voz y guitarra; Peter Frampton, en guitarra y voz; Greg Ridley, en bajo; y Jerry Shirley, en batería. Marriott venía de obtener fama con the Small Faces, grupo que a su salida, y con la llegada de un cantante de nombre Rod Stewart y un guitarrista llamado Ron Wood, reduciría su nombre a Faces.

Pero, en Humble Pie, Marriott no era el único con pedigree. Allí estaba Peter Frampton, un joven talento que a sus 18 años llegaba con una ligera experiencia luego de haber sido parte de un grupo llamado The Herd. En bajo y voz estaba Ridley, miembro original de Spooky Tooth, otra banda de la época a la que posteriormente arribaría Mick Jones, futuro fundador de Foreigner. Y, Shirley, el más joven del cuarteto, a sus 17, debutaba profesionalmente en la batería.

Su primer disco fue "Natural Born Bugie", así, con "u". El tema, escrito por Marriott, fue seguido del álbum As Safe As Yesterday Is. Era agosto del 69, tiempo de cambios, de folk rock y del Festival de Woodstock. Tan solo un par de meses más tarde, aparece Town and Country, grabado -al igual que el anterior- en los estudios Olympic de Londres. Con la quiebra de su sello original, Immediate Records, el futuro de Humble Pie conocería otros rumbos.

La firma con la importante A&M en el invierno americano de 1970, los hace mirar un poco más lejos. Y, con Humble Pie -título de su tercera placa-, cruzan finalmente el Atlántico. Para ese disco, habían mantenido el mismo lugar de grabación mas no al productor, Andy Johns. En el sillón maestro estuvo su hermano mayor, también famoso, Glyn Johns. El disco, aunque tuvo mucho más fuerza que los dos que lo antecedieron, no acaparó la atención esperada. No obstante, los catapultó como uno de los actos de rock en vivo más populares de la época.


"Natural Born Bugie". Frampton, Marriott, Ridley & Shirley.


En 1971, el disco Rock On lo dejaron nuevamente en manos de Glyn. Sobresalieron "Shine On", escrita por Frampton, y "Stone Cold Fever". Esa sería la última placa con Frampton, quien dejaría a la banda para iniciar su carrera solista. Aunque, antes del final del año, A&M decidió lanzar Performance: Rockin' the Fillmore, un disco en directo en el que se distingue una canción titulada "I Don't Need No Doctor", de la pluma de Ray Charles, la que identificaría al grupo por el resto de sus días. Y, ahora sí, Frampton volaba con sus propias alas.

"Clem" Clempson, su reemplazo, llegaría poco tiempo después. Y esa sería la formación que daría vida al póster.


Javier Lishner
Santa Clara, California
24 de octubre de 2008

Thursday, October 23, 2008

LUCIANA LEÓN, SU CONCHA LA DELATÓ

Dimas Concha Tenorio, ex asesor de Luciana León Romero -la hija del prófugo Rómulo León Alegría-, dijo que la congresista peruana sí conoció a Fortunato Canaán Fernández, el empresario dominicano involucrado en el escándalo de la concesión de los lotes petroleros a la empresa Discover Petroleum. Fue en el Country Club de San Isidro, declaró Concha.



"Yo vine acá para hacer un trabajo transparente".


Hace unos días, la congresista de la República afirmó: "No tengo nada que esconder y por eso voy a seguir viniendo al Congreso con la frente en alto, porque soy Luciana León y no escondo nada". Tengo entendido que no siguió yendo al Congreso como alegremente había afirmado, aunque hoy se apareció. Y tuvo la desdicha de que los 2,000 correos electrónicos relacionados a su padre (a) "La Rata", empezaron a ser revisados. En uno que muestra el juez Jorge Barreto, se confirma su participación en el festín petrolero de la familia.

"HIJITA: No te olvides de dejar dispuesto todo lo necesario para recibir como corresponde a los ingenieros Fortunato Canaán y Danilo López que llegan a Lima...".

- Rómulo León Alegría a su hija Lucianita, la congresista.

Antes, Luciana León había asegurado públicamente de su disposición a colaborar con las investigaciones de este escándalo conocido en el Perú como el "Petrogate". No obstante, el lunes último, brilló por su ausencia ante la comisión del Congreso que investiga el caso, donde debía decir su verdad.

Anteriormente, León Romero ya había mentido cuando dijo que Dimas Concha Tenorio, quien atendió a Peggy Cabral (la dominicana que llevó a Canaán al Perú), no era asesor de ella sino de su padre.

Es hora de que le sigan la pista a esta jovencita. Que le quiten la corona de Miss Congress que algunos le pusieron, y que le saquen toda la información que posea. No cabe duda que es ella uno de los importantes enlaces de este tren del cual escribimos aquí hace una semana.

A lo lejos, a través de las ventanas sucias del tren, veo las caras de Jorge Del Castillo, Juan Valdivia y Hernán Garrido-Lecca, y algunos más que no logro distinguir. Afortunadamente, los correos electrónicos van más rapidito que el tren. Y la verdad de esta cochinada habrá de saberse muy pronto.

Javier Lishner
Santa Clara, California
23 de octubre de 2008


SORPRENDIDO CON GISELA

A lo lejos, leo a través del portal de Radioprogramas del Perú que Bailando por un Sueño, el exitoso programa de televisión, "celebrará los 21 años de vida artística de Gisela", su conductora.


Dice la página de Internet de la mencionada emisora que "A pocos días de celebrar sus 21 años de vida artística, Gisela Valcárcel no puede encontrarse más feliz. Y es que, además de estar planeando celebrar a lo grande un nuevo aniversario, todo el staff de 'Bailando por un Sueño' (incluyendo los artistas), le prepararán una sorpresa, este sábado, con motivo de la buena nueva".

Evoco a Gisela llegando corriendo a la radio -Panamericana, en la que yo trabajaba como disc jockey y programador-, a pedir canciones de moda para "doblar" en Risas y Salsa, el espacio sabatino que transmitía Panamericana Televisión, y del que ella era parte.

Entre los discos que recuerdo haberle entregado estaban algunos de Daniela Romo y Paloma San Basilio. Si mi paso por Radio Panamericana fue entre 1983 y 1985, eso hace que la actual presentadora de televisión tenga varios añitos más de carrera artística. Ella no comenzó en 1987.

Me pregunto si quien maneja a Gisela no cuenta, o no quiere contar, los años que "la señito" fue vedette en ese popular programa que transmitía Panamericana Televisión cada fin de semana. A saber, su trabajo de vedette es parte de su vida artística. Es más, hasta me atrevería a decir que si no hubiera sido por ese trabajo que hizo en esa específica televisora, nunca hubiera estado allí donde hoy.

De una u otra manera, merece la mayor de las felicitaciones. Pienso que su carrera ha sido ejemplar y hoy luce más hermosa que nunca (aunque no soporte ni un segundo su programa. Deberá ser que ya estoy viejo). Eso sí, mi saludo y mi recuerdo no es por sus veintiuno sino por los que creo que son 27 años desde que, en "la esquina de la televisión", comenzó bailando por un sueño.

Javier Lishner
Santa Clara, California
23 de octubre de 2008

Tuesday, October 21, 2008

El Gusano Eléctrico
ALGO MÁS QUE MÚSICA FRESA

Kola Inglesa es una bebida gaseosa que, a pesar de su nombre poco original, paradójicamente, es hecha en el Perú. El último sábado la ví en botella de vidrio, por primera vez desde que dejé el nido hace ya más de una década. En horas de la noche, aunque muchos que me conocen no podrían imaginar, quedé beodo con ella mientras preparaba mis cosas para ir al día siguiente a Santa Cruz, tranquilo balneario a 30 minutos de la Capital del Silicon Valley.

"La Chaposa más sabrosa"

La información que provee el envase es mínima. Lo novedoso es que, al igual que la Inca Kola que, cuando llegó al Norte de América, le agregaron "The Golden Kola", a esta, que es de color rojo, le han agregado "The Red Kola".

Mientras bebía y bebía, y, como los peces en el río, volvía a beber, aparte de recordar momentos de mi niñez cuando en las fiestas de la infancia era un refresco muy popular en las mesas (es sabido que el color rojo y el sabor a fresa atrae mucho a los niños), también tuve remembranzas de mis últimos años en la radio de Perú, cuando, del 92 al 94, fue el principal auspiciador de mi programa en los 96.1 del dial, Miraflores FM.

Conducía por esos días, El Gusano Eléctrico (no confundir con "El Tren Eléctrico", ese elefante blanco con DNI que ofreció García Pérez a mediados de los ochenta y que dejó inconcluso. El Gusano Eléctrico iba de 3 a 5 de la tarde, inmediatamente antes del clásico Tú, yo y mis discos de Diana García, la maestra de todos. Y cada tarde, El Gusano Eléctrico comenzaba así. Y terminaba así.

UN COMERCIAL Y REGRESO
Kola Inglesa fue el leal patrocinador de El Gusano Eléctrico, el que salió al aire por última vez el 8 de junio de 1994. Y nunca tuvo ingerencia en la programación del mismo. La botella y la bebida me provocaron escuchar la emisión y, cual doctor Tony Newman, me transporté en el túnel del tiempo. Las canciones que difundimos al aire aquella tarde limeña, luego del comercial de Kola Inglesa, fueron:

1. The Life Of Riley - LIGHTNING SEEDS
2. Meet The Flintstones - BC 52's
3. Say Something - JAMES
4. Stay (Live) - U2
5. Fast Car - TRACY CHAPMAN
(Comerciales)
6. Under The Same Sun - SCORPIONS
7. The Calling - YES
8. Substitute - THE RAMONES
9. You Can Be Sure - PETER FRAMPTON
10. Kiss Me, Deadly - LITA FORD
(Comerciales)
11. Cleopatra's Cat - SPIN DOCTORS
12. Love Shack - B-52's
13. Take It Back - PINK FLOYD
14. Mr. Jones - COUNTING CROWS
15. Crazy - AEROSMITH
(Comerciales)
16. Girl In A T-Shirt - ZZ TOP
17. We Hate When Our Friends Become Successful - MORRISEY
18. Oblivion - DEVOLVISION
19. 10 Miles High - LITTLE ANGELS
20. Rocks!
- PRIMAL SCREAM

Como verán, se transmitía un poco de todo. Y cómo pasa el tiempo, no? Opine usted. Hic! Hic!

Javier Lishner
Santa Clara, California
8 de mayo de 2007

Monday, October 20, 2008

BILLY IDOL: El ídolo rebelde

Trabajaba en Radio Miraflores de Lima cuando llegó el primer simple de Billy Idol. Era del sello Chrysalis, y pertenecía a su inicial disco solista, un EP de nombre Don't Stop. Se llamaba "Dancing with Myself". No obstante, el boom del cantante inglés me tocó pasarlo, poco tiempo después, mientras estuve en Radio Panamericana. Supongo que las mejores fotos que le tomé fueron aquellas que se me perdieron en una calurosa, ardiente y casi canicular noche de festival, en Rio de Janeiro, luego de ver a Santana y antes de INXS. A pesar de la tragedia, esa, se convirtió en la velada de rock más fascinante que jamás experimenté.


A Michael Hutchence y a Billy Idol, aquella vez, los tuve tan cerca que me tocó constantemente retroceder para que sus imágenes cuadraran bien en la cámara. Pero, las noches locas de esos tiempos que no volverán, hicieron que un par de rollos se desvanecieran para siempre. Y con ellos, las gráficas de ambos artistas y sus respectivos espectáculos.

Luego del mencionado disco sencillo, y antes de recibir el long play, llegó otro 45 que contenía una fresca versión de un viejo tema de Tommy James & the Shondells: "Mony, Mony". A fines del 82, aún en la radio de Miraflores, recibimos "Hot in the City", y cuando apareció su primer álbum, llamado Billy Idol, yo ya había cambiado de estación. En Panamericana, y en otras como Studio 92 -que fue la que lo relanzó- "Dancing with Myself", como se dice, reventó el dial. Y "Mony, Mony", y "Hot in the City", y, por esos días, casi cualquier cosa que llevara la firma de "el barón británico".

William Broad, su nombre original, había nacido en Stanmore, Middlesex, en noviembre de 1955. Mientras bordeaba los veinte, se unió a Tony James, con quien había estado tocando y, junto a otros dos (John Towe y Bob Andrews), formaron Generation X. Corría el año 1976. Luego de tres discos con G-X, se mudó a Nueva York donde conoció a Steve Stevens. Con Stevens, y con la convicción de seguir una carrera solista, la historia de Billy Idol dio un repentino giro.


A fines de 1983, aparece su segundo álbum, Rebel Yell, grabado en los neoyorquinos estudios Electric Lady, los mismos que en 1970 había fundado Jimi Hendrix. La producción se la dejaron a Keith Forsey, el inglés que había tenido tanto éxito en la década anterior -al lado de Giorgio Moroder- produciendo a una bajita cantante de nombre Donna Summer.

Se dice que Rebel Yell fue grabado en solo tres días. De ese álbum sobresalieron "Eyes Without a Face", "Flesh for Fantasy" y el título principal del disco. La cadena MTV jugó un rol importante en el suceso de esa placa. Dos años después llegó Whiplash Smile, del que se escuchó "To Be a Lover".

Vital Idol, en vivo, fue publicado en los Estados Unidos en 1987. Y, tres años más tarde -nuevamente de la mano de Forsey-, Charmed Life apareció en el mercado. Fue ese disco el que nos tocó ver en directo. Si bien es cierto que "Cradle of Love" fue el caballito de batalla, el que, incluso, le hizo ganar uno de esos premios de alfombra roja; "Prodigal Blues" fue mi favorito. "L.A. Woman", el clásico de Morrison, Manzarek, Krieger y Densmore, también llegó envuelto en ese producto. Poco antes, en febrero del 90, mientras Billy Idol regresaba del estudio a su casa en motocileta, había tenido un serio accidente cuando fue arrollado por un automóvil. Ese evento le impidió continuar participando de la película The Doors que dirigía Oliver Stone.



"Rebel Yell" en Brasil. Enero de 1991.

Lo que vino después de Cyberpunk, aparecido en 1993, fueron recopilaciones y un par de discos sin mayor trascendencia. Durante esos años, en octubre de 1996, nos tocó verlo en el HP Pavilion de San Jose, que todavía era virgen y se llamaba San Jose Arena. Era la gira de The Who con Quadrophenia, en la que Idol hizo de the Bellboy. Al día siguiente, aprovechando su estancia en la Bahía de San Francisco, Neil Young lo invitó a participar en el Bridge School Benefit que, ese mismo fin de semana, se celebraba en Mountain View. Y lo vimos nuevamente, aquella vez, sentado, con guitarra sobre sus piernas y haciendo un set acústico.

La historia de Idol continuó entre presentaciones, entrevistas y alguna que otra producción televisiva o cinematográfica. Su último disco, Billy Idol: Happy Holidays, lo grabó en 2006 e incluyó algunas de las más tradicionales canciones navideñas; entre ellas, "Silent Night", "Jingle Bell Rock" y "Santa Claus Is Back In Town". El otro yo del ídolo que había arribado tan rebelde a Radio Miraflores a fines del 81, había quedado de lado. Claro, veinticinco años habían pasado.

Javier Lishner
Santa Clara, California
20 de octubre de 2008

Sunday, October 19, 2008

NEIL YOUNG: Ámelo u ódielo

Con este título, recuerdo haber leído una nota en la antigua revista Pelo de Argentina, seguramente de mediados de los setenta, que aún debe conservar mi ex-compañero de aula y de radio, Hugo Salazar, en Lima, a quien le heredé esos documentos antes de viajar a California. Una de ellas, de 1971, comentaba de la aún reciente desaparición del guitarrista Jimi Hendrix. Ese mismo año, el canadiense Neil Young andaba de gira presentando After the Gold Rush, su tercer disco, lanzado el año anterior que, por esas coincidencias que tiene la historia, apareció en los Estados Unidos, el 19 de septiembre, un día después de la muerte de Hendrix.



La gira en cuestión se llamó Journey Through the Past. En ella, el cantautor canadiense incluyó algunos de los títulos que ofrecería su siguiente disco, el que titularía Harvest. Este, lanzado a principios del 72, se convirtió en el mejor de los que había hecho hasta entonces, incluídos los realizados con the Buffalo Springfield, y solo comparado al Déjà Vu que había grabado con Crosby, Stills & Nash. Uno de sus temas, de título "Heart of Gold", llegó rápidamente a número uno. Fue durante la semana del 18 de marzo, mientras Young tenía 26 años de edad.

I want to live, I want to give
I've been a miner for a heart of gold.
It's these expressions I never give
That keeps me searching for a heart of gold
And I'm getting old.
Keeps me searching for a heart of gold
And I'm getting old.

I've been to Hollywood, I've been to Redwood
I crossed the ocean for a heart of gold
I've been in my mind, it's such a fine line
That keeps me searching for a heart of gold
And I'm getting old.
Keeps me searching for a heart of gold
And I'm getting old.

Keep me searching for a heart of gold
You keep me searching and I'm growing old.
I've been a miner for a heart of gold.
Keep me searching for a heart of gold.

En el Perú de aquellos tiempos, el disco, a pesar de haberse tocado en las principales emisoras de música juvenil como Atalaya y Miraflores, nunca fue impreso localmente, por lo menos en su versión simple, que en aquellos días se hacía llamar de 45. Detrás de "Heart of Gold", hubo otros que poco a poco se fueron volviendo clásicos; entre ellos, "Old Man" y "The Needle and the Damage Done". Harvest se convirtió, a la postre, en el disco más solicitado en la larga carrera de Young. Fue coproducido con Jack Nitzsche, quien había logrado fama trabajando con Phil Spector, y grabando en algunos de los sesenteros discos de los Rolling Stones. Fue justamente Nitzsche quien les presentó a Ry Cooder, el guitarrista que los acompañó (a los Stones) en algunas placas como Let it Bleed y Sticky Fingers. Pero esa es otra historia...

En Harvest, el cuarto disco solista de Neil Young, participó the Stray Gators, el grupo de acompañamiento que él mismo acababa de formar. También lo acompañaron otros como James Taylor, Linda Ronstadt y sus camaradas Graham Nash, Stephen Stills y David Crosby.


Hace treinta y siete años, Neil Young cantaba en "Heart of Gold": ... And I'm getting old. Este fin de semana estará liderando el Bridge School Benefit, aquisito nomás, en el Shoreline Amphitheatre de Mountain View, a diez minutos de casa. Hace unas horas actuó en el Pengrowth Saddledome de Calgary, en Alberta, y, en tres semanas, estará cumpliendo sus primeros 63.

No hay nada de qué odiarlo, amén de que de vez en cuando siga cantando "Heart of Gold" y la cantaleta de que se está volviendo viejo. Señor Young, aunque sea alguna vez hágale honor a su apellido pues.


Javier Lishner
Santa Clara, California
19 de octubre de 2008

Saturday, October 18, 2008

Corrupción en el gobierno
BIENVENIDOS AL TREN

En el cumpleaños del pionero del rock and roll, Chuck Berry, se me cruza esta ranchera. Afortunadamente, no la deberé cantar yo sino el ex Ministro aprista del Perú, Hernán Garrido-Lecca, a quien ya le hemos dedicado bastantes líneas en este blog. Si esto no es corrupción, debo regresar a hacer kindergarten pero en cualquier otro país que no sea el mío. Opine usted.



Recoge tus cosas y largo de aquí
en nombre de Cristo no quieras seguir.
Si nadie me acepta, pues bien yo me iré,
estoy esperando que llegue mi tren.

- "Bienvenidos al tren" - Charly García.

El trabajo de Marco Sifuentes y su grupo de producción, como de costumbre, merece nuestra mayor consideración. Para ver la primera parte de ¡Viva México!, puede usted presionar aquí.

Por el momento, mientras a esta hora el diario El Comercio y Radioprogramas del Perú siguen anunciando los goles de Pizarro en Alemania, en el Perú el tren sigue su ruta recogiendo a más pasajeros en el camino. Chu Chu.

Javier Lishner
Santa Clara, California
18 de octubre de 2008


CHUCK BERRY: Hail! Hail! Rock'N'Roll

Son clásicas las palabras de John Lennon cuando dijo que si tratáramos de darle otro nombre al rock and roll, este debería llamarse Chuck Berry.


Charles Edward Anderson Berry nació en St. Louis, Missouri, el 18 de octubre de 1926. Cuando hace dos años iniciábamos nuestra labor en este blog, celebramos con él sus primeros 80. Hoy ya son 82.

Su larga carrera está escrita no solo en innumerables espacios de Internet sino en las más importantes bibliotecas de los Estados Unidos. Como muchos que luego se convirtieron en figuras, Berry comenzó haciendo trabajos en factorías.

A fines de los años cuarenta, el joven Berry comenzaba a darle a la guitarra siguiendo los patrones de los viejos bluesmen. En 1955, su encuentro en Chicago con Muddy Waters, le cambiaría la ruta de su biografía por el resto de su vida. El 21 de mayo de ese año, Berry graba "Ida Red", que le cambiaría el título a "Maybellene", y el resto -incluídos "Roll Over Beethoven", "Rock and Roll Music" y "Johnny B. Goode"-, es historia conocida.

Actualmente, Chuck Berry continúa haciendo presentaciones. Este año ya estuvo en algunos países de Europa; entre otros, Inglaterra, Irlanda y España. El maestro parece inacabable. El pasado 9 de agosto, participó en el Virgin Mobile Festival, en Baltimore, donde compartió el cartel con Wilco, Jack Johnson, the Offspring y Foo Fighters, a quienes, me imagino, deberá ver como sus nietos.

Happy Birthday, Mr. Berry.

Javier Lishner
Santa Clara, California
18 de octubre de 2008

Friday, October 17, 2008

NO HAY PEOR CIEGO QUE AQUEL QUE...

Cuántos noticiones han comenzado a fabricarse a raíz de la inolvidable semana de los audios de la corrupción. Audios en los que dos miembros del Partido Aprista Peruano, negocian lotes petroleros del Perú.


La más notoria, por supuesto, ha sido la detención e inmediato traslado de la periodista Magaly Medina a la cárcel de Chorrillos. Que si durmió en el suelo la primera noche o si la sentencia fue injusta, son motivo de otra nota. Lo cierto es que la señora Medina, como lo hacía cada noche con su programa de televisión, arrasó con la sintonía y lectoría del público peruano. Y eso, algunos que parecieran manejar la situación, lo sabían muy bien.

En primeras planas de hoy, he leído tan insignificantes y superfluas noticias que solo me hacen pensar que detrás de todo esto hay una manota muy grande, que anda moviendo las piezas cuasi perfectamente. ¿No será Agustín Mantilla? o el otro maleante que anda en la cárcel?

Dos noticiones que no podemos dejar pasar son: "La mayoría de católicos en Lima asistirá a la procesión del Cristo Moreno", como si eso fuera importante en la coyuntura que vive actualmente el país. A propósito, ¿La mayoría? Lo dice una encuesta pues... La otra: "Peruanos creen que Iglesia Católica tiene gran influencia social". Otra encuesta. Otra mentira.

El Comercio, autodenominado El Decano -y que muchos no sabemos porqué- entre sus tres más importantes noticias publicó: "Fillol consideró a Butrón el mejor portero de la última fecha de las Eliminatorias". No sé si tal vez mi escaso interés por el fútbol peruano me haga estar equivocado pero, qué pocas ganas que tiene ese medio escrito de mantener a sus lectores bien informados.

En el otro lado, Rómulo León Alegría, quien ha de tener mucho por contrarle a los peruanos, no le dejó rastros a los pobres policías y quién sabe si a sus ex compañeros apristas. Pero, encima de eso, pareciera que le dio Memorex a la prensa, que se olvidó de él por un rato. Rato suficiente como para hacerse una cirugía en la cara, implantarse cabello, y hasta para cambiarse de sexo.

"El 87% de limeños cree que crisis financiera impactará en economía peruana", es otro de los noticiones que no van a la página de Economía o Política o Nacional, sino a una primerísima plana. Además, como si alguien creyera en esas encuestas manipuladas una y otra vez. Y cuando no, muy mal explicadas. No se sabe a quiénes entrevistaron, en dónde fueron las entrevistas, las edades de los entrevistados, si fueron hombres o mujeres ni cuáles fueron las preguntas específicas. Pero, sobre todo, ¿cómo plantearon las preguntas los entrevistadores? Lo cierto es que el notición está allí, en primerísima plana, mientras León Alegría y sus apuntes, se encuentran de gira.

De la página digital de Radioprogramas no se puede esperar mucho, mientras el gobierno sea aprista. No solamente tuvo a Magaly todo el día en el lugar de su noticia más importante sino que, además, informa a todo el Perú a la vez:

- "CRONOLOGIA. Todo sobre la condena a Magaly Medina por difamar al futbolista Paolo Guerrero"
- "Abogada de Paolo Guerrero pide un año de prisión para Magaly Medina"
- "Magaly Medina jamás se rectificará, según César Nakazaki"
- "Paolo Guerrero: "Si Magaly Medina se retracta, retiro la acusación"
- "Jaime Bayly salió al aire y se olvidó de la sentencia impuesta a Magaly"
- "Mónica Adaro: Magaly debe reflexionar sobre el daño que le hizo a tantos"
- "Phillip Butters y Claudia Cisneros hablaron sobre situación de Magaly Medina".

O sea, no contentos con dedicarle la noticia principal a Magaly Medina (la que ocupa media pantalla), publica siete noticias complementarias en las que usted puede enterarse de cómo anda la situación de la señora Medina, sus adulones y sus detractores. Y me refiero solo en la ventana principal.

La República, que hoy le dedicó su portada a "la Urraca" bajo el título "Fiel a su estilo", por lo menos, a esta misma hora, da cuenta que "la Corte Suprema otorga validez probatoria a audios en caso Discover" y que "la Policía de Tumbes está alerta ante posible fuga de Rómulo León por la frontera". O sea, no le han perdido el rastro ni a la noticia de la corrupción ni al prófugo y cobarde León Alegría.

Si Madonna se divorcia de su esposo, si la crisis financiera hace postergar la boda de Abramovich, o si el imitador Carlos Álvarez prepara nuevos personajes. Pura paja. Mientras León Alegría y, posiblemente, alguno que otro de sus compañeros, se siguen burlando de la justicia en el Perú.

Parece que desde aquí la cosa se ve un poquito más clara. Y hasta huele.

Javier Lishner
Santa Clara, California
17 de octubre de 2008


Motown de duelo
MURIÓ LEVI STUBBS DE THE FOUR TOPS



Caracterizado por tener una de las voces más distinguidas de la Motown, Levi Stubbs, miembro original de los Four Tops, dejó de existir hace unas horas mientras dormía en su residencia de Detroit.

Inició su carrera con el grupo vocal en 1954 cuando aún se llamaban The Four Aims. Lo integraban Stubbs, Abdul "Duke" Fakir, Renaldo Benson y Lawrence Payton. Con esa formación, The Four Tops, anduvo por más de cuatro décadas. Pero la unidad empezó por separarse cuando en 1997, el cáncer se llevó a Lawrence Albert Payton. En 2005, la misma enfermedad acabó con la vida de Benson.

Dice la historia que, de todos los grupos vocales de la época -incluídos The Miracles, The Temptations, The Marvelettes y The Supremes-, The Four Tops sobresalió por tener un barítono en el frente. Todos los demás tenían tenores. El barítono se llamó Levi Stubbs.

De la gran cantidad de discos que les publicaron, destacaron muchos temas, algunos de los cuales fueron: "Baby I Need Your Loving", "I Can't Help Myself (Sugar Pie Honey Bunch)", "It's the Same Old Song", "Reach Out I'll Be There", "Standing in the Shadows of Love", "Bernadette" y "Ain't No Woman (Like the One I've Got)".

Audley Smith, jefe de operaciones del Motown Historical Museum, al saber del deceso del músico dijo que Stubbs fue un ícono de la Motown. "Su voz fue tan única y exclusiva como las de Marvin [Gaye], Smokey [Robinson] o Stevie [Wonder]".

Hoy, el cáncer y una parálisis -que ya le habían hecho pasar una mala jugada cuando lo hicieron alejar de los escenarios en 2000-, se volvieron a juntar para quitarle la vida. El vocalista, que estuvo casado con Clineice desde 1960, tenía 72 años.

Descanse en paz, señor Stubbs. Y gracias por la música.

Javier Lishner
Santa Clara, California
17 de octubre de 2008

Thursday, October 16, 2008

Lucianita y Romulito:
Y AHORA QUÉ HAREMOS SIN PAPI


Encontraron a la congresista Luciana León con su hermano Rómulo León Romero (a) "Romulito", en un restaurante de San Isidro. Y claro, es cierto que todos tenemos derecho de ingerir alimentos con quien más nos plazca y en el lugar que se nos antoje. Y así fue. La pareja anduvo en el restaurant Simposium acompañada de un tercero. Pero a la salida, los periodistas trataron de obtener información del propio hijo del prófugo Rómulo León Alegría.



Nada de malo hacen los periodistas cuando se acercan a un personaje que anda suelto en plaza y cuyo nombre es mencionado en los audios de los turbios negociados petroleros entre su padre (a) "la Rata" y Alberto Quimper Herrera (a) "Don Bieto", y quién sabe cuántos más. El muchacho no contesta. Le preguntan sobre Clatel, la empresa en la cual trabaja, y hace una mueca como desentendido. Luego, entre dientes, repregunta: ¿Clatel? A qué hora lo mandan a declarar a este sospechoso, digo yo.

Entre tanto, su hermana, la congresista más joven que tiene el Perú, trata de evadir las interrogantes pero, desgraciadamente, por el cargo que ocupa -el que le quedó grande desde antes de ser elegida-, se ve en la obligación de contestar. Desde que abre la boca se puede notar que la pobre chica no tiene mucha preparación. Pero así llegó al Congreso. Mis alumnos con 6 años de edad responden con mayor convicción. Me pregunto si esta joyita, de mirada altanera y respuestas míseras, no será un eslabón en el caso de soborno. Nos quiere hacer creer que porque declaró "en la comisión de Economía" ya está libre de polvo y paja.

En la prensa local, mucho fútbol, mucho Magaly Medina y Paolo Guerrero, mucho McCain y Obama, pero muy poco de esto. Qué sería si no existieran los blogs? Es cierto que el show tiene que continuar pero no basado en la corrupción. La intención del nuevo Primer Ministro tampoco libera de culpa a los responsables de los turbios contratos petroleros. No, señor. Nada de pasar la página con esta gente que tanto daño le hace al país.

A estas alturas, y como se ven las cosas, creo que aquí no hay una rata sino un gatazo encerrado. Ya pasó suficiente tiempo y el progenitor de ambas figuritas continúa no habido. No tuvo la valentía de hacer lo que él mismo afirmó públicamente cuando una emisora local lo entrevistó la mañana siguiente de la transmisión de esos vergonzosos audios en la televisión.

"... Créalo señor [Álvarez] Rodrich que es fuego de artificio y así va a quedar demostrado en el Poder Judicial, al que acudiré en el momento y la hora que me citen", le dijo desafiante aquella mañana al periodista Augusto Álvarez Rodrich en Radioprogramas del Perú. Ya antes, a la muerte de su padre, había enviado una carta a la revista Caretas en la que escribía: "... Todos lloramos con profunda pena su irremediable partida; pero para que pueda sonreír con tranquilidad es que me veo obligado a escribir estas líneas. Para decir a mi padre que el apellido que me legó se lo entrego limpio a mis hijos". Ooops! Ahora solo falta constatar qué tan limpio mantuvieron ellos el apellido.

El trabajo de producción de utero.tv merece nuestro mayor reconocimiento.


Javier Lishner
Santa Clara, California
16 de octubre de 2008

Wednesday, October 15, 2008

ELLAS QUE NO FUERON A WOODSTOCK


Hace unas semanas, pasó por aquí Judy Collins, más conocida por sus raíces de folk y su permanente activismo. La cantante, que en 1969 ya empezaba a gozar de un nombre muy bien ganado, no participó en Woodstock; no obstante, Crosby, Stills & Nash, se encargaron de recordarla la noche que interpretaron uno de sus más memorables temas: "Suite: Judy Blue Eyes", composición de Stephen Stills inspirada en los días en que ambos anduvieron en recutecus. Luego de su paso por el área, Collins continuó su gira en el sur de California. Y más tarde lo haría por la otra costa. Imprescindible es su versión de "Amazing Grace".


EMMYLOU HARRIS. Cantante y compositora por excelencia. Emmylou Harris inició su carrera en 1969, como muchas, interpretando canciones de Bob Dylan y Joan Baez. Y, al igual que la mayoría de esa generación de poetas y cantautores, lo hizo en el Greenwich Village. Durante su carrera colaboró musicalmente con Gram Parsons, de los Flying Burrito Brothers, con quien tuvo una sentimental relación. Desafortunadamente, en 1973 -mientras andaban grabando el que sería su primer disco juntos-, el 19 de septiembre, Gram Parsons fue encontrado muerto. "Evangeline" es una de las más hermosas canciones que creo haber escuchado de ella. La vi por primera vez con su guitarra, una fría noche de octubre del 95. Luego, otra vez, cuatro años más tarde. Su obra es extensa.


JONI MITCHELL. Roberta Joan Anderson nació en la provincia de Alberta, en Canadá. Se inició en la música a mediados de los sesenta recién terminada la escuela. Al igual que sus colegas Harris y Collins, la cantante se mudó a Nueva York; sin embargo, no fue hasta que David Crosby la descubrió y se la llevó a Los Angeles, en que grabó su primera placa: Song to a Seagull. Le siguió Clouds, Ladies of the Canyon, y Blue. Con Court and Spark, de 1974, logró su primer número uno. No participó de Woodstock pero sí del Festival de la Isla de Wight. Además, fue quien compuso "Woodstock", tema principal de la película que fue interpretada por Crosby, Stills & Nash. Su popular apellido lo tomó de su primer esposo, el cantante de folk Chuck Mitchell.


LAURA NYRO. Fue una de esas artistas que más se caracterizó por compositora que como cantante, a pesar de su buen timbre vocal. Nació como Laura Nigro, en el Bronx neoyorquino. Como muchas de las jóvenes de su época, incluída Janis Joplin, debió llegar a California para iniciar su carrera profesional. Nyro lo hizo en una café de San Francisco cuando bordeaba los 18. En 1967 fue invitada a participar en el Festival de Monterey, allí donde un guitarrista de nombre Jimi Hendrix incendió su guitarra en el escenario. Entre sus principales canciones están: "And When I Die", que se la dio a Peter, Paul & Mary; "Blowing Away" que grabó the 5th Dimension; "Eli's Coming" para the Three Dog Night; y "Stoney End", para Barbra Streisand. Su mayor éxito fue, paradójicamente, "Up on the Roof", una canción escrita por Carole King y Gerry Goffin. Laura Nyro murió de cáncer en 1997 a los 49 años de edad.


MARIA MULDAUR. Neoyorquina como algunas de las grandes compositoras de su época. Maria Grazia Rosa Domenica D'Amato estuvo en el grupo de aquellos que, como Bob Dylan y John Sebastian, hicieron algo más que pinitos en el Greenwich Village de los sesentas. El apellido le llegó de su esposo, Geoff Muldaur -también músico- con quien se divorció poco tiempo después. Su éxito más famoso arribó en 1974 y se tituló "Midnight at the Oasis". Otro fue "I'm a Woman", de Leiber and Stoller. Su discografía incluye más de una treintena de placas, entre las que ha grabado como solista, con the Jug Band (la banda de su entonces marido) y a dúo con el propio Geoff Muldaur. Este año lanzó Yes We Can! y, al igual que la Collins, sigue en plena actividad.


MARIANNE FAITHFULL. Cantante, compositora y actriz de teatro, cine, y televisión. Marian Evelyn Faithfull nació en Hampstead, Londres. Inició su carrera profesional de cantante en 1964 y su primer tema fue "As Tears Go By", de Jagger, Richards y Andrew Oldham. Un par de años después, aún casada, inició su romance con el vocalista de los Rolling Stones con quien anduvo hasta principios de la siguiente década. El dúo compositor le dedicó algunas de sus más populares canciones: "You Can't Always Get What You Want", "Wild Horses" y "I got the Blues". Su afición por las drogas la hizo caer muy temprano. Afortunadamente, entre productores y algunos colegas, pudieron sacarla más de una vez del atolladero. Por ejemplo, a principios de los noventa, Roger Waters la invitó a participar en la ópera rock The Wall Live in Berlin. En mayo de este año, por motivos de salud, su gira fue cancelada. Se anuncia que volverá en 2009 con nuevo disco y su respectiva tour.

Benditas sean, entre todas las mujeres.

Javier Lishner
Santa Clara, California
16 de octubre de 2008

NOTA RELACIONADA:
- LAS MUJERES DE WOODSTOCK

Tuesday, October 14, 2008

Julio García
LA MÚSICA, EL CINE, LOS MEDIOS Y YOKO


Conversar con Julio García siempre fue como una caja de Pandora. Si es que no tenía una nueva canción, te contaba de sus odiseas con las estrellas. Entre tantas, George Harrison por ejemplo. Lo recuerdo presentando noticias en un programa informativo de canal 2 de Lima, mas no recuerdo cuándo lo conocí. Solo sé que de momento reapareció como "el peruano que trabaja en la BBC de Londres". Para quienes hacíamos radio, hablar de la BBC era como un sueño. Y Julio lo logró. A principios de los noventa, tuve oportunidad de colaborar en una de las producciones que él y su colega Araceli Uriarte hicieron para la BBC. Se llamó Ahí viene la plaga!! Crónicas de un viaje a punto de rock! Luego, una vez que estuvo de visita en Lima, lo invité para que diera una exposición en Talentvs, la asociación artístico-educativa que, en la calle Berlín de Miraflores, dirigíamos con Johnny López. Él era aún parte de aquella influyente corporación inglesa.

Estando en California, la primera comunicación indirecta que tuve con Julio fue cuando en el verano norteamericano de 1994 me llegó un cheque de la BBC. Por los servicios prestados al programa especial de Araceli y Julio, la corporación me envió una inesperada retribución pecuniaria. Antes, y seguramente por la confianza que habíamos empezado a tenernos, tuvo un detalle que siempre agradeceré: prestarme su tesis universitaria, y permitirme una copia de ella. El tema: Desarrollo de la música juvenil en el Perú. Algo de lo que yo sabía un poco y me agradaba un montón.

A continuación, la entrevista virtual que hicimos días después de una larga conversación telefónica, la que llegó luego de un moderado distanciamiento. Esta vez, en la caja de Pandora apareció otra historia. No con George Harrison pero sí con la esposa de John Lennon. Estaban Julio y señora paseando en Nueva York. Caminaban frente al edificio Dakota, allí mismo en donde asesinaron a Lennon. Como buen seguidor de los Beatles, a Julio se le ocurrió acercarse. A la misma hora y en el mismo lugar, Yoko Ono hacía lo propio. Julio pidió una foto. Y la señora Ono accedió gentilmente. Coincidencia o lo que fuere, la gráfica quedó registrada para la posteridad. Julio y señora, con Yoko Ono, en frente del número 1 de la West 72nd Street.

- Julio, ¿cómo nace tu afición por la música?
- Primero fue por un hoy inexplicable fanatismo por Los Iracundos, cuando tenía 13 años. Mi madre me compró una guitarra y aprendí poco a poco con amigos que ya tocaban. Así también empecé a escribir canciones, muy malas al principio. Cuando terminé la secundaria descubrí tardíamente a los Beatles, en el verano de 1974 y me convertí en beatlemaníaco hasta el día de hoy. Con el tiempo fue mejorando mi estilo al escribir canciones. Pasados los 40 años tomé clases de piano, así que al menos puedo decir que toco dos instrumentos.


- ¿Y los medios?
- Para ser sincero, desde mi adolescencia, mi verdadera vocación es la música. Como una carrera musical era inaceptable para mi familia, di varios rebotes académicos hasta que decidí estudiar ciencias de la comunicación. Por eso llegué a trabajar en los medios. Y por un regalo de Dios, tengo voz de locutor y mi acento es neutro.

- Has hecho radio y televisión, has producido programas, escribes. ¿En cuál labor te has desempeñado con mayor interés?
- En la televisión fui presentador de noticias dos veces, la primera en el Canal 2 entre 1984 y 1985, y la segunda en CBS Telenoticias entre 1997 y 1998. Después de eso quedé decepcionado del mundo de la TV. Además me faltó la experiencia de foguearme como reportero, que actualmente es un requisito para ser presentador. Y por si fuera poco, no me gusta llevar el cabello corto, siento que no soy mi verdadero yo. Mi carrera en la BBC fue muy importante, aprendí muchísimo y lo más destacado fue hacerme cargo del programa “Ritmo” de música pop y rock. Hoy en día soy crítico y editor de Cine en Univision.com, un trabajo que también me ha dado muchas satisfacciones. Pero no seguir una carrera como músico fue una gran frustración.

- Cuéntanos de la BBC. Háblanos de la labor que hiciste allí.
- Aparte de lo ya mencionado, participé en programas de noticias, como todo el mundo. Estuve trece años en la corporación, doce en Londres y el último en Miami. Cuando tenía a mi cargo los programas de música, emprendí el proyecto de investigación del rock latinoamericano, pero, aunque salió muy bien, no fue al final sino la punta del iceberg, quedando otra vez frustrado. El proyecto en mi mente era demasiado ambicioso y grande como para haberlo terminado. Hoy en día el Servicio Latinoamericano de la BBC está considerablemente reducido y con énfasis en la Internet, de manera que algo así no tendría cabida. Me hubiera gustado llegar a la BBC en los años 60. Otro proyecto que me gustó mucho fue mi viaje a Sevilla para el festival Leyendas de la Guitarra, en 1991, que me dejó muy satisfecho. Y claro, asistí a muchísimos conciertos en Londres, sobre todo en el Royal Albert Hall, una experiencia inolvidable.

- ¿Cómo llegaste a la BBC?
- Estaba trabajando en el canal 2, cuando una tía me mostró el aviso en el periódico, así que me lancé al concurso para una plaza y lo gané. En junio de 1985 viajé a Londres contratado y, desde entonces, he ido al Perú sólo de visita.

- Volviendo a la música. ¿Te hubiera gustado por ejemplo vivir de ella?
- Me hubiera gustado. La primera vez que toqué en un grupo fue con Sergio (hoy Fiorella) Cava. Después formé el grupo Filibuster y finalmente Syllabus, que dio sólo un concierto y se separó. Recién con este último hicimos canciones puramente en español, de manera que Filibuster, con 95% de música en inglés, resultaba anacrónico. Así que por entonces creo que no hubiera podido vivir de eso, no estábamos de moda. Mis contemporáneos andaban escuchando nueva trova y yo redescubriendo el rock de los 70. Por otra parte, sólo tomé en aquel entonces seis lecciones de guitarra clásica, pues estudiaba en la Universidad y trabajaba, así que no tuve tiempo de ser un virtuoso. No toco como para vivir de la música. Tal vez hubiera tenido una oportunidad cuando explotó el rock en español a partir de Soda Stéreo, pero estaba en Londres, así que tampoco se me dio. Irónicamente, mi mejor canción la escribí hace dos años, pero tiene un fuerte sabor a mis influencias de siempre, quizás con un ingrediente muy solapado de Juanes.

Ahí viene la plaga!! Crónicas de un viaje a punto de rock!

- ¿Cuáles son los primeros chispazos del rock local que recuerdas?
- Cuando fui a Lima para la serie de la BBC, escuché muchas cosas nuevas, como Pedro Suárez-Vértiz y Arena Hash, JAS y Miki González. Un gran avance después de lo que califiqué como "El vacío de los 70" en mi tesis universitaria. Me hubiera gustado estar en Perú en esa época, pero estuve en Londres y no puedo decir que fue una mala elección, para nada.

- Pero me imagino que antes de los ochenta, por tu edad, debes recordar algo de lo que se hizo en los sesenta, ¿verdad?
- Me encantaban los grupos como Traffic Sound, Telegraph Avenue y We All Together, que cantaban en inglés. Creo que Filibuster hubiera quedado bien en su época.

- ¿Cuál es tu opinión de Frágil?
- Me gusta bastante. Tal vez fueron víctimas de su propio éxito o de las circunstancias. Es difícil ser un grupo de bandera en una etapa de transición, por eso al final quedaron fuera de la vieja guardia y muy viejos para la nueva. Ojalá produjeran más discos, pero la industria anda mal y con la piratería que hay en nuestro país, peor todavía.

- ¿Podrías contarnos tu anécdota con George Harrison?
- Una pena, una fórmula equivocada, una decepción. Lo conocí en una fiesta privada a la que me invitó el percusionista Ray Cooper, que conocí en Leyendas de la Guitarra. El fanatismo y el nerviosismo hicieron mala combinación cuando, a falta de alguien que nos presentara, lo abordé directamente cuando ya se estaba yendo. “Hi George”, le dije y le extendí la mano. Me saludó, pero con mala cara y no se me ocurrió nada mejor que decir “trabajo para la BBC”. Su respuesta final fue “mucha gente trabaja para la BBC” y se fue, refunfuñando. Me sentí como un tonto, y siendo fan de los Beatles, debí haber tenido en cuenta que a él nunca le gustó la fama y en los últimos años se había vuelto muy gruñón”.

- Alguna otra anécdota.
- Imagínate, después de conocer a un Beatle, por gruñón que sea, ¿qué puedo agregar? Entrevisté a unos cuantos y estuve en muchos conciertos, viajé a Liverpool e hice mi peregrinación.

- Qué interesante. Cuéntame qué incluye una peregrinación.
- Para un beatlemaníaco, tomar el tour obligado por los sitios de interés: la Caverna, las casas de los Beatles, Penny Lane, Strawberry Fields, etc. En realidad lo que hice, además de eso, fue un reportaje de la ciudad, que incluyó el “Ferry across the Mersey” y la decadencia del puerto. Para los fans no faltan libros de referencia, sobre lugares en Liverpool, Londres y el resto del país. Por supuesto, fui al Beatle Shop a hacer unas compras y a la convención anual de los Beatles. Aquí en Estados Unidos hay convenciones a cada rato, en distintas ciudades.

- Sabes que hubo un grupo peruano que incluso tocó en La Caverna. Se llamó Beso Negro y lo formaron Lucho Núñez, Pepe Wherrems y nuestro recordado Ernesto Samamé. Creo que fue hace cinco años en uno de esos eventos anuales que se realizan en Liverpool.
- Ahí tienes. Cuando yo fui, no recuerdo quiénes estaban porque tenía el pasaje de tren de regreso a Londres y no me podía quedar la última noche. Creo que estaba Pete Best, el baterista original de los Beatles.

- ¿Qué opinas de la revista Billboard, de sus rankings, por ejemplo?
- Hace años que no la miro. Los rankings son muy detallados, pero me acostumbré a los rankings de Inglaterra, que se basan exclusivamente en ventas. Y como revistas prefiero mil veces Mojo o Q, a la que estaba suscrito. Más que carteleras, me gusta leer entrevistas y análisis.

- ¿Qué nos puedes contar de tu entrevista con Phil Manzanera?
- A Phil lo conocí gracias a Chucho Merchán, un músico colombiano que en ese entonces era bajista de Eurythmics y que estaba produciendo a Tania Libertad, con Phil de invitado. La madre de Phil era colombiana, así que lo entrevisté en español. Un tipo muy agradable, muy tranquilo. Me regaló mis dos primeros CDs, uno de ellos lo hizo con el brasileño Sergio Dias y hasta ahora es de mis favoritos. Fui varias veces a su casa, pues allí entrevisté a Fito Páez cuando terminó Circo Beat y además recomendé el estudio a Nosequién y los Nosecuántos para que mezclaran el disco Walter. Pero volviendo a la entrevista con Phil, con el pretexto del lanzamiento del CD de Tania, lo invitamos a uno de los estudios de la BBC para un enlace vía satélite y nos conectamos con Lima, Bogotá y México. Fue una experiencia distinta, me gustó aunque después me enteré que hubo fallas técnicas que escapaban a mi control y a mi conocimiento. Ese mismo día, Phil anunció lo de Leyendas de la Guitarra y mi jefe aceptó enviarme a cubrirlo.

- ¿Cuál es la entrevista musical que más recuerdas?
- Hice muchas. Entrevisté a Charly García en Buenos Aires cuando no estaba tan quemado como ahora. Conocí a Juanes cuando no era nadie, cuando su grupo Ekhymosis sólo se escuchaba en Colombia, conocí a varias leyendas del rock argentino. Una de mis mejores entrevistas fue con Dominic Miller, el guitarrista de Sting.

Wild Hogs. García entre John Travolta y William Macy.

- Actualmente estás ligado directamente al cine. ¿Qué haces?
- Soy editor de la página de Cine en Univision.com. (Para visitarla presione aquí). Tengo que mantener la página al día, lo cual es laborioso. Lo bueno es que veo muchas películas antes del estreno y recibo muchos DVDs. También entrevisto a muchos actores o directores que vienen a Miami o a veces me invitan a viajar. Me ha tocado entrevistar a Oliver Stone, Halle Berry, Will Smith, Antonio Banderas, Jodie Foster, John Travolta y muchos otros. No me puedo quejar, me entretengo mucho, demasiado tal vez.

- ¿Cómo llegaste a Univisión?
- Casi por suerte. Cuando CBS Telenoticias hizo un despido masivo antes de la quiebra me quedé un poco a la deriva, volviendo a la BBC como colaborador externo y haciendo pininos en sitios de la Internet, hasta que me presenté ante el gerente general de Univision Online. Parece que le causé buena impresión, afortunadamente. Había probado suerte en el canal, pero no me fue bien. Como que no estaba en mi destino volver a ser presentador de televisión. He aprendido mucho en Univision Online. He desarrollado un estilo, no necesariamente original, para mis entrevistas, que hago de una forma lo más improvisada posible, en contraste con mi estilo tan rígido de cuando estaba en la TV.

- ¿Viajas mucho?
- Me casé en segundas nupcias con una agente de viajes, de manera que sí, viajo mucho. A veces por trabajo, pero prefiero las vacaciones.

- Aparte de la música, ¿alguna otra pasión?
- El cine se ha infiltrado en mis intereses, inevitablemente, pero soy músico de corazón.

- ¿Qué piensas de Yoko Ono?
- Es la mujer que hizo feliz a John Lennon, no se le puede exigir más. Debe haber sufrido mucho no sólo al perderlo, sino al ser testigo de su muerte.

- ¿Qué pensabas de ella antes de la foto que se tomaron con ella?
- No mucho, la verdad. A veces me molesta que saquen una recopilación nueva con una canción inédita y pienso “siguen ordeñando a la vaca”. Como cuando conocí a los Beatles ya se habían separado, no tuve realmente un prejuicio contra ella, salvo que la música que hacía en esa época era inescuchable.

- Los Beatles.
- El grupo número uno en la historia de la música popular, sin duda alguna.

- El asesinato de John Lennon.
- Una estupidez, un hecho absurdo, totalmente innecesario. Bien preso está el culpable y que no lo dejen salir nunca, que se pudra en la cárcel.

- ¿Qué opinas de El rock de la cárcel?
- ¿El original de Elvis Presley o la versión de Enrique Guzmán y los Teen Tops? El de Elvis fue un buen video de esa época primitiva, pero la primera versión que escuché fue la de los Iracundos, que tenía acompañamiento de orquesta de cuerdas al final.

Tesis Universitaria de 285 páginas. Desarrollo de la música juvenil en el Perú.



- ¿Cuál es tu opinión de los Reality Shows?

- No los veo. Veo muy poca televisión. Si prendo el televisor es para ver noticias o películas en DVD. O para hacer un zapping antes de dormir.

Por favor, dinos lo primero que se te ocurra.
- La universidad. Tiempos que no volverán.
- Un deporte. No soy deportista, voy al gimnasio por necesidad.
- Los Rolling Stones. El grupo número dos.
- El grupo número tres. En una época pensé en The Who, con lo cual la trinidad sería puramente británica, pero para ser franco, mi grupo número dos es Les Luthiers.
- La radio. Noticias en la mañana, música el resto del día, no sólo rock, también jazz y clásica.
- La televisión. Un vicio, uno de los males necesarios de la humanidad, una herramienta mal usada.
- La religión. Soy católico practicante, creo en Dios, pertenezco al coro de la parroquia, pero no me siento dueño de la verdad. Cada uno debe tener su visión personal de la fe.
- Entonces no pareces tan católico. Sí lo soy, pero no soy fanático. Llevo a mi hijo a misa y tomo la comunión. Pero reconozco las fallas de cualquier institución humana, como lo es la Iglesia. Nací católico, fui educado en esa religión, la abandoné por un tiempo y la retomé más adelante. En los últimos años pasé por un proceso de crecimiento espiritual independiente de la religión, pero me he estancado un poco en eso. También hay que vivir la vida, también soy terrenal y no quiero que se me pasen los años. Felizmente soy monógamo y en mi segundo matrimonio, con un fracaso tremendo atrás, me siento feliz. Sólo me hace falta sacarme la lotería.
- La droga. Tuve suerte en no caer en la drogadicción. He visto de cerca el daño que causa.
- Una bebida. Pisco sour, con mucha moderación. O chicha morada, mi especialidad.
- Un plato. Cualquiera de la cocina peruana, la mejor del mundo.
- El seviche. Una maravilla, aunque a mi mujer no le guste el tufo que me deja la cebolla. Y lo escribo cebiche, pero ambas formas son correctas, creo.
- ¿Cocinas? No, lo único que sé hacer es chicha morada, con maíz y todo.
- El cine. Mi trabajo.
- Tu tesis universitaria. Ojalá tuviera tiempo de volver a escribirla, hay partes que me ruborizan, pero creo que tengo el mérito de haber sido el primero en intentar hacer algo así.
- Elvis. Antes de mi tiempo, pero esencial para apreciar a los Beatles. Si hablamos del rey del rock, creo que otros merecían el título más que él, pero él fue el catalizador.
- Eric Clapton. Lo vi siete veces en concierto. No es el mejor, pero es muy bueno.
- Queen. Un grupo innovador, con algunos altibajos en su trayectoria. No soy fanático, pero sé apreciarlo.
- i-Pod. No tengo.
- Internet. El mundo al alcance de la mano.
- La competencia. A mis casi 51 años, una amenaza, ja ja ja.
- La guitarra. Mi segunda mujer.
- Un artista que pudieras regresar a la vida. Que quisiera más bien: John Lennon.
- ¿Por qué? Porque lo mataron cuando empezaba a hacer música otra vez y nos privaron de todo lo que nos hubiera dado.
- Otro. George Harrison, obviamente.
- Alan García. Me libré de su primer gobierno y no voté por él la segunda vez, vicié mi voto, escribiendo sobre su cara la palabra sinvergüenza. Tal vez no esté haciendo un gobierno tan malo ahora, pero siempre pensé que deberían haberlo juzgado, igual que a Fujimori ahora. Igual que deberían juzgar a Bush y a Chávez, que son dos caras de la misma moneda.
- ¿Algún parentezco? Ninguno gracias a Dios.
- Las líneas de Nazca. Una maravilla del mundo.
- Una ciudad. Mar del Plata, a donde iré a jubilarme con mi esposa.
- Miami. Mucho calor. Caótica.
- Lima. Caótica. Donde nací y donde pasaré parte de mi tiempo cuando me jubile.
- Caótico. Más común de lo que quisiera. En cuanto a ciudades, un tráfico espantoso, falta de respeto y consideración al prójimo, es decir la norma más que la excepción, desafortunadamente.
- Cajamarca. Queso mantecoso, qué delicia.
- Perú. Un país que merece más de lo que tiene.
- Tu familia. Disfuncional, como la mayoría.
- Un sueño. Qué difícil. Sueño con tener suficiente dinero como para no trabajar más y poder estudiar música como debe ser, perfeccionarme en guitarra y piano, así como en composición, aprender a tocar saxo y grabar todas mis canciones en estudio en un disco, aunque sea para repartirlos entre mis amigos.
- Eso suena tan bien que a mí también me gustaría lo mismo. Y con unos cuadros de Picasso colgando de las paredes y el Rolls-Royce de John Lennon en la puerta del garaje. Sería genial. Muchas gracias, Julio.

Javier Lishner
Santa Clara, California
14 de octubre de 2008